La impasible complicidá

AGORA

Decenas mujeres afganas participan en una protesta frente al despacho del gobernador provincial en Herat, al norte de Afganistán, para pedir justicia para los civiles fallecidos el lunes en la zona donde las Fuerzas Aéreas bombardearon una presunta reunión de talibanes
Decenas mujeres afganas participan en una protesta frente al despacho del gobernador provincial en Herat, al norte de Afganistán, para pedir justicia para los civiles fallecidos el lunes en la zona donde las Fuerzas Aéreas bombardearon una presunta reunión de talibanes JALIL REZAYEE | Efe

18 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Hacia 1839 Afganistán yera un reinu independiente que sufría una inestabilidá política crónica por mor de les lluches internes y les inxerencies del esterior p’alquirir un valor estratéxicu crucial como territoriu de contactu ente británicos y rusos. Los británicos, al convertir Afganistán nun baluarte frente a Rusia, depunxeron al emir afganu Dost Mohammad Khan pa poner a un gobernante títere nel so llugar. La situación en Kabul foi faciéndose cada día más inestable, sobremanera dende 1841: el país sufría una crisis económica y les rellaciones ente les tropes d'ocupación y la población yeren malísimes por causa de les repitíes acusaciones contra los soldaos por nun respetar a les muyeres locales. Tando asina les coses, Akbar Khan encabezó una rebelión que conduxo a la masacre del exércitu foriatu por mor de les equivocaciones de los militares británicos. Y una muyer, Malalai, foi la heroína qu’encarnó la tradición de desafíu de les afganes; retó a morrer combatiendo escontra los ingleses. A lo cabero l’antiguu emir volvió.

Va cien años, cuando s’ellaboró la primer Constitución afgana, cinco muyeres participaron na so redacción. Daquella, dalgunes d’elles trabayaben na industria y munches viaxaben al estranxeru pa estudiar, por casu a Turquía. Y entós, de sópitu, tou camudó. En 1979, tres la ocupación soviética prevalecieron les idees de los islamistes y los muyahidines. La cultura de la violencia sustituyó a la cultura de la paz. El país vivió una dómina bien difícil. La xida rusa foi l’ayuda a un país hermanu col qu’había llazos d'amistá y cooperación yá qu'un añu antes volviérase comunista al traviés d'un golpe d'Estáu. Nun cuntaron con que teníen qu’enfrentase al movimientu de resistencia conocíu como los muyahidines, armáu polos estaounidenses, financiáu polos saudís y sofitáu loxísticamente por Pakistán. Fueron diez años de conflictu hasta que los afganos vencieron al Exércitu roxu. Hai que dicir que les revueltes estudiantiles contra los soviéticos partieron en gran midida de les escueles femenines. Les moces acusaben a los soldaos afganos pol so sofitu al ocupante. Trenta de los 50 estudiantes que morrieron n'abril de 1980 yeren muyeres. Cientos d’elles fueron encarcelaes pola so rebeldía. El casu ye que’l gobiernu que salió de la resistencia tocó-y xestionar les lluches internes y la ruina económica que provocó'l caos y el xurdimientu de los talibán, un movimientu d'estudiantes islamistes ultraconservadores nacíu en Pakistán nel sieglu XX, orixe d'Al Qaeda y del Estáu Islámicu. En 1996 la guerrilla arrampuñó la presidencia al líder muyahidín Burhanuddin Rabban, unu de los héroes de la victoria frente a los soviéticos. N’actualidá ésti grupu ultraconservador constitúyese como un emiratu asambleariu nel que impera la sharia, la llei islámica. Ente otres midíes, impusieron les execuciones públiques, los castigos físicos, llatigazos o l’amputación de miembros por delitos menores; les muyeres quedaron indefenses y ensin derechos, obligáronles a cubrise col burka y prohibióse que les neñes, a partir de los 10 años, fueran a los colexos, quedando la educación namás pa los homes. Arriendes, desaniciaron cualquier espresión cultural (cine, música, televisión…). Los homes cayíos na guerra dexaren a les muyeres viudes ensin recursos y los talibán prohibió-yos trabayar, una prohibición que respuende a una interpretación mui rigurosa del islam -recordemos equí que la primer muyer de Mahoma yera propietaria y xestionaba un negociu de caravanes-. El casu ye que, como les viudes vivíen na miseria, munches d'elles viéronse obligaes a exercer la prostitución nes condiciones más míseres. Fueron arrestaes y llapidaes nos espacios públicos ensin piedá.

Y nun hai dos ensin tres. Depués del atentáu del 11-S, Bush prometió que los talibán pagaríen un preciu mui altu. La llamada Operación Llibertá Duradera supunxo «una llarga campaña como nunca enantes se viere». Estaos Xuníos y la OTAN prometieron lluchar contra la corrupción y ameyorar la seguridá y trazar un futuru promedor al pueblu afganu, sobremanera pa les muyeres. Pa llograr qu’hubiere una democracia d'estilu occidental EEUU gastó más d’un billón d’euros nesti país probe dafechu. Hebo éxitos iniciales: construyéronse escueles, hospitales yá instalaciones públiques. Miles de neñes y moces, escluyíes de la educación pol réxime talibán, asistieron a la escuela y a la universidá, incorporándose tamién al mundu del trabayu y participando na vida pública. Amás, xurdieron unos medios de comunicación independientes y, anque la xusticia nun taba a l’altura de les demandes, gracies a la nueva llei tipificó como delitos penales 22 actos d'abusu contra muyeres. Per otru llau, la Constitución adoptada en 2003 aseguró los derechos fundamentales d'homes y muyeres, ya inclúi disposiciones por qu'haya una discriminación positiva que favoreza a la muyer. Sicasí, la corrupción foi’l principal cáncer: robáronse o malversáronse cientos de millones de dólares en dineru de reconstrucción, mentanto la población nun algamaba les necesidaes más básiques.