Feijoo acusa al Gobierno de plantear «populismo fiscal» y de olvidarse de las rentas medias

Manuel Varela Fariña
Manuel Varela A TOXA / LA VOZ

ACTUALIDAD

El presidente del PP advierte en el Foro La Toja del riesgo de perder inversiones hacia Portugal, y previene ante la «inseguridad jurídica» de invadir competencias autonómicas

30 sep 2022 . Actualizado a las 13:00 h.

Alberto Núñez Feijoo volvió a Galicia para responder por primera vez a los anuncios fiscales que hizo ayer el Gobierno, que incluyen un nuevo gravamen para las rentas más altas,bonificaciones a las más bajas en el IRPF e impuestos a los beneficios de las empresas. Lo hizo en la segunda jornada del IV Foro La Toja-Vínculo Atlántico, donde el líder de la oposición acusó al Ejecutivo central de «buscar chivos expiatorios» con «medidas punitivas que solo conseguirán ahondar en las divisiones sociales y hacer más costosa y lenta la recuperación». Opinó que desde la Moncloa se llevó el debate tributario a plantearlo desde «el plano dogmático», donde las tasas se aplican «contra alguien». «Eso es un error -calificó el expresidente gallego-, es populismo fiscal».

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

«Hay momentos en los que bajar la presión tributaria no es izquierdas o derechas, sino sentido común», valoró, reclamando al Gobierno «respetar al contribuyente sin debilitar al Estado», especialmente en el mayor momento de inflación en cuarenta años. «Al subir la base imponible se produce el mayor incremento de recaudación fiscal en años», dijo Feijoo, que calculó que la recaudación se incrementará este año en 32.000 millones de euros. 

Puso como ejemplo sus trece años como titular de la Xunta, en los que, a su parecer, se puso en práctica «una razonable política de reducción fiscal» sin recortar el bienestar de los gallegos. Sucede lo contrario con los anuncios del Gobierno, añadió el presidente del PP nacional, que expuso una serie de problemas que «no convienen ser desdeñados». Reprochó así no bajar impuestos en todo el 2022, insistiendo en extender la deflactación en el IRPF como ya han hecho varias comunidades autónomas de distinto color político, entre ellas Galicia. Condenó también que el Ejecutivo «se olvide de las rentas medias», que no se actúe sobre la cesta de la compra y que se vaya a disminuir «la competitividad de las empresas y la capacidad de España como polo de captación y creación de riqueza». Así, argumentó que «el gran beneficiado» de la política fiscal del Gobierno de coalición «puede ser Portugal», con un primer ministro «que demuestra poder hacer» una estrategia tributaria «más atractiva y hacia el crecimiento de la economía». «Política socialdemócrata», concluyó.