El PSOE retoma su reforma legal para perseguir a los dueños de los prostíbulos

La Voz

ACTUALIDAD

Manifestación en Valencia el pasado septiembre de mujeres que reclaman la abolición de la prostitución
Manifestación en Valencia el pasado septiembre de mujeres que reclaman la abolición de la prostitución Biel Aliño | EFE

La ministra de Igualdad, Ana Redondo, ve la iniciativa como un paso para que «la trata sea erradicada en todas sus dimensiones»

26 ene 2024 . Actualizado a las 17:51 h.

«En materia de trata, se va a presentar próximamente una proposición de ley para que las tercerías locativas [los dueños de burdeles] sean penalizadas y el artículo 187 del Código Penal recoja este delito porque no estaba recogido, era una denuncia, una demanda bastante generalizada», ha asegurado la ministra de Igualdad, Ana Redondo, en la Comisión de Igualdad del Congreso de los Diputados.

Asimismo, Redondo ha indicado que «no es el paso definitivo», pero que sí es «un primer paso importante». «Vamos a ir poniendo los ingredientes, los elementos que hagan que la trata en todas sus manifestaciones, en todas sus dimensiones sea erradicada», ha recalcado.

Se trata de un tema presente en el programa electoral de los socialistas para las últimas elecciones generales pero aparcado en el acuerdo de coalición progresista de PSOE y SUMAR, debido a las diferencias entre ambas formaciones.

Fuentes socialistas ya avanzaron el pasado viernes a Europa Press que también retomarán la proposición de ley contra el proxenitismo que presentaron en la pasada legislatura pero que decayó por la convocatoria de elecciones generales. De este modo, señalaban que propondrán comportamientos punitivos para acabar con esta práctica.

La tercería locativa pena a aquellos que, con ánimo de lucro y de forma habitual, cedan bienes inmuebles o local para favorecer el ejercicio de la prostitución. Es decir, a los dueños de los clubes, locales y pisos donde las mujeres ejercen esta práctica.

Igualmente, multaba a los clientes de prostitución, es decir, a «las personas que recurren a las mujeres en situación de prostitución participan directamente del entramado que sostiene esta grave vulneración de los derechos humanos». Concretamente, establecía una multa de 12 a 24 meses, que se elevaba a prisión de 1 a 3 años y multa de 24 a 48 meses si la persona que presta el acto sexual es menor.

En todo caso, Redondo no ha concretado si se retomará únicamente esta medida o toda la proposición de ley del PSOE.

¿Tiene apoyos para aprobar una ley?

La proposición que presentó el Grupo Socialista en la pasada legislatura fue tomada en consideración gracias al apoyo de PP y Podemos —aunque con el rechazo de los Comunes— y no contó con el visto bueno de sus socios entonces en la Cámara Baja. Es previsible que cuando vuelva a presentar la norma, dadas las divergencias sobre este asunto entre las formaciones que apoyan al Gobierno en esta legislatura, los socialistas necesiten recabar de nuevo el apoyo de los populares si quieren sacarla adelante.

El PSOE ya había intentado previamente llevar a cabo estas medidas antes de presentar la proposición de Ley en solitario a través de una enmienda a la polémica Ley del «solo sí es sí», pero se vio obligado a retirarla precisamente por la amenaza de sus socios de no apoyar la norma en su conjunto. Una vez presentada y tomada en consideración esta proposición, sin embargo, pasó un año sin que avanzase su tramitación y finalmente decayó por la convocatoria de elecciones.

La prostitución es una materia que genera divergencias tanto en las formaciones políticas como en el propio feminismo. De hecho, es un asunto que divide a las dos facciones imperantes en España. Mientras las consideradas históricas son abiertamente abolicionistas, las del feminismo extenso no tienen una posición común.