Los guías turísticos, en pie de guerra por el intrusismo laboral

El sector denuncia que el Principado conoce la situación pero «pasa» de tomar medidas. Reclama la actuación de la policía. Pone como ejemplo la gestión que se hace en Cantabria


Redacción

El turismo asturiano está en auge y, con ello, los puestos de trabajo relacionados con el sector. Uno de los más beneficiados es el gremio de los guías turísticos, que han aumentado su actividad aproximadamente un 15% en el último año en palabras de René García, presidente de la Asociación de Guías de Asturias. Pero no todo es mejoría, sino que los guías están enfrentándose a otro tipo de problemas, entre los cuales destaca el intrusismo laboral. Desde la asociación se solicita el control y regularización de aquellos que ejercen en Asturias, infructuosamente. Los guías aseguran que el Principado y la policía conocen la situación pero «pasan» de atajar la cuestión. «El intrusismo laboral es un problema tradicional del sector que ahora ya no es solo a nivel local, porque aquí nos conocemos y sabemos quién está acreditado y quién no», afirma el presidente de la asociación.

En primer lugar, hay un tipo que procede de fuera de las fronteras españolas ya que, según René García, ha «aumentado mucho» el intrusismo de extranjeros. «Vienen numerosos grupos de polacos, rusos o alemanes que llegan con su guía acompañante explicando y eso, en Oviedo, no puede ser, ya que para ejercer aquí se ha de ser guía oficial. Los extranjeros creen que Oviedo no tiene prácticamente nada, que no hace falta un guía oficial, y están muy equivocados», comenta. Añade que se «excusan en el idioma para no solucionar el tema». La clave para entender este conflicto radica en diferenciar la figura del guía acompañante durante del viaje de la del guía oficial, ya que en los sitios turísticos «fuertes» es obligatorio este último para poder mostrar los monumentos o lugares declarados Bienes de Interés Cultural (BIC).

Al parecer, la policía tampoco toma cartas en el asunto, a pesar de las peticiones de la Asociación de Guías de Asturias. «La policía no hace nada. Hemos pedido que actúe pidiendo documentación, acreditación y tomando las medidas necesarias» asegura el guía. Las multas por ejercer sin acreditación pueden ascender a cantidades de 3.000 euros. «Son las sanciones que están poniendo en sitios como Santillana del Mar (Cantabria), donde la policía sí que está asumiendo un papel activo en el control de este tipo de intrusismo laboral. Solamente exigimos que se cumpla la ley», afirma.

Otros tipos de intrusismo

A esta cuestión se une otro problema añadido, este de procedencia autonómica. Si se quiere ejercer, es necesario conseguir el carnet de guía turístico. Para obtener dicha acreditación hay que superar un examen que convoca el Principado, además de cumplir varios requisitos como son el tener una carrera universitaria y superar cuatro exámenes: dos de idiomas y otros dos de contenidos. Hay acreditados con carnet oficial de guía pero que están ejerciendo sin estar legalmente establecidos. «Es un problema grave, ya que aunque tengan este carnet están trabajando con autocares, grupos grandes de gente... Si no están dentro de la legalidad con su alta en autónomos, su seguro, etc. y ese autocar tiene un accidente, ¿qué pasa?», se pregunta. En muchas ocasiones, la agencia de viajes o los clientes particulares desconocen la situación. Además, los guías que no están legalmente establecidos cuentan con una enorme ventaja a su favor: el precio. «Si una persona me llama a mí y le digo una cifra pero luego llama a uno de ellos y le dice la mitad, porque no tiene gastos de ningún tipo, el cliente elige al otro ignorando que a pesar de tener carnet actúa desde el marco de la ilegalidad», denuncia el máximo responsable de la asociación.

Según René García, el Principado «lo sabe y no lo controla». En la página web de turismo del Principado, aparecen los acreditados pero no hay distinción entre los legalmente establecidos y los que no. «No puedes publicar y promocionar en una web pública de la administración a gente que no trabaja dentro de la legalidad. Si vas a contratar a un guía es normal que compruebes antes si el que te interesa es bueno. Así que los clientes entran a ver el listado y si aparece se fían, como es lógico, de lo publicado en una página web oficial de la administración», expone.

El presidente de la asociación designa al Principado como «responsable subsidiario» de cualquier cosa que pueda ocurrir. «Ellos dicen que no lo son, pero evidentemente nosotros no lo vemos así cuando, indirectamente, están fomentándolo. Tampoco puede ser que otros estemos manteniendo con impuestos este tipo de plataformas y que otros, que no lo hacen, se aprovechen de ellas», comenta con indignación. La asociación de guías exige que se retiren los nombres de aquellos que no están legalmente establecidos, proponiendo que cada varios meses, o el periodo que corresponda, hagan un control para saber quiénes son aquellos que tienen todo en regla, pero García asegura que «pasan de todo».

El consistorio busca activar el turismo

Por otro lado, el Ayuntamiento de Oviedo está sopesando diferentes medidas para darle un impulso turístico a la ciudad, motivo por el cual realizó esta semana una reunión entre la Concejalía de Turismo y los diferentes sectores, entre ellos los guías. Según René García, el ayuntamiento tiene mucho interés en mejorar la situación, que está «totalmente abandonada», y planifica hacer muchas cosas para que Oviedo destaque, «sobre todo a partir de septiembre». «Por nuestra parte, hemos demandado que se produzca una adecuación de los recursos turísticos, paradas de autobús habilitadas para grupos. También solicitamos que se adecente el casco antiguo y que haya muchas actividades en verano. Necesitamos que la ciudad tenga atractivos», concluye.

Valora este artículo

6 votos
Tags
Comentarios

Los guías turísticos, en pie de guerra por el intrusismo laboral