Limitar el aire acondicionado y apagar escaparates reducirá el consumo un 5 %

f. fernández REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

Sergio Pérez | EFE

El plan energético ahorrará más de la mitad de la energía comprometida con Bruselas

09 ago 2022 . Actualizado a las 09:05 h.

Ahorrar energía. Es la orden que llega de Bruselas y que todos los Estados miembros están intentando seguir a rajatabla. No solo porque el precio de la luz esté por las nubes —que también—, sino porque hay que soltar amarras con Rusia, dejar de depender de su gas natural. Y solo hay dos formas de hacerlo: comprárselo a otros países y consumiendo menos. En esas anda el Gobierno español, que se ha comprometido con la Comisión Europea a reducir un 7 % sus consumos energéticos a partir del 1 de agosto; la mitad que el resto de países de la Unión, en general más dependientes del hidrocarburo ruso.

Para ello, un Consejo de Ministros extraordinario aprobó hace una semana un real decreto con medidas de ahorro, eficiencia energética y de reducción de la dependencia energética del gas natural, que ha levantado una polvareda política importante. Pese a todo, el plan de choque de ahorro y gestión energética en climatización entra en vigor este miércoles y se mantendrá al menos hasta el 1 de noviembre del 2023. La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, avanzó este lunes que con él el país ahorrará ya entre un 4 y un 5 % de energía, más de la mitad de lo comprometido con Bruselas. El resto de actuaciones se incluirán en un plan de contingencia que España tendrá que enviar a Bruselas en septiembre y al que las comunidades autónomas pueden realizar aportaciones a lo largo de todo este mes.

Las medidas de ahorro energético que entran en vigor este miércoles —limitación de la temperatura del aire acondicionado y apagado de escaparates por la noche, básicamente— afectarán al sector público y al terciario o de servicios. Quedan fuera tanto los hogares como la industria. La Asociación de Empresas con gran Consumo de Energía (AEGE) defiende las medidas en aras de fomentar el ahorro y la eficiencia energética «para garantizar el suministro energético y la competitividad industrial».