Nueva documentación probaría que Villa nunca sufrió el accidente minero por el que cobra pensión

Interviú publica una información en la que asegura que Hunosa falsificó tres partes para que el exlíder sindical cobrara la máxima jubilación por invalidez

El secretario general de SOMA-FIA-UGT, José ángel Fernández Villa, durante su intervención en la XXXII Fiesta Minera.
El secretario general de SOMA-FIA-UGT, José ángel Fernández Villa, durante su intervención en la XXXII Fiesta Minera.

Redacción

Nuevo episodio en el caso Villa. La revista Interviú pone en tela de juicio la legalidad de la pensión que cobra el que fuera diputado, senador y hombre fuerte del SOMA-UGT y asegura que la empresa pública Hunosa falsificó tres partes para conseguir que el exlíder sindical cobrara la máxima jubilación por invalidez. El rumor sobre el carácter ilícito de su jubilación circula desde hace años por la región, pero según la información publicada por la revista, existen pruebas que lo demuestran. Villa cobraría en la actualidad una pensión neta de más de 2.500 euros mensuales.

El exlíder sindical del SOMA-UGT cayó en desgracia en el año 2014 cuando intentó aprovecharse de la amnistía fiscal de Mariano Rajoy para lavar 1,4 millones. Villa argumentó en ese momento que su fortuna procedía de una herencia familiar. La Guardia Civil y la Fiscalía investigan el origen de ese dinero, aunque ahora se añade un nuevo capítulo a su rocambolesca historia al frente del sindicato. Según Interviú, Hunosa habría falsificado los partes médicos para facilitar la concesión de una pensión que Villa lleva cobrando desde hace más de 20 años. El empresario y escritor, José Ramón Gómez Fouz, ha recopilado, según la revista, información que demuestra que las pruebas aportadas para acreditar su invalidez son falsas y que el accidente laboral por el que consiguió la jubilación no fue tal. La revista sostiene que tiene en su poder documentación que acredita que la Hunosa «fabricó» tres versiones diferentes del informe.

El primer parte de trabajo, siempre según la versión de Interviú, firmado el 11 de octubre de 1995 por el jefe de personal del Pozo Candín, señala que Villa sufrió una «recidiva» (recaída o repetición) de un «accidente» que sufrió en la fiesta minera de Rodiezmo del año anterior cuando «se desprendió una caja de sidra de un camión, golpeándole en la cabeza». En el segundo parte, emitido dos días después, desaparece la mención a la fiesta minera. El parte de Hunosa indica que el líder minero sufrió esa recaída del viejo accidente mientras trabajaba en el Pozo Candín: «al levantar una mamposta sintió un dolor en la espalda», especifica. La tercera versión del accidente, la que finalmente se entregó como válida y sirvió para que al líder sindical minero se le otorgara la pensión máxima de invalidez, señala que «resbaló por una escalera y cayó, flexionando y rotando la columna, golpeándose contra la propia escalera».

Un escrito anónimo enviado a Gómez Fouz por un empleado de Hunosa es el que le permitió el acceso a la documentación. Las palabras de ese anónimo son contundentes. «Me ordenan que invente la descripción del accidente, cosa que hago». Además, añade: «Nunca hubo tal accidente, simplemente Villa se operó de una hernia discal por un problema que tuvo en la fiesta minera de Rodiezmo del año anterior en el que unas cajas de sidra se desprendieron de un camión y golpearon al líder sindical».

Comentarios

Nueva documentación probaría que Villa nunca sufrió el accidente minero por el que cobra pensión