La muyer nun sabe más que Satanás y Barrabás

AGORA

Letras del 25N en la Escandalera de Oviedo
Letras del 25N en la Escandalera de Oviedo EFE | ELOY ALONSO

26 nov 2021 . Actualizado a las 09:54 h.

Confiésovos que dende pequeña siempres foi mui crítica cola situación de desigualdá de la muyer y, como yera inocente, pensaba que col pasu de los años vería como s’acabaría cola llácara de la violencia de xéneru. Ye cierto que na actualidá hai un avance global del feminismu. Heba Morayef, directora rexonal d’Amnistía Internacional pa Oriente Mediu y Norte d’África, diz qu’hebo dellos avances nos derechos de les muyeres, pero qu’entá son mui escasos porque hai gobiernos que toleren y contribuyen cola so inacción o coles sos actuaciones a la violencia de xéneru. Lo más esmolecedor ye la marcha atrás de países como Turquía, Hungría y Polonia que refugen agora’l Conveniu d’Estambul contra la violencia machista que firmaron va 10 años. Llatinoamérica nun ta meyor nesta materia. En países como México hebo l’añu pasáu al rodiu de 1.000 muertes certificaes como violencia de xéneru y miles de manifestaciones pacífiques reprimíes violentamente poles autoridades, que traten d’apagar les voces que denuncien esta inxusta situación, persiguiendo y amenazando a quien reclame el fin de tanta violencia machista. Otru mal exemplu ye’l de Brasil de Bolsonaro onde’l númberu de feminicidios medró un 7,2%. Son pues munchos los parones y los retrocesos nel camín. Ello ye que dellos gobiernos en cuenta lluchar escontra esta inxusta situación, permiten tratar a les muyeres como a neñes y a les neñes como casi oxetos y asina van normalizando les costumes y tradiciones que faen a les muyeres inferiores. Pa enriba poténciase’l mensaxe perversu que venceya l’amor cola violencia de xéneru, lo qu’ayuda a interiorizar la sumisión de la muyer como una actuación lóxica ya inclusive deseyable.

De toles formes hai motivos pa la esperanza: el Parllamentu Européu, gracies a una petición de  Socialdemócrates, Izquierda Unitaria, los Verdes y Renovar Europa, tipificó la violencia machista como eurodelitu y equiparóla al terrorismu. A España va afectala mui poco porque la so llexislación nesa materia ye de lo más avanzao, anque non siempres foi asina. La cultura española, la hispanoamericana tamién, ta plagada de refranes, dichos y frases que reflexen la visión histórica del que fuera’l pensamientu y la filosofía a lo llargo de munchu tiempu y nun hai dulda de que la sociedá española yera mui machista. Al analizar dellos refranes obsérvase que representen a les muyeres como seres entá más malos que’l mesmu demoniu: «La muyer sabe un poco más que Satanás y Barrabás». Llégase tamién a aconseyar tratar a les muyeres a golpes como si fuere un animal que tien que ser castigáu: «¿En qué se paez la mula y la muyer? En qu’una bona paliza failes obedecer». Y atopamos una crueldá ya insensibilidá increyible: «Cola muyer, güeyu alerta, mientres nun la vieres muerta». Afortunadamente eso ye’l pasáu pero ¿qué piensa na actualidá la mocedá sobre esti tema? Nel últimu Barómetru Juventud y Género vese como s’esparde’l negacionismu ente esti grupu de población, tendiendo a normalizar ya invisibilizar les violencies machistes. Unu de cada cinco adolescentes y mozos de 15 a 29 años camienta que la violencia de xéneru nun esiste, considerándola un «inventu ideolóxicu» y hasta’l 30% d’adolescentes normaliza la presencia de celos nes rellaciones. Aumenta la creyencia de que la violencia ye inevitable y que si ye de poca intensidá nun pasa nada. Nel informe Nun ye amor publicáu por Save the Children alértase de que’l 25% de les adolescentes sufrieron violencia sicolóxica o de control de la so pareya.

Ánxeles Carmona, presidenta del Observatoriu contra la Violencia Doméstica y de Xéneru del Conseyu Xeneral del Poder Xudicial (CGPJ), llama a la collaboración de los profesionales de la educación como «pieza clave» na llucha contra la violencia machista qu'afecta a les víctimes más nueves y más vulnerables, porque debío al so desconocimientu tienden a xustificar el control y les agresiones. Amás, les adolescentes sufren d'una forma entá más dramática l'aisllamientu, tienen mieu a la reacción de los sos padres y sienten vergüenza a reconocese como víctimes.