El Gobierno vasco legisla para que el castellano también deje de ser vehicular en sus colegios

M. Lodeiro REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

El padre de la niña de Canet de Mar (Barcelona) que pidió un 25 % de castellano en clase, Javier Pulido, salió esta semana del anonimato para llamar a la asistencia a la manifestación de este domingo en la Ciudad Condal por el castellano como lengua vehicular y contra la inmersión lingüística en catalán.
El padre de la niña de Canet de Mar (Barcelona) que pidió un 25 % de castellano en clase, Javier Pulido, salió esta semana del anonimato para llamar a la asistencia a la manifestación de este domingo en la Ciudad Condal por el castellano como lengua vehicular y contra la inmersión lingüística en catalán. DAVID ZORRAKINO | EUROPA PRESS

En la futura ley, el euskera es el eje en el aprendizaje y en todas las relaciones

18 sep 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

El castellano no solo está desapareciendo de las escuelas en Cataluña como lengua vehicular, por las nuevas leyes de la Generalitat que intentan sortear sentencias que obligan a impartir al menos un 25 % de la enseñanza en ese idioma. Ahora es el País Vasco el que se suma a esa política con una nueva norma —de momento, proyecto de ley de Educación—, que elimina los modelos lingüísticos que incluían aprender en castellano, para que todos los escolares hablen vasco.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

Se trata de mimar al euskera en la enseñanza en detrimento del castellano. Su modelo «toma como eje el euskera y la cultura vasca», como recoge el artículo 2 del texto ya publicado. Por su puesto que el legislador se cubre añadiendo que se «pretende el dominio de las dos lenguas oficiales». Pero el nuevo modelo margina a aquellos que quieren la enseñanza en castellano. Este año la escogieron 1.195 escolares, según el consejero Jokin Bildarratz, frente a los más de 40.000 que optaron por estudiar solo en euskera.

Sin apenas citar la palabra castellano y usando en su lugar en todo momento el eufemismo lenguas oficiales, el articulado del proyecto que hace referencia a la cuestión idiomática es numeroso, y siempre en el mismo sentido ya reseñado.