Israel busca otra «pausa humanitaria» para que Hamás devuelva más rehenes

Pablo Medina MADRID / LA VOZ

ACTUALIDAD

Una mujer reparte comida a unos niños en Rafah.
Una mujer reparte comida a unos niños en Rafah. Bashar TalebZuma PressCont | EUROPAPRESS

El movimiento islamista rechaza de momento cualquier propuesta de canje

20 dic 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

La presión internacional parece hacer mella en Israel y un nuevo alto el fuego temporal con intercambio de rehenes podría ver pronto la luz. El presidente del país mediterráneo, Isaac Herzog, comunicó ayer que «Israel está preparado para otra pausa humanitaria y ayuda humanitaria adicional para hacer posible la liberación de rehenes». Aunque, eso sí, dejó la pelota en el tejado de Hamás y dijo que la «responsabilidad» de que se acometa dicha pausa está en manos de los líderes del movimiento islamista.

Las palabras de Herzog llegan en un momento en el que el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) difunde vídeos con rehenes para exhibirlos con el objeto de crear cargo de conciencia entre las autoridades militares de Israel. La muerte de tres de ellos hace unos días a manos de sus propios compatriotas puso en jaque la estrategia militar de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), que podrían orientarse a una táctica «más precisa», como reclamaron el lunes el secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, y otros líderes europeos e internacionales.

Rechazo de Hamás

Sin embargo, Hamás declinó la oferta. «Afirmamos nuestra posición de rechazar categóricamente cualquier tipo de negociación sobre el intercambio de prisioneros en el marco de la continua guerra genocida israelí. Sin embargo, estamos abiertos a cualquier iniciativa que contribuya a poner fin a la agresión a nuestro pueblo y abrir los cruces para llevar ayuda y brindar socorro al pueblo palestino», dijo Basem Naem, un alto funcionario de Hamás, en declaraciones a la cadena catarí Al Yazira.

Con todo, la posición de Hamás podría cambiar de parecer si las negociaciones entre la CIA, el Mossad y Catar que tienen lugar en Varsovia (Polonia) desde el lunes prosperan. Fuentes cercanas a estas aseguran que pese a que los avances son «positivos» y hay varias propuestas sobre la mesa, el acuerdo «no será inminente». Todavía quedan 129 rehenes en Gaza, aunque las autoridades israelíes dan por muertos a al menos una veintena de ellos.

Posiciones divergentes

Aunque las conversaciones para otra pausa humanitaria están en desarrollo, los ataques de Israel sobre la población gazatí no han cesado y su guerra a gran escala como forma de rescatar rehenes continúa generando posiciones divergentes en la comunidad internacional y los actores implicados.

El subsecretario general de Yihad Islámica, Mohamed Hindi, aseguró que «las masacres de la ocupación tienen como objetivo restaurar la disuasión israelí en la región [...]. Israel escapa de su fracaso sobre el terreno mediante horribles masacres que el mundo está observando». Las palabras de Hindi se refieren a la imposibilidad de Israel de localizar y rescatar a más rehenes en su operación terrestre.

El primer ministro británico, Rishi Sunak, enunció por su parte que «un alto el fuego claramente no va a durar si los rehenes continúan estando retenidos y tampoco si Hamás, cuyo objetivo manifiesto es destruir a Israel, puede seguir operando en túneles bajo tierra y lanzar ataques con cohetes contra Israel».

«Somos civiles inocentes», afirma un gazatí tras perder a su familia en Rafah

Más de 200 gazatíes, la mayoría niños, murieron en solo 24 horas en la Franja de Gaza a causa de los ataques aéreos y de artillería realizados por el Ejército israelí en distintos puntos del enclave, incluidos 30 civiles en un bombardeo en Rafah, «zona humanitaria» en el extremo sur.

«Durante las últimas horas [de ayer] las fuerzas de ocupación israelíes cometieron 17 masacres horribles en todas las zonas de la Franja. 214 mártires y 300 heridos han llegado a los hospitales y un gran número de víctimas siguen bajo los escombros y en las carreteras», informó este martes el portavoz del Ministerio de Sanidad gazatí, Ashraf al Qudra.

Desde el inicio de la guerra el pasado 7 de octubre, 19.667 gazatíes han muerto, la mayoría civiles incluidos más de 8.000 niños, y 52.586 han resultado heridos, según el último recuento del ministerio, controlado por Hamás.

Desde la propia Franja llegan algunos testimonios de las víctimas civiles. «Somos civiles indefensos», dijo a Efe el gazatí Fuad al Lada, superviviente de los bombardeos en Rafah, en los que murieron sus tíos. «Te despiertas de madrugada y te encuentras cubierto de escombros. ¿Qué haces?, ¿rescato mi madre, a mi hermano o mi padre?», afirma Al Lada, que lleva una venda que le cubre la cabeza.

Las zonas habilitadas para el desplazamiento humanitario de Israel, sin embargo, no dejan opción a los civiles para ponerse a salvo. El alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Volker Türk, criticó las «confusas y contradictorias órdenes de evacuación» de Israel debido a que «los palestinos son empujados a la fuerza a zonas cada vez más pequeñas, en un desplazamiento masivo hacia la frontera entre Gaza y Egipto, pero sencillamente no hay ningún sitio seguro al que ir», ya que incluso las zonas «humanitarias» son atacadas.