«Que el PSOE elogie ahora al PCE es un insulto a los comunistas, a los que despreciaron durante años»

Gerardo Iglesias, excoordinador general de Izquierda Unida, analiza el panorama electoral y reclama el voto para Unidos Podemos.

Gerardo Iglesias.Gerardo Iglesias
Gerardo Iglesias

Oviedo

Gerardo Iglesias fue secretario general del PCE y el principal impulsor de Izquierda Unida en 1986. Hoy es un partidario entusiasta de Podemos. Vive retirado de la vida pública por las graves secuelas de cinco operaciones de espalda: las que tuvo que padecer tras un grave accidente en la mina a la que volvió como picador tras dejar la política activa a finales de los ochenta; pero sigue con atención la actualidad y colabora con la formación morada tanto como su maltrecho cuerpo le permite. El acuerdo alcanzado con Izquierda Unida ha alegrado mucho a este veterano comunista que aspira a derribar un régimen «en crisis flagrante» que considera trufado de herencias franquistas, y considera un insulto las zalamerías que el PSOE dirige ahora a los bolcheviques españoles a fin de conseguir sus votos.

-Nuevas elecciones.

-Nuevas elecciones, sí. Y es en cierta medida preocupante, pero no hay que poner el grito en el cielo por que se repitan las elecciones. Ni siquiera si vamos a una tercera vez habrá que echarse las manos a la cabeza. Es mucho mejor repetir elecciones que vivir cuarenta años de dictadura.

-¿A quién cabe echarle la culpa de la repetición electoral?

-Al PSOE, que pudo formar Gobierno con Podemos y la abstención de algunos partidos nacionalistas pero no quiso. Intenta disfrazar su filibusterismo de muchas maneras, pero no cuela, como estamos viendo en el auge de Podemos que detectan las encuestas. La prueba más clara de que el PSOE no quería en ningún caso pactar con Podemos es lo que hizo en la constitución de la mesa del Congreso, donde negoció con Ciudadanos y con el PP la composición, los sueldos, etcétera, dejando fuera a Podemos. Para más inri, mandaron a cinco millones de españoles que votaron a Podemos al gallinero: una auténtica humillación y una provocación intolerable que señalaban claramente esa falta de voluntad de firmar acuerdos con Podemos que, por otra parte, algunos (Felipe González, Susana Díaz, varios barones) han manifestado con toda claridad. En Andalucía, Susana Díaz pactó con Ciudadanos cuando pudo haberlo hecho con Podemos.

-¿Qué está en juego en estas elecciones?

-Una lucha de gran envergadura por regenerar política y democráticamente este país, el primer paso de la cual ya se dio en diciembre poniendo en bancarrota el bipartidismo. El régimen del 78 está en una crisis flagrante, porque la corrupción no es sólo económica; no es sólo que unos cuantos saqueen las arcas del Estado, y la prueba la tenemos hoy con esas conspiraciones protagonizadas por el ministro del Interior. Tenemos un sistema que se basa todavía en herencias muy importantes de la dictadura. En la Transición no se democratizó ninguno de los aparatos del Estado: ni el policial, ni el judicial, ni el militar, ni la Administración en general, ni el capitalismo de amiguetes que se había formado a la sombra del favor del Caudillo. Nada se tocó y esta sociedad ha seguido siendo gobernada por el entramado franquista. Tenemos un Estado podrido. Corrupción la hay en muchos países, pero un Estado corrompido completamente no, y a eso hay que sumarle que llevamos cuatro años gobernados a golpe de decreto, lo cual es otra forma de corrupción, por un partido que, con las recetas del neoliberalismo puro y duro, ha emprendido un proceso de involución gravísimo que atenta contra los derechos y las libertades ciudadanas y ha mostrado una intransigencia total frente al problema plurinacional que hay en España. El PP trata de presentar una imagen de recuperación con determinados datos macroeconómicos, pero la realidad de la calle es muy distinta y lo que se avecina parece que va a ser peor, porque desde la Unión Europea nos están diciendo que hay que proceder a nuevos recortes. Hay que hacer frente a todo eso, hay que cambiarlo para que esta democracia no vaya quedándose cada vez más en papel mojado.

-Los rivales de Unidos Podemos agitan el discurso del miedo contra la coalición.

-El PP, el PSOE y Ciudadanos; todos están bombardeando a Unidos Podemos por tierra, mar y aire sin escatimar esfuerzos. Los principales medios escritos de este país sacan unos editoriales terroríficos: Venezuela, la ETA, es tremendo. A Podemos y a las confluencias habría que hacerles un monumento en este país, porque han facilitado canalizar el gran cabreo social hacia las instituciones y por lo tanto favorecer la estabilidad del país. Quienes atacan a Podemos son unos auténticos irresponsables. Hace pocos días leía un editorial de El Mundo que terminaba diciendo que Podemos viene a derruir las estructuras democráticas de este país. No, hombre, las estructuras democráticas de este país las están destruyendo por completo las políticas que está llevando a cabo el PP. También leía yo por ahí hace unos días que un grupo de bancos europeos expresaba su preocupación por el avance de Podemos, porque supuestamente con Podemos vendría el caos. ¡El caos lo han organizado ellos! La crisis la organizaron ellos dedicándose a políticas puramente especulativas en lugar de a inversiones productivas. El Estado ha tenido que empeñarse hasta el alma para rescatar a los propios bancos que generaron la crisis mientras expulsaban de sus casas a gente que tenía una hipoteca con ellos. Es una desvergüenza total.

-Si, como anuncian las encuestas, Unidos Podemos sobrepasa al PSOE y Pedro Sánchez debe decidir entre entronizar a Pablo Iglesias o investir, por activa o por pasiva, a Mariano Rajoy, ¿qué cree que va a hacer el partido socialista?

-Me gustaría muchísimo equivocarme, pero me temo que dentro del PSOE va a predominar la línea que quiere la Gran Coalición, es decir, que el PSOE facilite un Gobierno del PP con Ciudadanos. Que lo facilite votando sí o absteniéndose, tanto me da que me da lo mismo, porque el resultado será el mismo: hacer posible un Gobierno del PP después del desastre al que ha conducido a este país teniendo la posibilidad de formar un Gobierno de progreso. Lo pinte como lo pinte, el PSOE se hará el harakiri si va por ese camino después de estar dando la matraca durante meses con que Podemos imposibilitaba el cambio. Al país le harán un daño enorme, pero se lo van a hacer mayor a ellos mismos.

-¿Cómo justificarán ese pacto?

-Hasta ahora se han excusado en la posición supuestamente independentista de Podemos pese a que Podemos nunca ha dicho ser independentista, sino todo lo contrario: lo que quiere es resolver por la vía del diálogo el problema de Cataluña, que es un problema real y no es un problema que se creara ayer, sino uno histórico que viene de mucho tiempo atrás y que en todo caso se ha ido agravando debido al acoso del nacionalismo español. Se habla mucho del nacionalismo catalán, pero hay un nacionalismo español que deja mucho que desear. Yo recuerdo cuando, todavía no hace mucho, se extendió por ahí la idea de boicotear los productos catalanes. Y recuerdo que el nuevo estatuto de Cataluña no solamente fue mutilado seriamente en el Parlamento sino que fue enviado al Constitucional y el Constitucional se lo cargó. ¿Quién lo envió? El PP. Se quiera o no se quiera, este país es plural, este país es diverso y el Estado español llevará muchos años existiendo sobre el papel, pero en la práctica es una agregación de reinos y comunidades que nunca han renunciado a su identidad. Ese problema hay que resolverlo. De todas maneras, Podemos acaba de anunciar que deja de considerar una línea roja el referéndum de autodeterminación, así que el PSOE se queda sin excusa. Tampoco tiene otra que utilizó Sánchez en esta legislatura fallida: la de que la izquierda no reunía los suficientes votos para formar un Gobierno. Según las encuestas, ahora parece que sí será posible. Sin embargo, estamos ya en la recta final de las elecciones y no hay forma humana de que el PSOE diga de forma clara con quién va a pactar.

-Se dice que Podemos es lo que usted quiso en 1986 que fuera Izquierda Unida, y no consiguió.

-En alguna medida, y salvando las distancias, sí. Podemos surge al calor del 15-M y de los movimientos sociales: las mareas, la lucha contra los desahucios, etcétera. Izquierda Unida, sin embargo, nació en torno a la movilización contra la entrada de España en la OTAN y en aquel momento no tuvimos la visión de intentar incorporar, como sí se ha hecho ahora, a los activistas sociales a la coalición, que se formó como una suma de pequeños grupos. Pero más allá de esa diferencia, sí que hay paralelismos. Izquierda Unida no nacía como un mero instrumento electoral para superar al PSOE, sino como un proyecto serio que pretendía superar los límites de los partidos tradicionales abriéndose a nuevas fuerzas, como decíamos entonces, y disolviendo un partido comunista que ya no tenía muchas posibilidades después de cuarenta años de anticomunismo en este país y de que ocurriera lo que ocurrió en la Unión Soviética con el estalinismo y la crisis de un sistema que acabó derrumbándose por su propio peso, su exceso de burocracia y su falta de libertades. Hoy se habla de transversalidad, y en aquellos momentos ya decíamos que las fronteras ideológicas no estaban tan marcadas como setenta o cien años atrás, que se habían producido muchos cambios y que los partidos tradicionales de la izquierda se asentaban fundamentalmente en las grandes concentraciones de trabajadores que había originado la primera revolución industrial, pero que ahora eso estaba dejando de existir, y había que ir hacia una confluencia de izquierdas pero novedosa tanto en su proyecto organizativo como en su discurso político. Y decíamos que había que ir a una democracia mucho más participativa que la de votar cada cuatro años y que mientras tanto nuestros representantes hicieran lo que quisieran; que había que articular otras medidas de participación social y que era posible articularlas.

-¿Por qué entonces no fue posible aquel proyecto?

-No fue posible porque la inercia de la cultura comunista era demasiado fuerte: al final, el PCE siguió siendo la fuerza prioritaria dentro de Izquierda Unida y muy pronto esa coalición que aspiraba a abrirse y a configurar una alternativa abierta desde posiciones de izquierda y progresistas terminó convirtiéndose en un partido tradicional más. Yo, de hecho, me desvinculé de Izquierda Unida por eso. Cuando mi proyecto fracasó y volví a Asturias desde Madrid, me propusieron encabezar la lista a las autonómicas de 1991, y yo dije que sí pero con dos condiciones: no ser un candidato designado a dedo, sino un candidato más entre otros para que eligiera la militancia, y que el programa fuera elaborado en un debate abierto con todos los movimientos sociales, sindicales, vecinales, etcétera. Me dijeron que estaba loco y me fui. Afortunadamente, lo que yo no pude hacer lo ha conseguido hacer Garzón. Es de lamentar que hayan tenido que pasar treinta años, pero yo desde luego le felicito. Le felicito que haya tenido la paciencia de soportar una oposición seria dentro de la propia Izquierda Unida. Cuando Podemos se lanzó a la arena política, propuso a Izquierda Unida hacer primarias y concurrir juntos a las elecciones. La respuesta de Izquierda Unida fue que eso de las primarias era una cosa de los americanos. No entendían nada. Que Garzón y toda una serie de gente que tiene una comprensión mucho más clara de lo que está pasando y entiende que lo importante no es la bandera y las siglas sino construir algo nuevo es muy de celebrar.

-¿Cree que el acuerdo entre Podemos e Izquierda Unida debe ser meramente electoral, o que debe caminarse hacia una fusión de las dos fuerzas?

-Yo creo que sí, que debe ser más que un acuerdo electoral. Creo que lo va a ser. Creo que está en marcha la configuración de una alternativa potente desde la izquierda y que quienes dicen que eso es una jaula de grillos, porque abarca a muchas organizaciones, no entienden nada. La pluralidad que representa hoy el bloque Unidos Podemos, con Podemos, Izquierda Unida, Compromís, En Comú Podem, las mareas gallegas, etcétera, es algo extraordinario, y creo que cada vez se va a ir fraguando una mayor unidad que se llamará Unidos Podemos o se llamará de otra manera, pero que terminará cuajando en una alternativa sólida. Izquierda Unida debe ser parte de ese proceso, por supuesto, pero yo creo que es importante que el PSOE se sume también y que no se haga el harakiri entregándose a la derecha y deshonrando y despreciando así a los que desde su partido lucharon tanto en la guerra civil y en la lucha por los intereses de los trabajadores.

-Pedro Sánchez y Susana Díaz sorprendían en el ecuador de la campaña lanzando encendidos elogios a los comunistas españoles y a la trayectoria de lucha del PCE con el fin de pescar votos en el caladero de votantes de Izquierda Unida descontentos con el pacto con Podemos. ¿Cree que surtirá efecto esa táctica?

-No va a surtir efecto, porque es una inaceptable impostura. Es de una falta de vergüenza total. Yo estuve en el parlamento español y fui secretario general del PCE y tuve, por tanto, relación con el PSOE, y puedo decir en primera persona y porque lo he vivido que el desprecio del PSOE hacia las minorías y concretamente hacia el partido comunista ha sido tremendo. Ni un gesto de respeto y consideración hacia los comunistas ha tenido el PSOE en todos estos años, especialmente con Felipe González, así que que salgan ahora con esa cantinela es vergonzoso; un insulto a los comunistas. Mejor se dedicaban a recuperar los valores del socialismo tradicional que a querer mantener la fuerza del PSOE a base de triquiñuelas. Pero ya lo decía Alberto Garzón estos días: hasta que se constituyó Unidos Podemos, Garzón era un chico majo al que los grandes medios de comunicación trataban con bastante consideración, pero desde el justo momento en que se unió a Podemos, como eso hace más posible una alternativa fuerte que supere al PSOE e incluso al Partido Popular, pasaron a darle.

-¿Qué le parece, en contrapartida, que Pablo Iglesias defina ahora el proyecto de Podemos como socialdemócrata?

-Me parece bien, porque entiendo que la socialdemocracia de la que habla Iglesias no es la socialdemocracia de la que habla Sánchez o de la que habla Felipe González o de la que habla Susana Díaz, y porque desde un planteamiento estrictamente izquierdista no es posible articular una alternativa de poder en este país. Dentro de Podemos hay socialistas, hay socialdemócratas, hay simplemente progresistas, hay comunistas, etcétera, y yo hoy me defino como un hombre de izquierdas sin más. Pero todos, lo mismo el progresista que el comunista que yo, que no soy militante de Podemos pero colaboro desde el primer momento con el proyecto desde mis escasísimas posibilidades, hemos conseguido reunirnos en torno a un mismo programa. Eso es lo importante: defender un programa, no tal sigla ni tal bandera.

-¿Cómo valora la figura de Pablo Iglesias en general? ¿Lo conoce personalmente?

-He tenido alguna conversación telefónica con él, pero en persona no he tenido todavía el gusto de saludarlo. Lo conozco como todo el mundo: por los medios de comunicación. Y su figura, yo prefiero interpretarla de acuerdo a los resultados. Se dice que a veces tiene actitudes demasiado agresivas, demasiado arrogantes, etcétera, pero es que en este país hemos tenido demasiados años de guante blanco entre los dos grandes partidos. Yo estuve en el parlamento y allí había que usar el guante blanco: un lenguaje muy suave, muy modelado por los intereses del establishment. Es normal que sorprenda que de repente entre una nueva fuerza política hablando claro y diciendo, por ejemplo, aquello la cal viva. ¿Fue oportuno decirlo? No lo sé. Lo que sé es que no contó ninguna mentira, y a mí lo que me importa de Pablo Iglesias o de cualquier otro representante es que no mienta. Sus formas gustarán más o menos, pero Pablo Iglesias es transparente. Yo he leído ya unos cuantos artículos escritos por profesionales de la sociología y la politología analizando la figura de los nuevos líderes políticos y todos coinciden en lo mismo: aquél en el que hay menos distancia entre la persona y el personaje es Pablo Iglesias. Hay más postureo, más marketing, en todos los demás. Por cierto, otra cosa que creo que hay que reconocerle una gran capacidad de escuchar. Tengo que reconocerlo yo, que le critiqué personalmente ese concepto de partido vertical que pareció triunfar cuando se confeccionaron las listas de todas las provincias desde Madrid. Fíjate cuánto han cambiado las cosas: Echenique, que era de los más críticos, está hoy de secretario de Organización, e Iglesias, junto con su equipo, ha sido capaz de integrar en un mismo proyecto a En Marea, a Compromís, etcétera. Eso no lo hace una persona autoritaria o arrogante.

-El pacto firmado entre Podemos e Izquierda Unida despertó grandes reticencias en sendos sectores de ambas formaciones. Los críticos de Izquierda Unida abominan de la indefinición ideológica de Podemos y los de Podemos, capitaneados por Íñigo Errejón, recelan de asociarse a un proyecto que consideran fracasado. ¿Entiende esas reticencias?

-Son naturales en un fuerza democrática: siempre va a haber contradicciones internas. Es en las fuerzas autoritarias donde no las hay, y ése no es nuestro modelo.

-El año pasado se dijo que Podemos le había ofrecido ser cabeza de lista a las elecciones por Asturias. ¿Fue así?

-Sí, sí, sí, sí. Yo empecé a colaborar modestamente con Podemos y en un momento dado me lo ofreció Daniel Ripa, con quien ya tenía relación de antes. Lo rechacé por dos razones: la primera, que, hombre, lo de volver a la política activa a mis años ya no me entusiasma mucho, y creo que liderar esta etapa le corresponde a la gente más joven, que sabe interiorizar mejor todo lo que está pasando en el día de hoy. Y la segunda y fundamental, mi situación física. Llevo cinco operaciones de mucha envergadura y me han quedado secuelas que me condicionan muchísimo.

Comentarios

«Que el PSOE elogie ahora al PCE es un insulto a los comunistas, a los que despreciaron durante años»