Polémica: Viktor Orbán afirma que no es racista tras defender la pureza racial de los húngaros

EFE BUDAPEST

ACTUALIDAD

BERNADETT SZABO | REUTERS

Las palabras del primer ministro de Hungría llevaron a que su asesora más veterana, la socióloga Zsuzsa Hegedüs, dimitiera tras criticar que su discurso es «un texto nazi digno de Goebbels», en alusión al ministro de Propaganda de Hitler

27 jul 2022 . Actualizado a las 21:01 h.

El primer ministro de Hungría, el ultranacionalista Viktor Orbán, afirmó que su Gobierno tiene «tolerancia cero con el antisemitismo y el racismo» tras una oleada de críticas al defender la pureza racial de los húngaros y definir la inmigración «no europea» como una amenaza. «En Hungría, mi Gobierno tiene una política de tolerancia cero con el antisemitismo y el racismo», afirmó Orbán en una declaración que difundió su jefe de gabinete en las redes sociales. Orbán aseguró en un discurso el pasado sábado en una localidad de Transilvania (Rumanía) que «los húngaros no son una raza mixta» y no quieren convertirse en «una raza mixta».

El primer ministro, que gobierna con una mayoría de dos tercios, también dijo que los europeos no deberían mezclarse con «no europeos» y agregó que «Occidente está dividido en dos», una parte, en referencia a Europa Occidental, donde se produce esa mezcla que no desea, y Europa Central, que rechaza la inmigración. «Una parte es un mundo donde los pueblos europeos y no europeos viven juntos. Estos países ya no son naciones. Estos países no son más que conglomerados de pueblos. También podría decir que eso ya no es Occidente, sino el post-Occidente», sostuvo.

Orbán también hizo varios guiños a una teoría de la conspiración de extrema derecha conocida como el «gran reemplazo», que sostiene que algunas élites, en particular judías, fomentan la inmigración para reemplazar a la población blanca.