Los barones del PSOE dejan solo al Gobierno en su batalla contra el PP por la fiscalidad

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ACTUALIDAD

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, es uno de los barones que estudia aplicar rebajas fiscales.
El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, es uno de los barones que estudia aplicar rebajas fiscales.

Castilla-La Mancha, Aragón, Canarias y Navarra, gobernadas por socialistas, estudian bajar los impuestos y a ellas podría sumarse Extremadura

29 sep 2022 . Actualizado a las 09:06 h.

El movimiento del presidente valenciano Ximo Puig al anunciar una rebaja del IRPF, alineándose así con las comunidades del PP, ha roto el discurso del Gobierno en la batalla fiscal contra los populares. Pero no solo la Comunidad Valenciana, sino también otras cuatro autonomías gobernadas por el PSOECastilla-La Mancha, Aragón, Canarias y Navarra— planean una bajada de los impuestos en el IRPF, a pesar de que el Gobierno considera que no es el momento de hacerlo porque la reducción en la recaudación afecta a las prestaciones sociales necesarias para hacer frente a la crisis provocada por la guerra de Ucrania.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

A esas rebajas se podrían sumar también Extremadura, gobernada igualmente por el PSOE. El presidente de Cantabria, el regionalista Miguel Ángel Revilla, estudia rebajas de impuestos, aunque calificó de «lamentable» esa «pugna» entre autonomías.

El movimento de los barones socialistas parece haber cogido desprevenido al Ejecutivo, que había iniciado una campaña para tachar de irresponsable al PP por participar en una competición entre comunidades. A la espera de su paquete de medidas fiscales, que podría incluir bajadas selectivas de impuestos para las rentas más bajas, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, no ocultó su contrariedad por el hecho de que los presidentes socialistas entren en la batalla planteada por el PP. «No es el camino», dijo, porque «no es bueno entrar en una espiral de bajadas fiscales entre comunidades».