Así fueron los 90 minutos del presidente en Asturias

El candidato del PP probó sidra, leche y chorizo asturianos y repartió autógrafos y selfies en un acto en San Martín de Podes ante un centenar de vecinos

Rajoy y Mercedes Fernández en Gozón
Rajoy y Mercedes Fernández en Gozón

San Martín de Podes

Mariano Rajoy se ha dado hoy un «baño de masas» en su visita a Asturias, pero una masa muy limitada. Quitando a los miembros de la candidatura asturiana de PP-Foro, la prensa congregada y el equipo del presidente en funciones el único acto de campaña del candidato de PP en Asturias congregó esta mañana a menos de un centenar de vecinos en una explotación ganadera de San Martín de Podes (Gozón). Un lleno absoluto si tenemos en cuenta que se trata de una ganadería con más de un centenar de vacas en una aldea de 300 vecinos. Durante 90 minutos Rajoy aprovechó para probar la leche, sidra y chorizo asturiano y sobre todo para dejarse querer por sus fieles. Repartió autógrafos y se hizo selfies, lo más preciado entre los presentes: hacerse una foto con el presidente. También aprovechó para dejar una de sus citas célebres cuando ensalzaba el patriotismo: «España es una gran nación, hemos avanzado en los últimos años, tenemos oportunidades y tenemos algo muy importante: españoles».

Con esta frase terminó un breve discurso pronunciado en una nave en que los mugidos de las vacas intentaban robarle el protagonismo al presidente en funciones mientras ensalzaba el sector ganadero y hacía una visión positiva del futuro del país. No quiso hablar de sus competidores en las elecciones del 26 de junio, pero se mostró muy interesado por conocer de primera mano la situación de los ganaderos asturianos o si Saga, la vaca con la que se hizo fotos, participaba en concursos. «Fácil no es», le decía José Luis Fernández, responsable de la explotación ganadera. Él mismo reconocía poco antes a los periodistas que «llevamos un año y medio en caída libre» y «si la cosa sigue así desaparecerá» el sector. Rajoy recorrió las instalaciones, observó el ordeño con robot y brindó con leche. No fue el único brindis que celebró, porque al finalizar el acto y antes de poner rumbo a su Galicia natal, donde por la tarde tenía otro, dio cuenta de un culín de sidra. «Está muy buena», respondió a los periodistas mientras se relamía. Los vecinos le habían preparado una espicha bajo un hórreo y de la que pudo dar cuenta brevemente y catar chorizo o empanada asturianos. Mientras tanto los vecinos seguían a la captura de una foto con el presidente, aprovechaban para trasladarle alguna preocupación sobre el sector ganadero o comentarle que eran colegas de profesión, como hizo una funcionaria del registro de la propiedad de Pola de Lena que se había acercado hasta la aldea de Gozón para verle.

 Ausencias de Foro y el PP de Oviedo

Rajoy también firmó autógrafos en fotos de anteriores visitas suyas a Asturias. Es el caso del avilesino Pelayo Suárez, un niño de 10 años, que se acercó al presidente con una imagen que tenía tanto tiempo y en que un rejuvenecido candidato del PP le sujetaba de bebé en brazos. «A ver si te la puedo firmar cada 10 años», le dijo y el niño le respondió convencido que «va a ganar las elecciones». Misma convicción tenía Mercedes Fernández, la presidenta del PP, que le acompañó durante la visita. Junto a ellos estuvieron presentes diputados del PP, el delegado del Gobierno en Asturias, Gabino de Lorenzo, y responsables populares en los municipios de Gozón, Castrillón o Avilés, así como miembros de Nuevas Generaciones, los que más animaron al presidente en funciones. Pero en la visita de Rajoy a Asturias también hubo ausencias. Ni rastro del Cristina Coto ni Francisco Álvarez Cascos, Isidro Martínez Oblanca estaba como miembro de Foro y número dos de la candidatura del PP-Foro al Congreso. Tampoco se acercó hasta San Martín de Podes el presidente  del PP de Oviedo y exalcalde, Agustín Iglesias Caunedo. Está investigado en el caso Aquagest, al igual que los ex alcaldes de Gozón Salvador Fernández y Ramón Artime, quienes actuaron como 'anfitriones' en el encuentro.

La de hoy ha sido la única visita Asturias que tiene prevista Mariano Rajoy durante la campaña. Al igual que ocurriera hace seis meses, en las anteriores elecciones, este encuentro se ha caracterizado por su brevedad y porque el equipo del candidato popular elige actos 'de calle' en localidades de pequeño tamaño, huyendo de los multitudinarios mitines. «Es donde mejor se siente, entre la gente», aseguraba una dirigente popular en San Martín de Podes. Gente había, pero más bien poca.

Valora este artículo

5 votos
Comentarios

Así fueron los 90 minutos del presidente en Asturias