Francisco Iñareta, de Idealista: «Es muy probable que el euríbor esté al 3 % a mediados de año»

ACTUALIDAD

Hablamos de hipotecas y del precio de la vivienda. ¿A cuánto estará el euríbor en verano?, ¿seguirá subiendo el alquiler? Te responde este experto inmobiliario

13 ene 2024 . Actualizado a las 11:42 h.

El 2023 ha sido el año en el que el euríbor nos ha dado una bofetada de realidad. A todos los que tienen hipoteca variable, la subido ha llegado hasta el punto de convertirse en «insoportable». ¿Pero cómo se comportará durante este año?, ¿nos dará un alivio? Francisco Iñareta, portavoz de Idealista responde. 

—El euríbor empieza a bajar, ¿se mantendrá esta tendencia todo el año?

—Estamos volviendo a un escenario positivo y tras los datos positivos de inflación es muy posible que hayamos dejado atrás el techo del euríbor. La incógnita ahora es saber cuándo y cuánto bajarán los tipos. Si la inflación no ofrece sorpresas, es muy probable que esta tendencia se mantenga durante este año, y que incluso pudiéramos ver un euríbor en el entorno del 3 % a mediados de año.

—¿Seguirán subiendo los precios de la venta de pisos?

—El precio de la vivienda usada creció en Galicia un 2,8 % en el 2023 y es muy posible que siga creciendo este año. La alta demanda, el número creciente de hogares y una oferta (sobre todo de obra nueva) insuficiente han sido los factores que han provocado que el precio no haya dejado de crecer. No tenemos indicios para que haya un cambio de tendencia en este año. De hecho, en los mercados más dinámicos es posible que se reactive parte de la demanda que ha permanecido todo el año a la espera de unas bajadas de precio que no se han producido y que puede decidir comprar en el 2024, lo que tensionará aún más el mercado.

—¿Y del alquiler?

—Las subidas del alquiler en Galicia han sido más fuertes aún que las de venta y su evolución va a ser todavía más alcista. El 2023 ha sido un mal año para los que buscaron una casa de alquiler. La oferta sigue evaporándose sin visos de que en el 2024 vaya a aumentar y los precios marcan sus máximos históricos en los mercados gallegos. Las constantes medidas regulatorias en materia de alquiler y la aprobación de la ley de la vivienda provocaron el cataclismo actual: la desaparición del inversor en vivienda de alquiler y una retirada significativa de propietarios, que han decidido no continuar alquilando sus casas a la vista de la inestabilidad regulatoria y de ser considerados el problema, cuando son la parte más importante de la solución. Muchos propietarios están optando por el alquiler de temporada, endureciendo las condiciones y buscando inquilinos fiables.

—Hay quien ya no puede pagar un alquiler.

—Las medidas para reducir precios y proteger a las familias más vulnerables han provocado justo lo contrario: la oferta es más reducida que nunca, los precios están en máximos históricos y los inquilinos más vulnerables se han quedado desprotegidos. Este año debería aprovecharse desde los poderes públicos para recuperar el sentido común y el diálogo. Es necesario escuchar a todos los actores y expertos del sector. Sin un giro de 180 grados en materia de alquiler, dentro de un año estaremos en una situación aún peor, mucho más lejos de un mercado estable, con mucha oferta y precios razonables.

—¿Cuánto hay que ahorrar para comprar un piso?

—Los ahorros son una gran barrera para poder acceder a la compra de una vivienda y la razón por la que muchas familias siguen viviendo de alquiler. De media, se hace necesario aportar el 30 % del precio de la vivienda como entrada. El 20 % no financiado por el banco y el 10 % de gastos e impuestos. Los ahorros necesarios para la compra de un piso de dos habitaciones es de 43.467 euros en España. Entre las capitales gallegas, A Coruña necesita un volumen más alto de ahorros, 53.222 euros, seguida de Pontevedra, 45.006 euros y de Ourense, 33. 285 euros. Lugo es la capital gallega que menos ahorros necesita: 31.703 euros.

—¿Los precios están alejados de la realidad salarial de la gente?

—Los precios de compra se mantienen en un rango aceptable si se siguen las recomendaciones financieras, aunque es necesario aportar un nivel de ahorros que, en muchos casos, no es asumible por muchas economías. Una familia de A Coruña que compre una casa deberá destinar el 23 % de sus ingresos al pago de la cuota hipotecaria, el porcentaje cae hasta el 21 % en Pontevedra. En Ourense, un 17 % y en Lugo, un 16 %.