La Universidad pedirá para septiembre el certificado de penales a decenas de profesores

ASTURIAS

PACO RODRÍGUEZ

Los profesores que impartan clase a menores de edad deben acreditar que carecen de antecedentes por delitos sexuales. La documentación tiene que estar lista en septiembre

24 jun 2016 . Actualizado a las 08:18 h.

El curso 2016/2017 comenzará en la Universidad de Oviedo el próximo 12 de septiembre. Ese día todos los profesores, ya sean asociados, titulares o catedráticos, que imparten clases en primer curso tendrán que haber acreditado que no cuenta con antecedentes por delitos sexuales. El nuevo Rectorado trabaja a contrarreloj para dar cumplimiento a este nuevo requisito aprobado por el Ministerio de Educación y acordado con las comunidades autónomas, que forma parte de la Ley de Protección a la Infancia y a la Adolescencia. La normativa obliga a que los profesionales que estén en contacto con menores de 18 años certifiquen la limpieza de su expediente.

La Universidad de Oviedo todavía no sabe cómo va a dar cumplimiento a este requisito pero trabaja sobre varias opciones. Podría combinar dos alternativas. La primera es que los docentes entreguen un certificado de penales, lo que tendría un coste económico para ellos. También pueden dar acceso a que la institución para que consulte sus datos personales, en el Registro Central de Delincuentes Sexuales, a través de una plataforma habilitada por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas. Estos dos caminos son los mismos que ha utilizado la propia Consejería de Educación del Principado para los profesionales que ejercen en todos los ciclos no universitarios.

El verano es uno de los principales obstáculos a salvar. La Universidad está casi de vacaciones. Además, hay docentes que aprovechan estas fechas para realizar estancias en el extranjero. Otro problema añadido es que hay una convocatoria de contratación en marcha y muchos de los seleccionados tendrán que impartir clases en primero, así que los tiempos con los que trabaja la institución son muy ajustados. Fuentes del Rectorado han explicado que van a cumplir con la ley pero que todavía no está decidido la fórmula que utilizarán para conseguir que todos los docentes que impartan asignaturas de primero, en las que puede haber alumnos matriculados que no hayan cumplido la mayoría de edad, entreguen la documentación necesaria. 

La Administración educativa asturiana ya tiene todo el trabajo adelantado para las etapas no universitarias. De hecho, la Dirección General de Personal Docente publicó en marzo una resolución en la que especificaba cómo iba a aplicar los cambios exigidos por esa ley de protección del menor. Todo el profesorado de todas las etapas, ya sean fijos o interinos, deberá acreditar que no tienen los antecedentes penales por delitos sexuales. Los propios trabajadores elegirán la mejor fórmula para ellos. Puede autorizar a la consejería realiza la consulta en el Registro Central de Delincuentes Sexuales o entregar su certificado, que puede pedir por diferentes fórmulas, presencial, por correo o a través de internet. Este requisito ya está dentro de la última convocatoria de oposiciones que se está celebrando en la actualidad.

.