El carbón se convierte en una nueva traba en el pacto Podemos-IU

La coalición de izquierdas reclama a los morados que exijan que en el documento firmado se eliminen referencias al fin de la minería

Un cargamento de carbón.
Un cargamento de carbón.

Redacción

Zanjados ya casi todos los resquemores por el reparto de puestos en la candidatura común de Podemos e IU de cara a los comicios anticipados de junio, los acuerdos de coalición se han encontrado con un nuevo obstáculo: el papel del carbón en el Plan Nacional de Transición Energética que incluye el documento rubricado por ambas formaciones para concurrir de forma conjunta a las elecciones. Así el diputado autonómico de IU, Ovidio Zapico, reclamó que los morados «gasten su energías en reclamar a su dirección federal algo que nosotros ya hemos hecho, algo que nos preocupa para esta comunidad autónoma, y que es que el fin de la minería del carbón no puede figurar, bajo ningún concepto, en su programa electoral».

El documento firmado por Podemos e IU recoge entre sus primeras propuestas llegar a «un sistema energético totalmente descarbonizado para 2050» y también hace referencia a «la sustitución progresiva del uso de energías fósiles por energías renovables, al tiempo que se garantizará en todo caso una transición justa de los empleos hacia nuevos sectores no contaminantes». La relación de Podemos con la minería del carbón es compleja y está salpicada de episodios contradictorios, por un lado por la vocación ecologista de la formación (que además ya concurrió junto a Equo en Asturias en las elecciones de diciembre) que debe conjugar con la defensa, como se recoge en el documento, de los puestos de trabajo que ofrece el sector.

El primer choque de Podemos con el carbón se produjo durante las negociaciones fallidas con el PSOE para lograr un acuerdo de investidura que permitiera hacer presidente a Pedro Sánchez. En el primer documento remitido por los morados a los socialistas se incluía el final de las ayudas a la quema de carbón nacional lo que despertó la inmediata reacción del PSOE en Asturias. El debate llegó a la Junta General, donde el secretario general de Podemos Asturies, Daniel Ripa recalcó que el carbón nunca sería un obstáculo para alcanzar ese acuerdo a la par que el diputado en el Congreso Segundo González señalaba que «mientras se queme carbón, tiene que ser asturiano».

El pacto con los socialistas nunca llegó a término y, sin embargo, el carbón protagonizó otro choque entre Podemos y el PSOE después de la clausura de la última comisión de Industria en el Congreso en la pasada y breve legislatura. En ella, los representantes morados votaron en contra de una Proposición No de Ley propuesta por Foro Asturias, y que contó con el respaldo de los socialista, en al que, entre otras medidas, se proponía mantener las subvenciones a la quema de carbón autóctono en las centrales térmicas. Tras esa votación la diputada socialista Adriana Lastra Respecto a la votación en la Comisión de Industria, la diputada socialista Adriana Lastra afirmó que «han votado en contra del consumo de carbón nacional y no de importación; en contra del céntimo verde; en contra de la reestructuración del sector y de evitar la devolución de las ayudas; en contra de la captura y almacenamiento de CO2 para en un próximo futuro alcanzar el carbón limpio y en contra de la supervivencia del sector a través de la reserva estratégica». Lastra acusó a los morados de «traicionar las comarcas mineras».

De hecho, el portavoz de Podemos en las Cortes de Castilla y León, Pablo Fernández, manifestó al día siguiente su «disgusto» con el sentido de la votación en el Congreso y, a la espera de recibir información de los compañeros en Madrid sobre lo que había ocurrido en la comisión, achacó el rechazo al carbón a que, por los acuerdos de confluencia, se habían ocupado diputados de Equo. Desde Asturias, la respuesta llegó por parte de Segundo González quien, a través de un comunicado, indicó que su propuesta apuntaba a gravar el carbón importado además de considerar «papel mojado por el momento en el que se presentó» la proposición de la comisión de Industria ya que se trataba de la última cita de una legislatura abocada ya al adelanto electoral. Además, González recalcó que su grupo defiende «una ecotasa al carbón importado de aquellos países donde no se cumplen condiciones laborales y ecológicas mínimas» y cuya recaudación se destine a la reactivación económica de las comarcas mineras. 

Listas y paridad

Respecto a los desacuerdos sobre los puestos en las listas, Ovidio Zapico destacó que IU ya había aceptado el número tres para su candidato, el también coordinador en Asturias, Manuel González Orviz, pero que en modo alguno estaban dispuestos a cambiarlo. Desde distintas instancias de Podemos se ha instado a IU a poner una mujer en la candidatura para respetar la paridad en la lista cremallera ya que estará encabezada por Sofía Castañón con Segundo González como número dos. En este sentido, Zapico afirmó que «si tanto problema es la alternancia que cambien ellos a su número uno por su número dos y así ya hay paridad» y reclamó a los morados «ser un poco respetuosos con la otra fuerza, respetar nuestros tiempos y decisiones y, sobre todo, nuestras primarias».

El diputado de IU añadió que «el desarrollo del acuerdo en Asturias debe ir con normalidad y dejarnos de perder el tiempo con disputas estériles» en vez de «hablar de lo que realmente preocupa a la gente, a los trabajadores, a las clases populares».  

Valora este artículo

3 votos
Comentarios

El carbón se convierte en una nueva traba en el pacto Podemos-IU