Abascal y Orban, dos cares de la mesma moneda

María Luz Pontón

AGORA

El primer ministro de Hungría, Víktor Orbán, y el líder de VOX, Santiago Abascal
El primer ministro de Hungría, Víktor Orbán, y el líder de VOX, Santiago Abascal

21 jun 2021 . Actualizado a las 19:52 h.

A naide sorprienden los ataques sistemáticos a los derechos democráticos fundamentales n’Hungría dende que llegara al poder el primer ministru Viktor Orbán quien camudó la Constitución y la llexislación implementando lleis mui cuestionaes al respeutive de los medios de comunicación, el códigu electoral, la llibertá de prensa o’l sistema xudicial. Tando asina les coses, el so partíu, Fidesz-Unión Cívica Húngara, abandonó’l grupu parllamentariu Partíu Popular Européu (PPE) un segundu enantes de que los espulsaren. Pero Orbán nun ta solu nesta cruciada tan particular, cuenta con Salvini y los conservadores polacos y, como non, con otru partíu ultraderechista, Vox, que nagua por collaborar nesta restricción de derechos y llibertaes. El so presidente Abascal siente una gran almiración pa col primer ministru húngaru del que llegó a dicir que ye daquién que «atina en too».

Orbán llevaba tiempu con reformes llegales p’acabar colos derechos de les comunidaes LGTBQ, pero la selmana pasada dio un pasu más y sacó alantre nel Parllamentu una llei que, ente les midíes que quier implementar, ta la prohibición de falar sobre homosexualidá o cambéu de sexu na escuela o los medios de comunicación. Como resultes d’ello, «Billy Elliot, «Harry Potter» o «Friends» nun van poder ser vistes polos menores de 18 años n’Hungría porque dicen que «fomenten la homosexualidá». Amás, la nueva llei venceya la homosexualidá cola pedofilia, anque llamentablemente tampoco nun ye nuevo: en 2019, el presidente del parllamentu húngaru, László Kövér, comparó con pedófilos a les pareyes homosexuales que naguaben por adoptar, lo que provocó una fola d'indignación y crítiques dientro y fuera del país.

El casu ye que la oposición, los colectivos en defensa de los derechos LGBTQ, les fuercies progresistes d'Hungría y diverses ONG piden l’abolición de la llei homófoba porque va escontra la llibertá d’espresión y de los derechos de la infancia. Énte’l ruíu mediáticu y les manifestaciones, Orbán atrévese a dicir qu’eses manifestaciones son «una nueva prueba de que la esquierda ye enemiga de la llibertá».