«Desde la pasada noche electoral, Pablo Iglesias ideó su estrategia de sorpasso al PSOE»

Adriana Lastra encabeza la candidatura del PSOE al Congreso por Asturias, asegura que jamás pactarán un gobierno con el PP y culpa a Podemos del adelanto electoral

Adriana Lastra
Adriana Lastra

Redacción

Adriana Lastra repite como cabeza de lista de la candidatura del PSOE por Asturias, asegura que en esta campaña los electores tienen más datos para valorar las propuestas de los partidos después de las negociaciones fallidas de los últimos meses y carga duramente contra Podemos, a quien culpa del adelanto electoral. 

-¿Qué es distinto en esta nueva campaña?

-Cambia que ya sabemos la actitud de unos partidos y de otros, también algunos han modificado su programa electoral, no es el caso del PSOE que tiene un programa serio y solvente y es el mismo ahora que el 20 de diciembre, y cambia que hay partidos que se coaligan con otros; lo que hay que contar es el relato de lo que ha pasado en los últimos seis meses en este país.

-¿Cuál es?

-El 20 de diciembre los números daban para formar un gobierno de cambio y de progreso, hubo un partido que es el PSOE que lo intentamos por tierra, mar y aire; que estuvimos meses de negociaciones con muchos partidos y finalmente no salió porque Pablo Iglesias y Podemos no tuvieron nunca la más mínima intención de que saliera adelante. Ya tengo escrito que Pablo Iglesias nos iba a tener votando hasta que le gustara el resultado electoral, yo creo que la misma noche de las elecciones Pablo Iglesias ideó la estrategia de intentar dar el sorpasso al PSOE con los que él llamaba los pitufos y la sopa de estrellas rojas, con IU. Esa fue su intención desde la misma noche electoral en la que su intervención fue contra el PSOE no contra el PP o el gobierno. Ahora lo que intenta con los corazones, las sonrisas y los catálogos es blanquear su imagen, pero su verdadera imagen es la de esa noche electoral, la de la sonrisa del destino, la de la cal viva, ese es Pablo Iglesias, el antisocialismo del siglo XXI que en los 90 representaba Anguita y que ahora lo hace Pablo Iglesias.

-Llegaron a un pacto con Ciudadanos, pero según las encuestas, son los partidos más castigados en estos nuevos comicios.

-A nosotros siempre nos tratan mejor las urnas que las encuestas, en las últimas elecciones siempre nos daban terceros o hasta cuartos, en Asturias y en España y nunca pasó ni una cosa ni otra. Para nosotros el mejor día de la campaña es la noche electoral. Hay veces que las encuestas intentan generar tendencias más que mostrarlas y además incluso la del CIS, muy seria y fiable, que suele estar muy cocinada, refleja que en voto más simpatía el PSOE es el que gana, que a la pregunta de quién quiere que sea presidente del gobierno gana Pedro Sánchez, mucho mejor valorado que Rajoy o Iglesias, y sin embargo, después de la cocina se dan cosas sorprendentes. Me quedo con el dato de hace unas semanas de que uno de cada tres votantes de Podemos votaría al PSOE y que también uno de cada tres votantes de IU no iba a votar a la coalición o sopa de siglas esta, así que no sé cómo casan estas cosas. Lo que vemos en la calle es que se acerca mucha más gente al partido, el partido está más movilizado y hay un ambiente mucho mejor que en el 20 de diciembre.

-¿Cree que Unidos Podemos pretende superar al PSOE antes que ganar al PP?

-Eso fue lo que siempre defendió Pablo Iglesias y hay muchos vídeos en internet en los que lo explica claramente. Su objetivo siempre fue usurpar nuestro espacio electoral e incluso ha llegado a decir que quería expulsarnos de la vida pública al partido socialista. Han venido a reventarnos nuestros mítines, nos arrancan la propaganda electoral, nos acosan en las redes sociales, porque es verdadero acoso el que hacen a los candidatos. Ellos vienen a intentar aniquilar este partido para ocupar su lugar. Decía el otro el día Julio Anguita abrazado a Iglesias que esto era 1977, bueno pues lo que quieren, volver a 1977 y que el partido mayoritario no sea el PSOE sino el PCE reconvertido en esa cosa extraña que se llama Unidos Podemos y que tiene muy poco de lo que era el PCE que nosotros conocimos. Ahí están desde comunistas, anticapitalistas, chavistas, peronistas, de todo, independentistas. No sé cómo serían capaces en el futuro de gobernar este país si tuvieran opción, no sé si podrían ponerse de acuerdo entre ellos mismos.

-Lo cierto es que, en Asturias en diciembre, el sorpasso se dio en los principales núcleos urbanos.

-El PSOE estaba bastante más desmovilizado que ahora, y luego es cierto que hay un bombardeo mediático continuo con Podemos, y que también eran una moda y la gente puso en ellos sus expectativas. Lo que pasa es que luego defraudaron a la ciudadanía con lo que hicieron estos seis meses. Es algo que estamos viendo en las ciudades, he visto a gente que se acerca al partido y no lo hacía desde hace tiempo, gente que votó a Podemos en diciembre.

-Sin embargo, ningún sondeo augura una mayoría en solitario, están condenados a entenderse.

-Nosotros no hemos sido los que hemos puesto los sillones por encima de los intereses generales del país, no hemos sido los que hemos puesto en riesgo la caja única de la seguridad social con un referéndum de independencia en Cataluña, no hemos sido nosotros los que al final han antepuesto el interés partidista a la emergencia social. Creo que desde la misma noche de las elecciones Pablo Iglesias tuvo claro que lo que tenía que hacer era absorber a IU, porque eso no es una coalición es una absorción en toda regla, para intentar dar el sorpasso al PSOE. Y a partir de ahí todo lo que puso encima de la mesa fueron cuestiones que, por principios y valores socialistas, y él lo sabía muy bien, nosotros nunca íbamos a aceptar como es el tema de la independencia. Y además, cuando Pedro Sánchez estaba recibiendo el encargo del rey de intentar ir a la investidura, Iglesias salía con aquella rueda de prensa en la que ya se nombra vicepresidente, nos muestra quiénes van a ser sus ministros y hasta nos dice a qué áreas del gobierno quiere llegar. Que, por cierto,  eran los espías, la embajada en Washington, los jueces y fiscales y la radiotelevisión pública, todo emergencia social. O lo máximo que yo viví, que fue en el debate de investidura, en el que yo pensé que podría facilitarla con una abstención o con un voto a favor, y él estaba arrojándonos cal viva a todo el PSOE. Eso demuestra la nula intención de Podemos de pactar con el PSOE y al mismo tiempo, por cierto, que estaba aplaudiendo a Bildu y diciendo que Otegi era un hombre de paz. Mientras nos insulta a nosotros, a nuestro partido y a nuestra trayectoria, estaba abrazándose a otra gente con la que nosotros no tenemos nada que ver.

-Es cierto que no ha habido gran coalición pero incluso alguien como Iñaki Gabilondo ha sugerido que ahora podrían abstenerse para dar paso a un gobierno del PP y evitar un nuevo adelanto electoral, ¿lo harían?

-Iñaki Gabilondo no sé en qué agrupación milita, es un periodista que expresa su opinión de lo que puede pasar en el futuro. El partido socialista lo que ha dicho es que nunca va a favorecer un gobierno del PP. Se utilizó mucho la frase del cartel a la entrada del infierno de Dante de «abandonad toda esperanza», la primera que la utilicé fui yo en un debate en televisión y lo reitero, que el PP abandone toda esperanza, nunca vamos a favorecer un gobierno del PP. Porque es que además cualquier cosa que nosotros vayamos a hacer en el gobierno va a ser una enmienda a la totalidad a estos cuatro años del PP. El acuerdo que firmamos con Ciudadanos, y eso lo decía el propio Rajoy, era una enmienda a la totalidad a sus cuatro años de gestión, derogábamos todas las leyes que aprobaron, sobre todo eran medidas progresistas que nada tenían que ver con el PP. ¿Cuál es el problema del PP? Que se vió claramente en el debate a cuatro, pues la soledad absoluta, que nadie va a pactar con ellos. Es que es un gobierno que ha generado una desigualdad brutal en España, es un gobierno corrupto, es un partido corrupto. Todas sus leyes, la lomce, la ley mordaza, la reforma de la sanidad? todas han sido aprobadas en solitario con la mayoría absoluta del PP, bueno no, miento, que alguna se aprobó con el apoyo de Foro como la reforma laboral; pero es que se han quedado solos y lo que pretendemos los demás es acabar con todas esas políticas cada uno desde su ideología, con su programa electoral y sus distintas propuestas, pero todos los partidos tenemos claro que hay que derogar cuatro años de gobierno del PP.

-¿Cree que Ciudadanos pactaría con el PP si sumaran suficiente?

-El riesgo que se corre es que la derecha se reagrupe, eso es lo consiguió Pablo Iglesias, darle una segunda oportunidad a la derecha y a Rajoy. Ciudadanos tendría muy difícil apoyar al PP con todo lo que han dicho y hecho durante estos seis meses. Rivera y Ciudadanos han sido muy claros a la hora de decir que con Rajoy no pactarían. Ahora, ¿qué podría pasar? ¿Que exigieran un relevo y que otra persona del PP asumiera la candidatura? Pues probablemente.

-¿Le ha pesado al PSOE el pacto con Ciudadanos entre el electorado de izquierda?

-Era un acuerdo de 200 puntos en el que se mejoraba sustancialmente la situación actual, es más 140 medidas de las 200 iban en nuestro programa electoral y en el de Podemos también. El 75% de las medidas, lo dice un informe de la Universidad Complutense, eran medidas del programa socialista, era un programa de progreso y de reformas y que además siempre hubiéramos necesitado a Podemos para sacarlas adelante porque el arco parlamentario te impide hacer otra cosa, hubiéramos necesitado un acuerdo a tres, un gobierno apoyado por tres partidos y eso implicaría también que todas las medidas fueran al Congreso de los Diputados y fueran debatidas, ratificadas y consensuadas allí. Ahora mismo podríamos tener un ingreso mínimo vital, podríamos haber derogado la reforma laboral y tener un nuevo estatuto de los trabajadores, podríamos haber derogado la ley mordaza, podríamos haber derogado el artículo del Código Penal que tiene encausado a decenas de sindicalistas en toda España, varios de ellos en Asturias, es decir, podríamos estar poniendo encima de la mesa medidas que favorecen a la ciudadanía y que todos los partidos estábamos de acuerdo en hacerlo. Pero Podemos no quiso, a Podemos le pesó más ir a unas nuevas elecciones de la mano con los pitufos gruñones y las estrellas rojas.

-Si Podemos es segunda fuerza y suman con el PSOE una mayoría suficiente ¿no pactarían con ellos?

-No nos lo planteamos porque eso no va a pasar, y segundo porque para que Pablo Iglesias le tienda la mano al PSOE lo primero que tiene que hacer, como decía Pedro Sánchez el otro día, es soltar la mano de Rajoy. Y tercero porque nosotros pactaremos para tener un gobierno de cambio y de progreso presidido por un socialista en base a valores y a principios, poniendo encima de la mesa lo que nos une, pero dejando muy claro también lo que nos separa y no plegándonos a lo que nos separa. Claro, es que una de las exigencias de este partido en todas las negociaciones era el tema del referéndum de independencia no solamente en Cataluña sino también en Euskadi, y en Galicia. Probablemente también en Navarra porque bueno los navarros será que se les olvidaron pero seguro que mañana ya están hablando del referéndum en Navarra también. Y sabiendo que nosotros, eso por una cuestión de principios, no lo vamos a aceptar. No creo que los asturianos o los extremeños estemos oprimiendo al pueblo catalán. Para solucionar el conflicto territorial del país lo que estamos promoviendo es una reforma constitucional, que voten todos los españoles, que voten todos los catalanes, en base a un acuerdo. Porque el derecho a decidir que defiende Podemos es el derecho a dividir, nosotros queremos que se vote un acuerdo que voten todos los españoles, una reforma constitucional y luego que voten los catalanes una reforma del estatuto que tendrá que haber.  De ahí no nos vamos a bajar, no queremos romper ni la cohesión territorial ni la cohesión social, porque lo primero va de la mano de lo segundo.

-Si formaran gobierno ¿cuál sería la primera prioridad?

-Siempre hemos dicho que lo primero que habría que hacer es derogar la reforma laboral e ir a un nuevo estatuto de los trabajadores que recuperara los derechos perdidos, negociando con los sindicatos. Pero también es importante poner en marcha cuanto antes todo lo relativo a la emergencia social, el ingreso mínimo vital, la lucha contra la pobreza energética y el plan de choque del empleo.

-El carbón ha entrado en la campaña asturiana después de la firma de un acuerdo con los agentes sociales en el que no ha estado Podemos ni IU.

-En los últimos meses hablamos del carbón varias veces en el congreso, yo fui portavoz del PSOE cada vez que se hablaba del carbón, ahí presenté una proposición sobre el céntimo verde.  A mí no me extraña ni la posición del Podemos ni ahora la de IU, el carbón nacional tiene enemigos poderosos que están sentados también en el congreso de los diputados, uno es el PP y el otro es Podemos que ha votado siempre, sistemáticamente, en contra de todo lo que beneficiara al carbón nacional. En España se queman 20 millones de toneladas de carbón al año, y se van a seguir quemando mientras llegue la transición energética, y de carbón autóctono sólo se queman tres, las otras 17 millones de toneladas vienen de Indonesia, de Sudáfrica, de Colombia? Nosotros y el sector, pedimos que entre que llega esa transición energética, la mayor parte del carbón que se queme sea autóctono, o que se amplíe el cupo. Esto se consiguió en las legislaturas de Zapatero con el real decreto de garantías de suministro que obligaba a las térmicas a quemar más carbón nacional. Nosotros no decimos que hay que acabar con el carbón de importación, porque hay térmicas que queman sólo carbón de importación y están preparadas para ese carbón y muchos trabajadores dependen de esas térmicas también, nuestro mix energético depende del carbón de importación. Lo que decimos es que hay que obligar a las térmicas a quemar más carbón nacional del que se quema actualmente, además de trabajar en la captura del CO2 que es lo que se hacía en La Pereda y que el PP abandonó, de todo lo que tiene que ver con el plan social y que el PP abandonó. De esto hablamos cuando hablamos del carbón en el Congreso y Podemos votó sistemáticamente en contra con argumentos peregrinos de todo tipo. Me quedo con lo que dijo Alberto Garzón en el Heraldo de Aragón la semana pasada, que no habían firmado el documento porque ellos querían salvar al planeta, era algo así. Al final el carbón nacional tiene la culpa del cambio climático mundial. Es increíble. Hay que recordar que en las negociaciones de Podemos con el PSOE en su documento exigían cerrar las térmicas y las minas, ahí se montó y lo retiraron pero esto no es de ahora. ¿Qué le ha pasado a IU? Pues que como fue un proceso de absorción y no de confluencia, se han plegado a lo que dice López de Uralde y Pablo Iglesias o la gente de Podemos. No sólo han perdido sus siglas sino que lamentablemente han perdido también su identidad. Quien lo ha dicho más gráficamente fue el alcalde de Pola de Gordón, «sabíamos que Podemos eran enemigos del carbón, lo que no sabíamos es que nos iban a obligar a los de izquierda unida a hacerlo también». En toda la zona de León ha habido dimisiones de alcaldes, de concejales, de coordinadores de IU porque se sienten traicionados por su partido, abandonados. Yo espero que al final la gente de IU recapacite, que uno podrá perder sus siglas pero lo que no puede perder es la coherencia y la identidad. Y espero que después de las elecciones defiendan el carbón nacional y no se posicionen con Podemos.

-En el debate a cuatro de los candidatos la cuestión de la violencia de género pasó casi sin mención.

-La igualdad en general sólo es una prioridad en la agenda política del PSOE, en el resto de partidos no les he escuchado una propuesta seria en materia de violencia de genero. Nosotros somos el partido feminista de este país, somos lo que hemos puesto encima de la mesa la ley contra la violencia de género, que hay que reformar porque es la mejor ley del mundo en esta materia pero ya tiene unos cuantos años y hay que incluir mejoras como el acompañamiento a víctimas que denuncian y luego retiran la denuncia o como los menores cuyo padre está condenando en sentencia firma, ese maltratador no puede tener la guardia y custodia de esos menores. El PP en estos cuatro años lo que ha hecho es reducir en un 21% los fondos para luchar contra la violencia de género, que cuando llegaron a los gobiernos de las comunidades autónomas lo primero que hicieron fue cerrar los centros de acogida, y quitar los recursos a las ONG. Para nosotros siempre ha sido una prioridad en ayuntamientos, en comunidades y en el gobierno nacional. Podemos habla continuamente de que hay que darle soluciones habitacionales a las mujeres víctimas de violencia, lo primero es desconocer bastante el sistema actual, al menos aquí en Asturias donde todas tienen una red de casas de acogida, incluso tenemos la Casa Malva, para ellas y para sus hijos. Pero es que no hablan de nada más, no de que para luchar contra la desigualdad hay que empezar desde la escuela, desde el ciclo de 0 a 3 años. Somos el 52% de la población y es muy triste que los líderes de los partidos no se acuerden de ello.      

Valora este artículo

3 votos
Comentarios

«Desde la pasada noche electoral, Pablo Iglesias ideó su estrategia de sorpasso al PSOE»