El Gobierno asume que el fin de la campaña estival destruirá 187.000 empleos este mes

G. Lemos REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

David Arquimbau Sintes | EFE

Sería el peor dato en agosto desde el 2019, antes de la pandemia, aunque sin el efecto estacional se sumarían 65.000 cotizantes

18 ago 2022 . Actualizado a las 10:58 h.

Agosto es, por tradición, un mes de números rojos en el mercado de trabajo, por el fin de los contratos temporales ligados a la campaña turística estival. Y este 2022, pese al efecto de la reforma laboral, no será una excepción. El Gobierno calcula que, si no hay un cambio abrupto en la tendencia durante esta segunda quincena, el mes cerrará con una caída de 187.000 afiliados medios a la Seguridad Social.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

La cifra empeora, de forma sustancial, las del mismo mes en los últimos años. En agosto del 2021 se perdieron, en promedio, 118.000 cotizantes, y en el del 2020 el registro no solo no cayó, sino que aumentó en más de 6.800. Claro que entonces el mercado laboral todavía estaba en una fase de crecimiento, recuperándose de los efectos de la pandemia.

Ahora, con la afiliación en máximos históricos (superó en julio los 20,34 millones de trabajadores en alta laboral), la tendencia se ha normalizado en cifras similares a los años previos al covid. De hecho, los 187.000 empleos que se perderán este agosto son 12.000 menos que la media de la caída en ese mismo mes entre los años 2017 y 2019 (con 199.000 bajas).

Una comparativa con la que el Ejecutivo quiere silenciar las alarmas que se encendieron hace dos semanas, cuando la primera caída de la afiliación en julio desde que hay datos apuntaba a un enfriamiento del mercado laboral, que hasta ahora había conseguido mantener una senda ascendente pese a la crisis energética y de precios. Es más, si se suma la caída de la afiliación del mes pasado (7.366 cotizantes menos) a la prevista en agosto todavía quedaría por debajo de la pérdida de cotizantes habitual tras el fin de la campaña estival en los años previos a la pandemia.

De hecho, desde el Ministerio de Seguridad Social aseguran que el empleo «mantiene un notable dinamismo», afirmación que apuntalan con la evolución de la afiliación desestacionalizada. Eliminado el efecto del calendario (y, por tanto, del fin de la temporada turística), el Ejecutivo estima que la cifra de cotizantes medio crecería en 65.000 este mes. Cifra que duplica de largo la media de 28.000 en el mismo mes de los años previos a la crisis.

Desde el departamento que dirige José Luis Escrivá destacan que «la recuperación del empleo alcanza a casi todos los sectores y es más intensa en las actividades de mayor valor añadido», como la informática y las comunicaciones (con un alza de la afiliación del 17,1 % desde los niveles prepandemia), la educación (12,3 %) y las actividades profesionales, científicas y técnicas (9,2 %).

En cuanto a los ERTE, actualmente quedan unos 15.000 trabajadores con el empleo regulado por causas objetivas (económicas, técnicas, organizativas o de producción), la mitad que la pasada primavera. Es la misma proporción en la que se han reducido desde mayo los empleados de agencias de viajes protegidos por el mecanismo RED, que son ahora 1.600.

Un gallego debe trabajar 22 meses para cobrar lo que un alemán en un año

G. L.

El salario medio bruto de un trabajador gallego se situó el año pasado en los 1.620 euros mensuales, lo que supone un 7,5 % menos que el promedio estatal (de 1.751 euros al mes) y un 26,2 % inferior al del conjunto de la Unión Europea, con una brecha de 574 euros mensuales (6.888 por año).

Son datos de la octava edición del Monitor Adecco sobre Salarios que elabora la firma de consultoría en recursos humanos. El informe concluye que, en materia retributiva, tanto España como Galicia se sitúan en una posición intermedia dentro de la UE, ya que hay otros 15 países cuyos sueldos medios son inferiores y otros 11 con nóminas más generosas.

Seguir leyendo