IU lleva a la Junta las jornadas de «agonía y estrés» que sufren las «kellys»

La coalición presenta una proposición no de ley para detener el progresivo deterioro de las condiciones laborales de las camareras de piso


Redacción

El grupo parlamentario de Izquierda Unida (IU) defenderá en el pleno de esta semana una proposición no de ley con el objetivo de detener el progresivo deterioro de las condiciones laborales de trabajadores de la limpieza los hoteles. El diputado Ovidio Zapico ha presentado la iniciativa este miércoles y ha manifestado que la misma busca aprobar medidas que permitan mejorar la situación de los trabajadores, con la derogación de las reformas laborales y darle visibilidad a un colectivo especialmente silenciado. Las camareras de pisos, coloquialmente conocidas como kellys, se enfrentan a jornadas maratonianas para, en un tiempo récord, lograr hacer una media de entre 20 y 26 habitaciones al día, en ocasiones incluso 32 habitaciones, como había informado La Voz de Asturias.

Así, en la proposición pide al Consejo de Gobierno de Asturias para que inste al Gobierno del Estado a derogar la reforma laboral de 2012 como uno de los elementos esenciales del deterioro del sector y, además que la propia administración asturiana intensifique la vigilancia para el cumplimiento de las condiciones laborales de las camareras de pisos de los hoteles. Zapico ha destacado la total precariedad de un colectivo formado mayoritariamente por mujeres, que se ven obligadas a llevar a cabo jornadas de trabajo maratonianas.

«Hablamos de mujeres que tienen que atender unas 20 habitaciones al día y que en algunos casos cobran menos de dos horas por habitación», ha indicado Zapico, que ha asegurado que las trabajadoras hablan de jornadas laborales de «agonía y estrés». En opinión de IU, los problemas del sector se ven agravados por la política de las cadenas hoteleras inmersas en una «loca carrera» de captación de clientes bajando los precios y como consecuencia los salarios de los trabajadores.

Comentarios

IU lleva a la Junta las jornadas de «agonía y estrés» que sufren las «kellys»