La derecha asturiana tantea su reunificación

Tras las llamadas a unirse de Esperanza Aguirre, el PP recuerda la posibilidad de hacer mociones de censura en ayuntamientos y Foro reivindica su autonomía local

Mercedes Fernández y Cristina Coto, tras el acuerdo de coalición en diciembre
Mercedes Fernández y Cristina Coto, tras el acuerdo de coalición en diciembre

Redacción

Después de largos años de desencuentros, la derecha asturiana (escindida en PP y Foro después de la creación del partido de Francisco Álvarez-Cascos para los comicios autonómicos de 2011) comienza a tantear su reunificación. La última en hacer un llamamiento a unificar fuerzas ha sido la expresidenta de la comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre quien, en declaraciones a la televisión autonómica asturiana, señaló que consideraba «una pena que PP y Foro se dividieran en su momento» por lo que «todo lo que sea unir me parece bien». Respecto a la posibilidad de que ambos grupos concurrieran unidos a las próximas elecciones autonómicas, Aguirre indicó que no sabía a ciencia cierta si sería posible «pero espero que sí».

Poco a poco comienza a fraguar la perspectiva de que ambos partidos de centro derecha se reúnan en una fuerza común. En ello ha pesado especialmente la coalición lograda para acudir a las dos últimas convocatorias generales (tanto el 20 de diciembre como el 26 de junio) en las que el candidato de Foro, Isidro Martínez Oblanca, ocupó el número dos de la lista encabezada por la popular Susana López Ares. En ambas elecciones, la unión de los dos partidos les permitió alzarse con una victoria holgada en Asturias y con tres de los ocho escaños en disputa en el Congreso. El triunfo del pasado mes de junio, con 207.811 votos para la coalición PP-Foro por delante de los 146.336 obtenidos por el PSOE llevaron ya desde la misma noche del recuento a la presidenta del PP asturiano, Mercedes Fernández, a augurar una victoria similar en el ámbito regional.

A la pregunta de este diario sobre una valoración de las palabras de Esperanza Aguirre, fuentes del PP asturiano destacaron que se remitían a las declaraciones realizadas en este sentido con anterioridad por parte de Mercedes Fernández. La dirigente popular, que este miércoles participa en el Comité Ejecutivo Nacional del PP que decidirá sobre las propuestas de Ciudadanos de cara a la negociación de la investidura de Mariano Rajoy, apuntó en varias ocasiones la necesidad de trasladar los acuerdos firmados en el pacto de coalición para las generales al ámbito municipal. En concreto, el pasado mes de julio, la presidenta del PP asturiano citó los casos de los concejos de Villaviciosa, Cangas del Narcea y Ponga donde existiría la posibilidad de desalojar a los tres alcaldes socialistas que rigen los municipios. Sin embargo, ese deseo no ha pasado de la mera expresión de voluntad. De hecho, en varios municipios los concejales de Foro se han mostrado muy reacios a unir fuerzas con los populares y, en ocasiones, han sido expedientados y expulsados del partido por ese motivo.

Sí, realizó una valoración de las palabras de Aguirre la presidenta de Foro Asturias, Cristina Coto, quien, en declaraciones a la agencia Europa Press, señaló que los resultados del acuerdo firmado entre Foro y PP para concurrir a las elecciones nacionales han sido «extraordinarios» y ponen de manifiesto que se trató de acierto. «Electoralmente el acuerdo ha sido un éxito y esperamos que por su contenido el mismo sea ahora también un éxito para Asturias», apuntó Coto. Pero ¿en qué sentido? Respecto a la posibilidad de llevar más allá del ámbito nacional el acuerdo de coalición (que en su firma destacaba explícitamente que ambas fuerzas mantendrían su independencia de actuación en el terreno local), la presidenta de Foro señaló que su grupo tiene como uno de sus principios fundacionales la «autonomía municipal» y que decisiones sobre futuras coaliciones corresponden a las directivas locales de Foro de manera que la dirección regional no va a entrar en esas materia.

En el parlamento asturiano, la tirantez entre ambos grupos de la pasada legislatura ha desaparecido y las coincidencias son casi constantes en el día a día de los plenos. En el reencuentro han pesado varios factores, entre ellos la propia presidencia de Mercedes Fernández (quien desde los comienzos de su trayectoria política se consideró una persona cercana al entonces secretario general del PP nacional, Francisco Álvarez-Cascos) y al hecho de que por circunstancia muy variadas, pero en particular por su implicación en la investigación de la trama de corrupción del caso Aquagest, algunos de los dirigentes del PP asturiano que habían estado más enfrentados con Cascos hayan dimitido o perdido peso en la dirección regional. El archienemigo del exministro de Fomento en la época de la escisión y nacimiento de Foro, el entonces alcalde de Oviedo, Gabino de Lorenzo, pasó la pasada legislatura como delegado del Gobierno en el Principado y sus breves aunque recurrentes desencuentros con Fernández fueron tratados con displicencia por parte de la presidenta popular. La agrupación de Oviedo, donde De Lorenzo cuenta con más apoyos, se encuentra además debilitada por el peso de los casos de corrupción (el sucesor de De Lorenzo, Agustín Iglesias Caunedo está imputado por un delito de cohecho y de prevaricación en la trama del agua) y lastrada además por la deuda heredada de su gestión en los casos de la expropiación de Villa Magdalena y los sobrecostes del Calatrava.

Pero también hay resistencias, si en la Junta General se han olvidado pronto los agravios pasados no ha sido así en muchos ayuntamientos, especialmente por parte de concejales de Foro. Varios fueron expedientados e, incluso, expulsados por negarse a participar en la campaña conjunta de la coalición para las generales. Un caso aparte es el de Gijón, la mayor ciudad de Asturias, y principal feudo municipal de Foro que debido a su relevancia defiende su independencia sin apenas contestación por parte de la dirección regional del partido. En Gijón, la agrupación local se negó a participar en actos conjuntos de campaña tanto en los comicios de diciembre como en los de junio, pero no recibió sanción ni advertencias. En los plenos municipales, sí es frecuente el entendimiento entre casquistas y populares.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

La derecha asturiana tantea su reunificación