El misterioso doble pago del coche de Arturo Verano

El exdirector general asegura que pagó el vehículo y que tiene factura. El importe también figura en la contabilidad de Almacenes Pumarín


Oviedo

El exdirector general de Recursos Humanos de la Consejería de Educación Arturo Verano ha declarado hoy que no puede «explicar» los motivos por los que existe un doble pago del coche que él compró y asegura que abonó a Tartiere Auto, cuyo importe también figura en la contabilidad de Almacenes Pumarín (APSA), investigada en el caso Marea.

Verano ha realizado estas manifestaciones durante la vigésima jornada del juicio por el caso Marea que se celebra en la Audiencia de Oviedo con trece procesados, entre ellos el exconsejero socialista José Luis Iglesias Riopedre, que investiga una trama de adjudicación de contratos públicos.

En su declaración, Verano ha cifrado en «algo más de 28.000 euros» la cantidad abonada por el vehículo Audi, que ha asegurado que compró a un vendedor de Tartiere Auto, de cuya adquisición ha afirmado disponer de factura así como de las correspondientes exenciones a las que se acogió por tener reconocida una minusvalía.

«Si yo lo pague no puedo explicar que otro lo hiciera», ha señalado durante la vista oral, en la que ha declarado como testigo propuesto por la defensa del Víctor Manuel Muñiz, propietario de Igrafo, también acusado en el proceso judicial.

Sobre la relación que mantenía con Almacenes Pumarín, la empresa en cuya contabilidad figura el pago del vehículo adquirido por Verano, el exdirector de Recursos Humanos ha afirmado que conocía a sus vendedores por verlos en la Consejería de Educación, a donde iban «cuando tenían que ir», al igual que los de Igrafo.

Asimismo, ha señalado que su vinculación con Igrafo se reduce a la compra de un ordenador así como varios cartuchos de tinta. A las preguntas sobre la forma de pago en la que acometió el abono del coche adquirido, Verano ha sostenido que fue en metálico con el dinero que tenía ahorrado y con la cuantía procedente de la venta de unas fincas que tenía en Galicia tras el reciente fallecimiento de su mujer.

Además, en la vista han declarado tres empleados municipales del Ayuntamiento de Mieres que han coincidido en que en este consistorio se sigue tramitando en la actualidad la contratación como se realizaba en el momento que ocurrieron los acontecimientos investigados sobre el pago de un viaje a Cancún del funcionario Francisco Juárez, también acusado.

Según han apuntado nunca recibieron sugerencias por parte de Francisco Juárez para que contrataran con algún proveedor en concreto.

Por su parte, J.J.G., amigo de Juárez y exempleado de Igrafo, ha sostenido que Juárez a su regreso a Asturias abonó el importe del viaje realizado a México y a atribuido a un posible «error de trámite» que la empresa Igrafo contabilizara el coste de ese billete.

Comentarios

El misterioso doble pago del coche de Arturo Verano