España ya paga intereses por financiarse a tres meses, como hacía en el 2014

La Voz REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

MARISCAL

La operación pone fin a los años de dinero barato y anticipa un progresivo encarecimiento de la financiación

17 ago 2022 . Actualizado a las 09:04 h.

Después de ocho años, España vuelve a pagar intereses por financiarse a tres meses. El Banco de España informó este martes que el Tesoro tuvo que ofrecer una rentabilidad positiva de hasta el 0,145 % para poder colocar 365 millones de euros de deuda española en los mercados, frente al interés negativo del 0,198 % de la última subasta de julio.

La operación pone fin a los años de dinero barato y anticipa un progresivo encarecimiento de la financiación, tras la subida de tipos de interés del Banco Central Europeo (BCE), que quiere frenar el ritmo de impresión de dinero para tratar de controlar la inflación, desbocada, en la zona euro.

El Tesoro español esperaba colocar hasta 2.500 millones de euros en letras a 3 y 9 meses, pero finalmente se retiró al alcanzar el umbral de los 1.703 millones, a pesar de que la demanda en el mercado se situó en los 6.000 millones. ¿Por qué? Los inversores exigen ahora rentabilidades más altas. Por eso las letras a nueve meses por un valor total de casi 1.338 millones también han tenido que colocarse con tipos de interés más altos, del 0,618 %, frente al 0,484 % de la última subasta.

Al término del mes de julio, el Tesoro español ya había logrado recolectar 55.000 millones de euros en los mercados, a los que se suman los casi 11.700 de agosto. El objetivo es alcanzar los 75.000 a final de año.

España paga más por colocar su deuda, pero todavía está lejos de ofrecer tipos de interés como los que se pagaron durante el 2012 —año del rescate bancario—, cuando alcanzaron casi el 6 %.

España coloca 8.000 millones en deuda pagando el mayor interés desde el 2014

La Voz

Las cosas empiezan a ponerse cuesta arriba para España a medida que el Banco Central Europeo (BCE) se reafirma en su plan de cortar el grifo del dinero barato a los países del euro de forma más abrupta de lo previsto. Y eso, para España, solo supone una cosa: problemas.

A partir del próximo mes de julio, el organismo comandado por Christine Lagarde, dejará de comprar deuda española y comenzará a subir los tipos de interés, encareciendo no solo los créditos e hipotecas de los hogares, también el coste al que el Estado coloca su deuda para financiarse.

Seguir leyendo