El Principado ve posible pactar un presupuesto con las fuerzas de izquierdas

Guillermo Martínez alerta que el Gobierno central aún no ha remitido el objetivo de déficil ni la liquidación de la financiación autonómica

Francisco Blanco, Guillermo Martínez y Francisco del Busto
Francisco Blanco, Guillermo Martínez y Francisco del Busto

Oviedo

El Gobierno regional ve posible alcanzar un acuerdo con Podemos que posibilite la aprobación de un presupuesto para 2017 a partir de las negociaciones abiertas en materia fiscal entre ambas formaciones aunque considera que la incertidumbre derivada de la situación política nacional «no ayuda».

Según ha señalado el consejero de Presidencia y portavoz del Ejecutivo, Guillermo Martínez, el Ejecutivo está a la espera de que la formación morada solicite la reunión que anunció el pasado lunes para avanzar en las conservaciones sobre la reforma fiscal.

Martínez ha incidido en que el Ejecutivo ha abierto esos contactos «de forma seria» y «sin postureos» para lograr su objetivo de que la «mayoría de izquierdas» de la Junta -donde PSOE, Podemos e IU suman 28 de los 45 diputados- «se traduzca en una mayoría de acción política».

No obstante, ha reiterado las «dificultades» que afronta el Ejecutivo regional para elaborar su anteproyecto de presupuestos al no haber remitido el Gobierno central los datos sobre el objetivo de déficit para 2016 y 2017 ni sobre la liquidación de los fondos procedentes del modelo de financiación autonómica.

El desconocimiento de dichas cifras, unida a la incertidumbre de si se aprobarán los Presupuestos Generales del Estado para 2017 o si se aplicará una prórroga, «perjudica gravemente la confección de las cuentas» por lo que el consejero ha insistido en la necesidad de que se convoque una reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera.

La negociación con Podemos en el ámbito fiscal «no es fácil ni rápida» y hasta ahora ha habido «propuestas e intercambio de información», ha señalado que, no obstante, no ha querido valorar la incidencia en este proceso de la situación política nacional, de la ruptura de la formación morada del acuerdo de investidura en Castilla-La Mancha o de la situación interna del PSOE.

En este sentido, Martínez ha abogado por «distinguir entre partidos e instituciones» dado que mezclarlas en los debates internos de una formación política «es un error de primer orden que ya ocurrió hace años en Asturias y con nefastas consecuencias», en alusión a la crisis abierta entre el PP y el Gobierno que presidía Sergio Marqués.

No obstante, y pese que el Gobierno «ni está ni debe estar en estas cuestiones», el consejero ha señalado que, a título personal, comparte la postura expresada ayer por el jefe del Ejecutivo y secretario general de la FSA-PSOE, Javier Fernández, que consideró «extemporánea y fuera de lugar» la convocatoria de un Congreso.

Comentarios

El Principado ve posible pactar un presupuesto con las fuerzas de izquierdas