El primer retrato de los Pilares de la Creación repleto de estrellas

redacción LA VOZ

ACTUALIDAD

James Webb

El telescopio James Webb ofrece una imagen inédita de la icónica fotografía de la galaxia, que ayudará a los investigadores a renovar sus modelos de la formación estelar

20 oct 2022 . Actualizado a las 16:41 h.

El telescopio espacial de la NASA James Webb ha ofrecido una imagen inédita de los icónicos Pilares de la Creación, una región de aspecto fantasmagórico donde se forman nuevas estrellas dentro de densas nubes de gas y polvo y de la que ahora llega una visión mucho más nítida.

Esta nueva fotografía «ayudará a los investigadores a renovar sus modelos de la formación estelar mediante la identificación de recuentos mucho más precisos de estrellas recién formadas».

Con el tiempo, añadió, «los científicos comenzarán a desarrollar una comprensión más clara de cómo las estrellas se forman y salen despedidas de estas nubes polvorientas en el transcurso de millones de años».

Las tres columnas de esta formación están compuestas por gas y polvo interestelar fresco que a veces se ven semitransparentes en la luz del infrarrojo cercano.

La NASA detalla que aunque los pilares parecen arcos y columnas «que emergen de un paisaje desértico», están llenos de gas y polvo semitransparentes y en constante cambio.

La imagen facilitada este miércoles, ubicada dentro de la gran Nebulosa del Águila, que se encuentra a 6.500 años luz de distancia, tiene como protagonistas a las estrellas recién formadas. Son los orbes rojos brillantes que aparecen en la punta de uno de los pilares.

«Cuando se forman nudos con suficiente masa dentro de los pilares de gas y polvo, estos comienzan a colapsar bajo su propia gravedad, se calientan lentamente y por último forman nuevas estrellas», recalca la NASA.

A su vez, las líneas onduladas que parecen lava en los bordes de algunos pilares son eyecciones de estrellas que odavía se están formando dentro del gas y el polvo.

Los Pilares de la Creación fueron captados por primera vez en 1995 por el telescopio espacial Hubble, lanzado en abril de 1990 desde la base de Cabo Cañaveral (EE.UU.) a bordo del transbordador Discovery.

Aunque pudiera parecer que la luz del infrarrojo cercano ha permitido a Webb atravesar' las nubes para revelar grandes distancias cósmicas más allá de los pilares, no hay galaxias en esta vista. En cambio, una mezcla de polvo y gas translúcido conocida como el medio interestelar en la parte más densa del disco de nuestra galaxia de la Vía Láctea bloquea nuestra visión del universo más profundo.

Esta imagen muy recortada está ubicada dentro de la gran Nebulosa del Águila, que se encuentra a 6.500 años luz de distancia.

El James Webb es una misión conjunta de la NASA con la agencia europea (ESA) y la canadiense (CSA) y fue lanzado en diciembre del año pasado.

Es el mayor que se ha enviado al espacio, ofrece una vista inédita del universo a longitudes de onda del infrarrojo cercano y el infrarrojo medio y permitirá estudiar una gran variedad de objetos celestes, desde galaxias vecinas hasta los confines del universo más distante.