Podemos comunica que ve «difícil» llegar a un acuerdo fiscal con el Principado

La formación morada cree que Gobierno regional sigue mirando al PP en fiscalidad. El PSOE confía aún en conseguir un pacto

Enrique López y Lorena Gil
Enrique López y Lorena Gil

Oviedo

La primera reunión que han mantenido el Gobierno regional y el PSOE con Podemos para abordar la reforma del modelo fiscal ha constatado la falta de sintonía entre ambas formaciones que caracteriza la actual legislatura. Mientras que el PSOE ha intentado aportar optimismo a la posibilidad de un acuerdo, la formación morada ve difícil llegar a un pacto, ya que considera que el Ejecutivo asturiano sigue mirando al PP en materia de impuestos.

Tras dos horas de reunión en la sede de la Junta General del Principado, el portavoz socialista, Fernando Lastra, ha destacado el tono cordial del encuentro, en el que también estuvo presente la consejera de Hacienda, Dolores Carcedo, y ha asegurado que, de seguir en esa línea, es fácil que pueda lograrse un acuerdo con IU y Podemos.

Sin embargo, la diputada de esa última formación Lorena Gil ha advertido de que «es difícil avanzar en materia fiscal mientras (el presidente del Principado), Javier Fernández, siga mirando al PP al hablar de pactos fiscales».

Para la portavoz de Podemos, el PSOE no se plantea acometer una reforma «que tenga más que ver con una política basada en la redistribución y en la progresividad que en hablar de bajar o subir impuestos».

«Creemos que Asturias necesita una reforma fiscal moderna al servicio de la mayoría social y que sea un punto de apoyo más en la reactivación económica y en la creación de empleo», ha subrayado la diputada de Podemos, que mantiene que los impuestos «no deberían ser un mecanismo que recaude a quienes más han sufrido con la crisis mientras financia los privilegios de una minoría influyente».

Gil ha trasladado al Gobierno y el PSOE su propuesta de reforma, básicamente la misma que ya trasladó el pasado otoño durante la negociación de los presupuestos regionales y en la que planteó cambio en cinco impuestos.

El Gobierno les ha entregado a su vez varios cambios en distintos impuestos, si bien la parlamentaria de Podemos ha evitado pronunciarse sobre su contenido o sobre si ha observado algún cambio de actitud en la Consejería de Hacienda.

En principio, a lo largo de agosto se intercambiarán información más detallada sobre las propuestas de ambas partes, que volverán a reunirse a principios de septiembre.

De momento, no está prevista ninguna reunión en la que estén presentes tanto representantes de Podemos como de IU, formación con la que la consejera, Dolores Carcedo, también se reunirá a finales o principios de septiembre.

«Hemos quedado en intercambiar opiniones», ha señalado Lastra, que se ha mostrado sorprendido de las críticas lanzadas por Gil porque durante la reunión «hablaron de cosas concretas y el Gobierno se comprometió a estudiar todas ellas».

También hablaron de cuestiones generales, como una eventual negociación del sistema de financiación autonómico, del fraude, de la preocupación que ambos tienen por controlar la evasión de impuestos o sobre la armonización y cultura fiscal.

Lastra ha asegurado que han encontrado en Podemos una «actitud constructiva» y que, tras hacerles llegar, básicamente, las mismas propuestas que el pasado otoño, el Gobierno va a hacer distintas simulaciones y analizar cada propuesta.

«No hemos puesto limitación a hablar de ninguna cosa», ha insistido Lastra, que considera que «si se mantiene la negociación en este tono, va a ser fácil» que todos compartan la misma información y que puedan lograr «posiciones comunes que definan un acuerdo».

De hecho, se ha mostrado convencido de que las propuestas del Gobierno, las de IU y las de Podemos tienen encaje entre sí y que sobre ellas puede encontrarse «el mínimo, o el máximo común denominador».

Podemos ha plantado modificaciones en el tramo autonómico del IRPF para reducir la presión sobre los que ganan menos de 60.000 euros, y una modificación de la escala del impuesto de patrimonio, así como la reducción de los tipos impositivos del 8 al 6,5 por ciento en el impuesto de transmisiones patrimoniales por debajo de los 150.000 euros.

La corrección del «error de salto» en el impuesto de sucesiones y la rebaja del 25 por ciento en el impuesto sobre los hidrocarburos, conocido como céntimo sanitario, son algunas de las propuestas defendidas por Podemos.

Izquierda Unida, que se reunió con el Gobierno el pasado 15 de julio, también quiere que se introduzcan cambios en el impuesto de sucesiones, que se revisen las exenciones vigentes en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), que se implante media docena de impuestos ambientales y se refuerce la lucha contra el fraude fiscal.

Comentarios

Podemos comunica que ve «difícil» llegar a un acuerdo fiscal con el Principado