La UE busca un equilibrio para reducir los visados rusos sin suprimirlos del todo

Redacción / Agencias MADRID

ACTUALIDAD

MAXIM SHIPENKOV | EFE

La Unión busca asegurarse de que no venga «nadie que participe en el esfuerzo de guerra de Putin», pero sí quienes quieran «saber la verdad sobre lo que está ocurriendo en Ucrania»

31 ago 2022 . Actualizado a las 16:33 h.

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea tratan de buscar un punto de equilibrio que permita limitar los visados de turista que se expiden a ciudadanos rusos sin tener que prohibir por completo su emisión, ante la división que esta cuestión está generando entre los Veintisiete, como ha reconocido el alto representante de la UE para Política Exterior, Josep Borrell.

A su llegada a la reunión informal en Praga, Borrell se ha mostrado confiado de conseguir, al menos, una «orientación política clara», teniendo en cuenta que, algunos países, principalmente los bálticos y también Finlandia; apuestan por vetar todos los visados, mientras que otros son partidarios de cambios en el acuerdo de facilitación de visados con Rusia.

El alto representante no ha querido anticipar cuál será el resultado final, pero se ha mostrado convencido de que los ministros sabrán encontrar «el enfoque más equilibrado para este asunto», seguramente «siendo más selectivos» en cuanto a la expedición de los visados a ciudadanos rusos.

También el ministro de Exteriores español, José Manuel Albares, se ha mostrado «seguro» de que los Veintisiete sabrán encontrar la «fórmula adecuada».

De lo que se trata, ha sostenido, es de buscar el «equilibrio adecuado» sin tener que imponer una prohibición total de visados a los ciudadanos rusos pero sin tampoco permitir que con ello se pueda estar facilitando de alguna manera la continuación de la guerra.

Diferenciar entre rusos

La UE debe asegurarse de que «nadie que participa en el esfuerzo de guerra de Vladimir Putin se le permite pisar suelo europeo», pero al mismo tiempo debe mantener abierta la puerta a «todos los sectores de la población que quieren saber la verdad sobre lo que está ocurriendo en Ucrania» y a quienes «quieren relacionarse con nosotros de buena fe».

Albares ha recordado que la UE ya ha adoptado numerosas sanciones contra quienes participan en el esfuerzo bélico de Rusia, pero no ha querido detallar por cuál de las opciones que hay sobre la mesa respecto a esta cuestión se decanta España.

La ministra francesa, Catherine Colonna, ha redundado en la misma idea, apostando por distinguir entre Putin y su entorno y «los ciudadanos rusos, los artistas, los estudiantes, los periodistas». Con estos últimos, que no son responsables de la guerra, «debemos seguir manteniendo lazos», ha defendido.

Antes del arranque de la reunión, que se prolongará hasta el miércoles, Alemania y Francia han circulado un documento entre las capitales europeas.

En él, según la agencia DPA, alertan de que prohibir los visados a todos los rusos podría desencadenar de manera «no intencionada» un apoyo popular al Gobierno de Putin. «Deberíamos pensar en formas inteligentes de utilizar la importante palanca de la concesión de visados», añaden.

En este sentido, la opción que parece cobrar fuerza en las últimas horas es la de suspender el acuerdo de facilitación de visados suscrito con Rusia en el 2007, lo que permitiría complicar y encarecer el proceso para su obtención, además de aumentar el tiempo de espera para ello.

Alemania ya ha dejado claro que esta es su opción preferida. Su ministra de Exteriores, Annalena Baerbock, ha considerado que podría ser un «puente bastante bueno» para resolver la disputa.

Desde Meseberg, donde se ha reunido el Gobierno germano, ha explicado que la propuesta prevé que los visados de entrada múltiple con un período de validez de varios años dejen de expedirse.

Además, los países especialmente afectados podrían examinar muy de cerca las solicitudes de visado.

Firme oposición de los países del Báltico

Por su parte, el ministro de Exteriores de Finlandia, Pekka Haavisto, cuyo país es uno de los que aboga por suspender la concesión de visados, ha confiado en que al menos haya un acuerdo sobre este punto y que pueda haber un acuerdo más amplio este otoño.

Su homólogo de Lituania, Gabrielius Landsbergis, ha defendido que «el número de turistas rusos tiene que ser reducido drásticamente, si no cancelado por completo», aunque apuesta por una «solución europea».

El ministro de Estonia, Urmas Reinsalu, se ha mostrado también firme en su mensaje. Además de reclamar un «octavo paquete de sanciones» contra Rusia por la invasión, ha defendido el «fin de la entrada de ciudadanos rusos en la UE». No obstante, ha aclarado que debe haber «una lista de excepciones» por motivos humanitarios o para los «valientes miembros de la resistencia contra el terror de Putin».

En su opinión, aunque Putin tiene la «responsabilidad legal» por esta guerra la sociedad rusa tiene una «responsabilidad moral, porque con su silencio y con su pasividad han legitimado en cierta medida las atrocidades y el genocidio que se está produciendo en Ucrania».

La UE, dispuesta a reducir los visados a los turistas rusos

La Voz

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea respaldarán esta semana en Praga la suspensión del acuerdo de facilitación de visados a Rusia, un convenio en vigor que abarata y simplifica los documentos de viajes de los turistas de ese país, según adelanta el diario Financial Times.

La suspensión del acuerdo actual eliminará el trato preferencial para los rusos al solicitar los visado para entrar en territorio comunitario, lo que requerirá más documentos, los hará más costosos y aumentará significativamente los tiempos de espera. El objetivo es reducir la cantidad de permisos de viaje que se conceden a esos turistas, ante la falta de acuerdo entre los Veintisiete para cerrar las fronteras a todos los ciudadanos rusos en castigo por la invasión de Ucrania

Seguir leyendo