Fedea propone modular la subida de las pensiones: del 11 % en las mínimas al 2,5 % en las altas

LA VOZ REDACCIÓN

ACTUALIDAD

ROI FERNÁNDEZ

Los expertos lo plantean de forma «excepcional» para aliviar la presión para el sistema, que ahorraría más de 6.200 millones

17 oct 2022 . Actualizado a las 16:14 h.

Fedea ha propuesto un esquema de revalorización de las pensiones para el 2023 con una subida del 11 % para las pensiones mínimas, las inferiores a 800 euros, y del 2,5 % para las que superen los 1.400 euros, mientras que al resto se aplicaría un alza gradual en función de la cuantía.

Según informa Efe, en un trabajo difundido este lunes y firmado por José Ignacio Conde-Ruiz y Manuel Díaz Mendoza, Fedea señala que en la situación actual, con una inflación media superior al 8,5 % que no se había visto en España desde 1983, el sistema requiere «válvulas de escape» que permitan repartir la revalorización de las pensiones en varios años.

Así, proponen, de forma «excepcional», sustituir la revalorización generalizada de todas las pensiones con el IPC -establecida por ley siguiendo las recomendaciones del Pacto de Toledo- por una subida en función de la cuantía de la pensión.

Al detalle, su propuesta plantea que las mínimas suban más que la inflación, un 11 %, y una subida del 2,5 %, la misma que se ha establecido para los funcionarios públicos, para las pensiones que superen los 1.400 euros.

Para el resto, plantea una revalorización gradual desde ese 11 % hasta el 2,5 % a las pensiones entre 800 y 1.400 euros mensuales.

Este esquema defienden, es más «justo que el actualmente previsto para los mayores más vulnerables y para los jóvenes» por varios motivos.

El primero, argumentan, es que es «más solidaria con los más vulnerables» ya que todos los pensionistas con pensión inferior a 1.000 euros mensuales, verán incrementada su pensión en una cantidad superior al 8,5 % previsto por la ley.

«Más del 52 % de los pensionistas verían revalorizada su pensión en una mayor cuantía que la subida propuesta por el Gobierno», apuntan.

Pacto de rentas para las mayores prestaciones

Otro motivo es que, de acuerdo con Fedea, «parece razonable» que las pensiones más altas participen en el Pacto de Rentas y que, en el contexto económico tan complejo, una subida generalizada y automática de todas las pensiones resulta menos progresiva.

Asimismo, señalan que esta propuesta supone un ahorro fiscal de 6.225 millones en el año 2023 que «será mucho mayor en el medio plazo».

Este ahorro, concluyen, permitirá un uso más racional de los recursos y su utilización en medidas que beneficien a los jóvenes.

Se puede usar, argumentan, para reducir el nivel de deuda pública, «que no es otra cosa que facturas impagadas que se han pasado al futuro, es decir, a los jóvenes».