Más de 14.000 asturianos han solicitado el certificado de no tener delitos sexuales

El documento es un requisito imprescindible para poder trabajar con menores en España, tanto de manera profesional como voluntaria


Redacción

No tener antecedentes por delitos sexuales es un requisito imprescindible para poder trabajar en España con menores desde la entrada en vigor del Registro Central de Delincuentes Sexuales el pasado 1 de marzo. El certificado negativo que se expide es obligatorio a la hora de trabajar, tanto de manera profesional como voluntaria. En Asturias, más de 14.00 personas han solicitado este documento, de forma directa o indirecta, a la hora de poder trabajar con menores. La cifra se queda corta ya que no se contabilizan las peticiones realizadas a través de Internet ni las realizadas en muchos ayuntamientos y organismos habilitados para conceder esta acreditación.

De las 14.000 solicitudes registradas hasta el 30 de junio, 7.207 se han llevado a cabo a través de la Plataforma de Intermediación de Datos en la Gerencia Territorial de Oviedo, según fuentes del Ministerio de Justicia. A través de esta plataforma, la propia administración obtiene, con permiso del solicitante, los posibles antecedentes del trabajador. De manera presencial, se han registrado de manera presencial en la Gerencia Territorial de Oviedo 5.389 peticiones. En los ayuntamientos se han contabilizado al menos 107 solicitudes, mientras que a Dirección general de Informática de Asturias ha registrado 1.347.

En España, se han emitido más de 870.000 certificados, de los cuales el 0,03 han sido calificados como positivos en delitos sexuales. Del total de los documentos demandados,  537.642 se realizaron a través de la plataforma de intermediación de datos. El resto fue solicitado directamente por el ciudadano a través de la Sede Electrónica del Ministerio de Justicia, la Carpeta Ciudadana y de manera presencial.

En el Registro Central de Delincuentes Sexuales es un mecanismo en el que se incluyen los datos  de la identidad y del perfil genético de las personas condenadas mediante sentencia firme por los delitos contra la libertad e indemnidad sexual y trata de seres humanos con fines de explotación sexual, incluida la pornografía. Con este sistema se pretende facilitar la prevención, la investigación y persecución de tales delitos y pretende evitar que quienes sean condenados en sentencia firme puedan realizar actividades o ejercer profesiones u oficios en contacto con menores. En este registro se encuentran inscritos tanto adultos como menores. Los adultos autores de delitos sexuales figurarán en él durante 30 años, tiempo en el que no podrán trabajar en nada relacionado con este colectivo. Los menores de edad dejarán de figurar en el mismo una vez que hayan transcurridos diez años desde que cumplan los 18 años. También las entidades en las que se va a trabajar con menores pueden solicitar el certificado negativo -para acreditar que se carece de antecedentes- de sus trabajadores de forma conjunta, previo consentimiento expreso de éstos.

Desde la entrada en vigor del Registro Central de Delincuentes Sexuales el pasado 1 de marzo, en Asturias había 864 condenados en sentencia firme como autores de este tipo de delitos. En total, en la región se han registrado 999 delitos sexuales, entre los que se encuentran violaciones, agresiones sexuales, abusos, pornografía infantil, acoso, explotación sexual y corrupción de menores. Asturias es la decimotercera comunidad con mayor número de delitos sexuales. Andalucía lidera el ranking  con 8.500 y 7.014 condenados respectivamente. Las comunidades con menor número de condenados por este tipo de delitos son Ceuta, Melilla y La Rioja, con 143, 179 y 303, respectivamente. En España se contabilizan un total de 40. 782 delincuentes sexuales, 2.931 de ellos menores.

Comentarios

Más de 14.000 asturianos han solicitado el certificado de no tener delitos sexuales