Un hígado dividido salva a dos mujeres en EE.UU. y las une como hermanas

Ana Milena Varón LOS ÁNGELES / EFE

ACTUALIDAD

María Contreras y Monica Davis comparten el órgano desde hace dos años como parte de una novedosa técnica desarrollada en Estados Unidos

27 jun 2022 . Actualizado a las 17:22 h.

María Contreras y Mónica Davis se consideran «hermanas» desde hace dos años cuando ambas empezaron a compartir parte de un hígado de un donante como parte de una novedosa técnica de la Clínica Cleveland (EE.UU.) que busca reducir los riesgo de trasplantes de órganos divididos de personas fallecidas.

«Nacimos unidas el día que recibimos el trasplante», aseguró Contreras en una entrevista telefónica desde Cleveland (Ohio), al cumplir esta semana dos años totalmente recuperada.

La puertorriqueña agregó que el hígado que comparte con Davis las unió como hermanas, «especialmente en la alegría de saber que estamos vivas». Las dos residentes de Ohio se han convertido en un ejemplo de éxito de los médicos de esa clínica, que cuenta con el más ambicioso programa de trasplante de hígado en el país.