El uso de la financiación para buscar apoyos molesta a líderes de PP y PSOE

Manuel Varela Fariña
M. Varela REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante una reunión de la Diputación Permanente el pasado mes de julio.
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante una reunión de la Diputación Permanente el pasado mes de julio. Jesús Hellín | EUROPAPRESS

Las comunidades urgen debatir el nuevo modelo de forma multilateral

05 ago 2023 . Actualizado a las 10:40 h.

Ni siquiera a Pere Aragonés, presidente de la Generalitat, pareció agradarle la propuesta que hizo pública el martes la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, de retomar el debate sobre la financiación autonómica en medio de las negociaciones de investidura. «Hace diez años que se tenía que renovar el modelo, y hace cinco que ella es ministra. La urgencia no la ha visto hoy», ironizó. Desde entonces, un líder autonómico tras otro se han ido pronunciando contra el movimiento de los socialistas para buscarle a Pedro Sánchez los apoyos necesarios que le garanticen seguir como presidente del Gobierno. Hay unanimidad entre los dirigentes populares, aunque sus comunidades tengan distintas particularidades, y también entre los dos presidentes socialistas de régimen común: Adrián Barbón, de Asturias, y Emiliano García-Page, de Castilla-La Mancha.

Este último fue uno de los siete líderes autonómicos que acompañaron a Alberto Núñez Feijoo en noviembre del 2021 en Santiago para hacer un frente común desde el que reclamar una reforma del sistema «equilibrada» y «solidaria». También se alineó el año pasado junto a otro barón popular, el andaluz Juanma Moreno, para pedir un plan transitorio hasta la aprobación del nuevo modelo. En esta ocasión no llegó a pronunciarse públicamente, pero sí lo hizo su Gobierno para rechazar «privilegios» al independentismo, en alusión a la condonación a la deuda catalana que plantea el PSC.

Barbón fue mucho más explícito el jueves al reclamar una nueva reunión donde se negocie el nuevo sistema. «Mi compromiso es con Asturias y defenderé que esa negociación sea multilateral», apuntó. Recogió el viernes el testigo su consejero de Hacienda, Guillermo Peláez, al incidir que defenderán un modelo «justo con la comunidad y negociado de manera multilateral». «La reforma de la financiación autonómica requiere de un amplio consenso, no solo parlamentario», añadió Peláez, para quien ese acuerdo debe partir también del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF).

Rueda pide un frente común

El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, reclamó el jueves la creación de «unha fronte política común» entre las distintas autonomías para impulsar el debate en el foro del Consejo. Recordó el precedente de Santiago, donde los ocho presidentes de distinto signo político firmaron un acuerdo con 35 puntos. Se formaba entonces un bloque que apostaba por una financiación basada en criterios de envejecimiento y dispersión de la población, lo que conformaba tres distintos enfoques en todo el país para encarar el nuevo reparto. En lo que sí coinciden todos es en que ese debate tenga lugar de forma «multilateral» en el CPFF.

El presidente de Murcia en funciones, Fernando López Miras, aseguró el viernes que «sería absolutamente intolerable la cesión de Pedro Sánchez ante los independentistas catalanes con una financiación autonómica a la carta mientras sigue castigando a la Región de Murcia», expuso en un comunicado. La consejera de Hacienda de la Comunidad Valenciana, Ruth Merino, defendió que la reforma y la deuda autonómica tienen que abordarse «entre todos» y «cuanto antes» en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, al tiempo que señaló que «la compensación puede ser de muchos tipos» y que no depende de su departamento decidir «cuál es la mejor forma».

También críticas desde Canarias, cuyo vicepresidente, Manuel Domínguez, advirtió que «no pedirá más financiación autonómica que nadie, pero menos tampoco».