El Gobierno y la banca buscan un acuerdo de urgencia para aliviar las hipotecas

redacción LA VOZ

ACTUALIDAD

La vicepresidenta primera y ministra de Economía y Transformación Digital, Nadia Calviño
La vicepresidenta primera y ministra de Economía y Transformación Digital, Nadia Calviño J.J.Guillen | EFE

La principal condición que se requerirá a los beneficiarios es que los ingresos del domicilio no superen los 24.318 euros al año

20 nov 2022 . Actualizado a las 13:33 h.

El Gobierno y la banca tratan de llegar a un acuerdo in extremis sobre la batería de medidas que llevan negociando en las últimas semanas para ayudar a las familias a hacer frente al encarecimiento de las hipotecas por la subida del euríbor, según fuentes próximas a las conversaciones recogidas por Efe.

La intención, como ha trasladado varias veces la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, sigue siendo que el Consejo de Ministros de este martes apruebe un catálogo de medidas de alivio para los hipotecados y para conseguirlo el Ejecutivo y las patronales bancarias han estado en contacto continuo.

Se trata de reuniones técnicas y también al más alto nivel que se han intercalado con conversaciones telefónicas entre las patronales bancarias y Economía, pero con las que no se ha logrado llegar a un principio de acuerdo hasta el momento, explican fuentes consultadas.

El principal motivo sigue siendo el alcance de las medidas y cuántos miles de familias podrían optar a las distintas opciones de alivio de la carga hipotecaria que ofrecería la banca a partir del 1 de enero de 2023, más allá de las ofertas que el sector ya puede hacer atendiendo a cada caso.

La banca insiste en que las soluciones que promueve el Ejecutivo tienen que ser temporales, para resolver un problema coyuntural, derivado de la subida de los tipos y la inflación.

Además habrá dos líneas de actuación: una que pasa por ampliar el funcionamiento del actual Código de Buenas Prácticas, para lo que previsiblemente sería necesario aprobar un real decreto ley —el mismo rango de entonces— o una modificación del mismo para dar acceso también a familias que mantengan el empleo.

Y, salvo cambios de última hora en la negociación, la principal condición para acogerse a ese nuevo Código de Buenas Prácticas será que los ingresos del domicilio no superen los 24.318 euros al año, una cifra de ingresos netos que equivale a tres veces el Iprem, el indicador público de renta de efectos múltiples en 14 pagas, según apunta la agencia Efe.