El Gobierno bosnio denuncia que expertos rusos entrenan a paramilitares en el ente serbio

La Voz REDACCIÓN

ACTUALIDAD

Zukan Helez y su esposa pasan revista a tropas en Sarajevo.
Zukan Helez y su esposa pasan revista a tropas en Sarajevo. FEHIM DEMIR | EFE

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, que esta semana visitó Bosnia-Herzegovina, ha mostrado su preocupación en Sarajevo por la «retórica secesionista y la maligna influencia de Rusia» en la República Srpska

23 nov 2023 . Actualizado a las 12:53 h.

El Gobierno central de Bosnia-Herzegovina ha denunciado que expertos rusos están entrenando a paramilitares serbobosnios en la República Srpska (RS), una de las dos entidades en las que se divide el país y cuyos dirigentes amenazan desde hace años con la secesión.

«En la RS existen campos de entrenamiento de paramilitares. Los dirigen rusos. Están localizados. Los seguimos y podemos eliminarlos fácilmente», ha asegurado Zukan Helez, ministro de Defensa de Bosnia-Herzegovina, según informa el portal de noticias Klix. El ministro dijo que esos entrenamientos no son permanentes y que son camuflados como si fueran parte de la formación de las fuerzas policiales.

También indicó que el Gobierno central no intervendrá «mientras no representen un peligro para el Estado». Helez añadió que las autoridades de Sarajevo ya han informado a «la comunidad internacional». El vicepresidente de la Comisión de Defensa del Parlamento de la República Srpska, Radovan Kovacevic, ha tachado las acusaciones de Helez como «mentiras, tonterías y alucinaciones».

También criticó la afirmación del ministro de que el Gobierno central podría eliminar esos centros de entrenamiento e incluso cuestionó el derecho de Helez a pisar siquiera suelo de la RS. Milorad Dodik, presidente de la República Srpska (que conforma Bosnia junto a la Federación de musulmanes y croatas) mantiene una política prorrusa, antioccidental y lleva años amenazando con secesionarse del resto del país.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, que esta semana visitó Bosnia-Herzegovina, ha mostrado su preocupación en Sarajevo por la «retórica secesionista y la maligna influencia de Rusia» en la República Srpska.

El alto representante internacional para Bosnia-Herzegovina, Christian Schmidt, ha denunciado recientemente ante la ONU que las políticas de Dodik suponen una «amenaza sin precedentes» al acuerdo de paz que en 1995 puso fin a la guerra civil en la que murieron 100.000 personas.