El bloqueo nacional lastra los presupuestos de Asturias

Una prórroga en las cuentas nacionales aumentaría la «incertidumbre» sobre el impuesto de patrimonio que supone 14 millones en el Principado


Redacción

Llegado el primer día de septiembre, los distintos grupos parlamentarios asturianos mostraron sus primeras cartas de cara a una negociación presupuestaria que se augura muy difícil. Si en la pasada negociación --que fracasó y terminó en prórroga-- se vio alterada por la coincidencia de la convocatoria de las elecciones del 20 de diciembre, la que arranca ahora cuenta con el lastre del bloqueo a la investidura en el Congreso de los Diputados. Aunque no quiso relacionar ambas circunstancias abiertamente, el portavoz del Ejecutivo asturiano, Guillermo Martínez, lamentó con un tono muy crítico la falta de información por parte del Ministerio de Hacienda de las cifras de que debe ofrecer a las comunidades respecto a las previsiones sobre el techo de gasto y el déficit fiscal. Una falta de información que Martínez consideró injustificada y que, en su opinión, puede motivas «retrasos» e «incertidumbre» que el 75% del monto de los presupuestos asturianos proviene de los ingresos del Estado y, sin esa previsión, resulta complicado elaborar el anteproyecto asturiano.

Martínez señaló en todo caso que el Gobierno autonómico «no está parado» y que se trabaja internamente aportando información sobre las necesidades de cada consejería. Un trabajo, en todo caso y según fuentes del gobierno, aún en estado «incipiente» y en el que aún no se manejan ni cifras ni fechas concretas. Pero a este bloqueo por parte de Hacienda respecto a los datos del techo de gasto y déficit, se une además la incertidumbre sobre lo que pudiera pasar en el caso de que no se forme gobierno y sea necesario prorrogar los presupuestos del Estado, con atención a un tributo vital para las cuentas asturianas como es el impuesto de patrimonio. Este impuesto se suprimió en 2008 y se recuperó para los ejercicios de 2011 y 2012, todo (su eliminación y su restauración) bajo el mandato de José Luis Rodríguez Zapatero. Desde entonces se prorroga su vigencia año a año en los presupuestos del Estado. Lo que vaya a ocurrir con este tributo es «una incertidumbre añadida» para las mismas fuentes del Gobierno asturiano. Si bien en todo caso, el efecto que tuviera cualquier cambio en este impuesto desde el Estado afectaría a las cuentas asturianas del ejercicio de 2018 pero no a las que ahora empiezan a negociarse en el parlamento asturiano. En este sentido, el fuentes del Principado expresaron su deseo de que se prorrogue la vigencia de este tributo ya sea a través de los presupuestos generales, mediante un decreto ley, o cualquier norma que lo permita. 

La relevancia del impuesto de Patrimonio no es menor. El portavoz de IU en la Junta General, Gaspar Llamazares, estimó que el monto de Patrimonio supone alrededor de 14 millones de euros en el conjunto de las cuentas asturianas, quien calificó esta circunstancia de «un problema añadido». Llamazares señaló que su grupo está a la espera de la respuesta por parte del PSOE a sus primeras propuestas en materia fiscal. La coalición ha centrado sus iniciativas en fiscalidad ambiental (con la ya conocida el año pasado tasa sobre las bolsas de plástico, un impuesto verde que quiere ampliar a la contaminación atmosférica), la introducción de tramos en el impuesto de sucesiones para eliminar el denominado «error de salto» por el que se pagan la misma cantidad por superar por pocos euros una herencia de más de 150.000 euros.

La tercera propuesta de IU se centra en la lucha contra el fraude fiscal en relación con los impuestos propios de la comunidad. «Se trata de fortalacer el ente tributario de Asturias no sólo con un plan sino con recursos humanos y materiales», una necesidad que, según Llamazares, ya habían percibido en la anterior negociación presupuestaria.

Oferta del PP

También terció en el debate sobre las cuentas asturianas la presidenta del PP, Mercedes Fernández, quien tras un encuentro con su grupo parlamentario reiteró la oferta de negociar con los socialistas los presupuestos si se reduce drásticamente el impuesto de sucesiones. Mercedes Fernández calificó este tributo de «imjusto y terrible» y añadió que «nos separa del resto de los españoles». La presidenta del PP asturiano también demandó, para lograr un acuerdo con los socialistas, la gratuidad de los libros de texto, un impulso a la FP dual, reducir las listas de espera en la sanidad y reducir el sector público «mastodóndico» que, a su juicio, ocupa nichos que debería corresponder a «las empresas y emprendedores».

Pero el grueso de la reclamación del PP se centró en el impuesto de sucesiones «que asfixia a los asturianos» según Mercedes Fernández ya que «no hablamos de grandes fortunas sino de personas de clase media que tienen una vivienda, un seguro de vida o algunas acciones en un banco».

No se trata de la primera vez que el PP presenta esta oferta y siempre ha sido rechazada por el Ejecutivo socialista que se ciñe además al acuerdo de investidura que firmó con IU y que considera intocable este tributo. El impuesto de sucesiones de Asturias es el más alto del Estado, pero están exentos de su pago las herencias menores de 150.000 euros con lo que, en la práctica, según afirman los grupos de izquierda de la cámara, apenas afecta al 5% de la población. A ojos del PSOE y de IU la solución pasa por llegar a un acuerdo con Podemos, pero este pacto también es complicado.

Céntimo sanitario

La pasada legislatura, el partido morado presentó una enmienda a la totalidad que llevó al Gobierno asturiano a retirar sus propuesta y abocar a la prórroga. Este verano, desde IU se planteó la formación de una «mesa tripartita» junto a PSOE y Podemos para sentar las bases de un acuerdo en materia fiscal que sirviera para lograr luego un pacto sobre las cuentas autonómicas. Sin embargo, el diputado morado, Enrique López, descartó esta oferta y reclamó «un anteproyecto» para sentarse a hablar.

Lo cierto es que sí se han celebrado unos primeros contactos entre el Ejecutivo y Podemos. En ellos, los morados avanzaron que sus propuestas pasan por modificaciones en el tramo autonómico del IRPF para reducir la presión sobre los que ganan menos de 60.000 euros, y una modificación de la escala del impuesto de patrimonio, así como la reducción de los tipos impositivos del 8 al 6,5 por ciento en el impuesto de transmisiones patrimoniales por debajo de los 150.000 euros. Junto a propuestas también para corregir el «error de salto» en el impuesto de sucesiones, Podemos reclamó una rebaja del 25 por ciento en el impuesto sobre los hidrocarburos, conocido como céntimo sanitario.

Desde julio no se han celebrado nuevos encuentros. Sin embargo, el secretario general de Podemos Asturies, Daniel Ripa, reafirmó el jueves sus suspicacias respecto a la negociación de los presupuestos «porque primero habrá que ver si se cumplen los plazos y si hay voluntad política, el PSOE está acostumbrado a gobernar sin oposición y a negociar como Rajoy estaba acostumbrado al plasma y a la mayoría absoluta». Ripa afirmó que las prioridades de su grupo pasan por «prioridades para la economía asturiana en la que hay una alta tasa de envejecimiento y baja natalidad, eso es un problema para plantear un proyecto de futuro». En este sentido reclamó una reforma fiscal «profunda» y que sea «justa para que no caiga siempre el peso sobre la gente».

El secretario general de Podemos Asturies criticó que el PSOE no tenga en cuenta que no tiene suficientes apoyos «porque tiene 14 diputados» y afirmó su sospecha de que los socialistas asturianos «finalmente pacten con el PP a nivel nacional, como ya han dicho Javier Fernández y Fernando Lastra, a cambio del presupuesto». El diputado morado añadió que ambos partidos, PP y PSOE, están «cómodos» con el bloqueo y en realidad buscan una nueva convocatoria electoral. «No tienen problema porque para ellos las elecciones son un negocio en el que se reparten subvenciones».

Comentarios

El bloqueo nacional lastra los presupuestos de Asturias