«Nuestro objetivo no es ganar al PP o al PSOE, es vencer el austericidio, que es una vergüenza»

Sofía Castañón, cabeza de lista de la coalición Unidos Podemos por Asturias, repasa las prioridades de su grupo de cara a las nuevas elecciones

Sofía Castañón
Sofía Castañón

Redacción

Sofía Castañón, poeta y activista, repite como cabeza de lista de la candidatura al Congreso de Podemos por Asturias, en esta ocasión concurriendo en coalición con IU. La candidata destaca que sus prioridades son frenar los efectos sociales de los recortes vividos en los últimos años, un asunto que, a su juicio debe ser clave a la hora de buscar alianzas para la formación de un nuevo gobierno. 

-En esta ocasión concurren a las elecciones en coalición con IU, ¿qué diferencias habrá en la campaña respecto al pasado mes de diciembre?

-Entiendo que estos cuatro meses de brevísima legislatura nos tenían que evidenciar, que invitar a reflexionar sobre algunas cosas y vemos todo lo que se puede hacer pero necesitamos ser más. Me parece un motivo a celebrar que hemos priorizado lo que nos une dejando de lado nuestras legítimas y lógicas diferencias. Creo que cuando se trata de las necesidades de la mayoría social estamos compartiendo trincheras, que siempre lo hemos hecho y me parece que esa reflexión, y ofrecer algo más en esta repetición de elecciones, en esta segunda vuelta era necesario. A mí personalmente me alegra saber que muchas amigas y muchos amigos el 26 de junio vamos a votar lo mismo. Vamos en coalición con IU, que es la novedad, pero también con Equo y en todo el territorio con otras fuerzas hermanas que no queremos que se pierda de vista, con Podem, con Marea, Compromis... Cuando ponemos las prioridades y las urgencias de la gente encima de la mesa somos más y sabemos que eso nos hace ser mejores y más fuertes.

-Hay quien ha dicho que ofrecieron la coalición con IU porque les iba mal en las encuestas.

-La única encuesta que nos ha importado siempre, desde las elecciones europeas, desde que existimos, ha sido la que tiene lugar en las urnas. Y es la única que acierta, además. Por tanto, no nos regimos tanto por las encuestas como por otro tipo de sentidos. Lo que hemos hecho es un ejercicio de responsabilidad, que hay cuestiones que no pueden esperar y que nos ha unido en aquello que entendemos que es lo importante. Lo que nos une nos hace más fuertes, y que las diferencias que tenemos lo que nos permiten es crecer.

-Lo cierto es que, si en el resto del estado el acuerdo se ha logrado con facilidad, en Asturias ha estado lleno de tensiones y problemas.

-Las organizaciones en las que prima el debate de ideas, algo que caracteriza a la izquierda, difícilmente van a responder igual en todos los territorios, hay que entender la especificidad de cada territorio, que Asturias tiene unas cosas que no tiene Extremadura, o Murcia, por ejemplo. Eso es entender también que estamos en un estado plurinacional y diverso; y en ese sentido no tenían por qué reaccionar distintos territorios de la misma manera. También creo que esa situación que se pudo establecer también ha quedado demostrado con creces, con sonrisa y con buen ánimo, que ha quedado superada desde el momento en que se cerró la lista y desde el momento en que ves a Gaspar Llamazares en primera línea en la presentación de la candidatura en La Felguera.

-Pero, ¿a qué achaca que haya habido esos problemas en Asturias?

-En la medida en que esas dificultades se han superado, en la medida en que tenemos ejemplos de gente que lo ha tenido muy claro desde el primer momento como el ayuntamiento de Llangreu, tampoco me pararía ahora a hablar de esas dificultades, que no tiene sentido darle más relevancia cuando ya has llegado a una meta. En cualquier travesía hay etapas complicadas. También creo que por parte de miles de asturianos y asturianas se genera mucha ilusión por el hecho de que fuéramos de la mano; esa ilusión que siento yo y también muchas amigas mías que el 26 de junio vamos a votar lo mismo.

-¿Cuál es el objetivo principal, ganar a PP o lograr el sorpasso al PSOE?

-El objetivo es vencer los recortes, vencer al austericidio que ha generado una enorme desigualdad, una auténtica vergüenza lo que hemos vivido en este país. Quienes sigan planteando todo eso como receta nos van a encontrar en frente, quienes coloquen las necesidades de la mayoría social sobre la mesa nos van a encontrar con la mano tendida.

-Si logran ser segunda fuerza, ¿cree que el PSOE sería reticente a apoyarles para formar gobierno?

-Confío en la responsabilidad política de quienes dicen defender los intereses y necesidades de la mayoría social; creo que ya no va a haber un paisaje en el hemiciclo de mayoría absoluta y que toca no sólo entenderse sino reconocerse en las ideas y prioridades y ver con quién se quiere ir de la mano. Porque no se puede ir de la mano a la vez con el Ibex35 y con las pymes y los autónomos. No se puede ir de la mano a la vez con el copago farmacéutico y con la sanidad universal. Entonces confío en que, quienes en sus principios tienen defender a las personas, sabrán colocar como prioridad a la hora de establecer un gobierno.

-¿Cuáles son, en su opinión, las prioridades para Asturias en estas nuevas elecciones?

-Con la situación de desempleo, de cientos de miles de trabajadores que no llegan a fin de mes, en una situación de pobreza, nos afecta profundamente poder derogar las dos reformas laborales, también derogar la ley mordaza porque si no, no puedes salir a la calle a decir que te están explotando, que no pretenden que tengas un trabajo sino que te conviertas en un esclavo. Eso es fundamental aunque sea común para todo el territorio. Necesitamos estar mucho mejor comunicadas y eso me hace pensar más en la alta frecuencia que en la alta velocidad, aunque evidentemente es necesario terminar aquellas obras que llevan tiempo pendientes. Es necesario que podamos reflotar nuestro tejido empresarial, con la mejor comunicación dentro de Asturias y es necesario también tener un compromiso con nuestro medio ambiente que tiene unos enormes niveles de contaminación y que están generando espacios que, además, tienen que dar explicaciones sobre sus sobrecostes, y estoy pensando en El Musel; como también entender que nuestro sector agrario, nuestros ganaderos son los que están protegiendo el medio ambiente y que es necesario que no se sientan solos en esa defensa, que eso no puede recaer sólo en nuestras zonas rurales. También nos hace falta un punto de vista feminista, no sólo en aquellas cosas que afecta directamente a las mujeres, y ahí podríamos hablar tanto de las violencias como del transporte público, que lo usamos mucho más nosotras, sino también en todas aquellas cuestiones en las que aportar una visión feminista es entender también que para tener un nuevo modelo de país para España y para Asturias tenemos que construirlo desde la escucha. Que no pueden tomar decisiones desde despachos ajenos a la realidad sino que las instituciones tienen que ser un vehículo de las respuesta a las necesidades de la gente y que las propias personas que padecen los problemas pueden dar.

-¿Volverá a ser una línea roja en las negociaciones el referéndum de autodeterminación de Cataluña?

-Como soy muy repunante con las palabras yo no hablaría de líneas rojas sino de consensos. Los territorios tienen que decidir sobre su propia condición porque lo demás es negarse a la participación democrática. Nosotros entendemos que tenemos un estado que es plurinacional, que es diverso, que entender la patria es también que esa patria no sea impuesta a nadie, que se decida libremente y también pensamos que nosotras queremos que Cataluña siga formando parte de España, que lo decidan libremente, y para eso hay que darles motivos; al fin y al cabo el mayor generador de independentistas  que ha tenido nuestra historia reciente ha sido el Partido Popular.

-Al comienzo de las negociaciones con el PSOE fue motivo de debate su posición respecto al carbón. Hablaron de que, mientras se queme, el mineral debe ser asturiano, aunque luego han rechazado las ayudas al consumo de carbón autóctono y no han firmado el acuerdo propuesto por sindicatos, patronal y las comarcas mineras ¿cuál es su posición?

-Lo que ocurre en Asturias con la minería, y en otras zonas del estado, en León o en Teruel, es que en 2013 la Unión Europea decidió que se cerraban las minas, y lo decidió con el consentimiento del PP y del PSOE, creo que están un poco desmemoriados con eso, nosotros en 2013 no existíamos. Nosotros no vamos a sentarnos a firmar un acuerdo que mantiene eso, que en 2018 se cierran las minas, decimos que mientras haya que quemar carbón será carbón asturiano y también después de 2018. Lo que queremos es cerrarle la puerta al carbón de importación con una ecotasa que vigile la huella ecológica que deja, que vigile los niveles de contaminación que tenemos ahora mismo en El Musel, las pilas de carbón que se están descargando en el Muselón. Y además exigimos que haya una auditoría independiente para saber qué ha pasado con los fondos que se destinaron para que hubiera aquí un plan alternativo de transición energética. Un plan que fuera complementario, porque hablar de alternativo es hablar de nada, y que poco a poco se fuera estableciendo para que hubiera un futuro en nuestras cuencas mineras. Son más de 20.000 millones de euros que evidentemente no han dado el resultado que tenían que dar porque estamos como estamos y de los que no sabemos nada, no sabemos su paradero aunque hay algunas cosas que sí nos olemos, no hay más que preguntarle a Villa. Pero además también exigimos al gobierno central esos más de 300 millones de deuda que tienen que volver a Asturias y que es necesario que sirvan para revertir nuestra economía de nuestras cuencas mineras. Es inadmisible que se pusieran de perfil, que permitiesen que desde Europa se dictase el cierre de las minas, es inadmisible que lo hicieran sin un plan de transición energética alternativo que ofrecer, es inadmisible que no se rindiesen cuentas, que no sepamos qué se hizo con los fondos que se destinaban a dar una opción de futuro para nuestras cuencas mineras y es inadmisible ir a firmar luego con los sepultureros de la minería, con Vitorino Alonso. A nosotros nos preocupan los puestos de trabajo de los mineros, de toda la gente que depende de ese sector, no nos importan los puestinos que vienen luego con las puertas giratorias ahora en las elecciones.

-En la pasada legislatura llegaron al Congreso con la llamada Ley 25 de emergencia social que fue tomada en consideración, ¿lo retomarán en la próxima legislatura?

-Es que es una ley de emergencia social y nada debería estar por delante de algo que se llame así. Esa ley salió adelante y se demostró que cuando hay compromiso con las necesidades sociales los números salen. Y los números van a dar con mucha más fuerza después del 26 de junio. Además vamos a llegar con un plan, porque en estos últimos cuatro meses no los hemos tomado como unos meses de precampaña sino como meses de trabajo parlamentario. Nos ha tocado aprender mucho y vamos a llegar con los deberes hechos. Vamos a llegar con propuestas cada diputado que entremos, y en mi caso va a ser una proposición de ley para que los permisos de paternidad y maternidad sean personales e intransferibles y remunerados al 100%. Y eso no es sólo una cuestión de igualdad, es una cuestión de cuando hablamos de modelo productivo, entendemos que hay que empezar a contar con la mitad de la población en igualdad de condiciones.

-Imagine que llegan al Gobierno pero se encuentran una Europa adversa a muchas de sus políticas, ¿qué plan tienen al respecto?

-Cuando hablamos de Europa se piensa siempre en lo que ha pasado en Grecia y eso es un error por dos motivos, primero porque si hablamos de que en España los territorios son distintos pues dentro de la UE ni te cuento. La situación de España, que es la cuarta fuerza de la zona euro, quinta potencia económica en Europa, no es equiparable a Grecia. Y a la hora de tomar decisiones sobre qué Unión Europea queremos, no queremos una Unión Europea que nos avergüence con los refugiados, que cierra sus fronteras. Es necesario que haya más gobiernos con fuerza, con una voz contundente para decir que esta no es la Unión Europea que nos merecemos, ni la que somos, ni una de la que nos sintamos orgullosos. Así que, cuantos más gobiernos dentro de la UE coloque a las personas en el eje de las políticas, de la economía y no superpongan los intereses del Ibex35, de los poderes, de los mercados a la soberanía popular, más fuerza tendremos para decirles que esas políticas sólo están generando desigualdad y que eso es un problema de justicia social y además es económicamente ineficaz.

-Ya, pero no habrá más gobiernos así, sino conservadores y partidos xenófobos que están en auge en varios países.

-Nos vamos a encontrar con todo eso pero lo vamos a hacer poniendo las necesidades de la mayoría social por delante y no siendo vasallos de los intereses de los mercados de la UE. Y no, no se enfrenta igual cuando estás colocando a las personas, a la población, en el eje de las políticas, que cuando asumes tu posición de vasallaje a las políticas de los mercados y los poderosos. Ante la adversidad yo prefiero estar con las personas que van a defender los intereses de la mayoría social.

Valora este artículo

5 votos
Comentarios

«Nuestro objetivo no es ganar al PP o al PSOE, es vencer el austericidio, que es una vergüenza»