IU afronta unas primarias muy abiertas y con la sombra de la confluencia con Podemos

De los cuatro aspirantes a la secretaría general tres son «garzonistas», aunque con matices, y otro se desmarca de la línea fijada por la dirección federal

Fernando Díaz Rañón, Ramón Argüelles, Telly Lorenzo y Alejandro Suárez, candidatos a las primarias de IU.
Fernando Díaz Rañón, Ramón Argüelles, Telly Lorenzo y Alejandro Suárez, candidatos a las primarias de IU.

Redacción

IU Asturias se enfrenta a mucho más que la elección de su coordinador general. La coalición deberá escoger el día 28 de octubre a su nuevo líder en primarias, que sustituirá a Manuel Orviz, pero eso lleva implícito la definición como modelo de organización. El proceso se presenta muy abierto y con la sombra de la confluencia con Podemos como uno de los principales debates. Aunque con similitudes entre alguno de los proyectos, finalmente son cuatro las personas que han decidido dar un paso al frente y formalizar su candidatura. Tres de ellos son «garzonistas», aunque con matices, y otro muestra abiertamente su rechazo a los planteamientos de la dirección federal. Se trata de Ramón Argüelles, alcalde de Lena, Fernando Díaz Rañón, excoordinador de Avilés, Telly Lorenzo, representante de la corriente de Faciendo, y Alejandro Suárez, coordinador de la coalición en Oviedo. Quien finalmente ha decidido dar un paso atrás y abandonar la carrera ha sido Ovidio Zapico

Por un lado está Ramón Argüelles, alcalde de Lena, que aboga por seguir la línea marcada por Alberto Garzón y apuesta por la confluencia con Podemos. En el extremo opuesto se encuentra Fernando Díaz Riaño, excoordinador de IU Avilés, quien considera que las siglas de IU todavía no están amortizadas y que la coalición no debe someterse a la formación morada. En una posición intermedia se encuentra la opción que encabeza Telly Lorenzo, en representación de la corriente interna de Faciendo, que defiende la confluencia de toda la izquierda y el modelo federal pero que reivindica una mayor participación de las bases. Por último, Alejandro Suárez aboga por seguir la línea marcada por Garzón pero defiende las peculiaridades de Asturias. En su opinión, las siglas de IU deben ser irrenunciables. La semana será larga y los cuatro deberán concentrar sus esfuerzos en sumar el 5% de avales para que después sea la militancia la que dicte sentencia.

Ramón Argüelles

La jornada de ayer fue maratoniana y hasta el último momento se sucedieron los contactos para calibrar los apoyos de cada uno. El primero en mover ficha fue Ramón Argüelles. El alcalde de Lena es la cabeza visible de la facción de IU que avala el papel de Alberto Garzón al frente de la organización. Argüelles defiende que su objetivo es «abrir la organización a todas las sensibilidades y conseguir que tengan voz». Su intención es «formar una mayoría y contribuir a sumar para que todos estén representados».

Consciente de que la posición respecto a la confluencia con Podemos puede ser clave, deja claro su posicionamiento. «Defendemos la línea de la dirección general, ya que creemos que no tiene sentido que Garzón vaya por un lado y nosotros por otro». Eso sí, reconoce que «Asturias tiene unos problemas singulares que no podemos obviar». Su candidatura cuenta con diferentes apoyos, según reconoce Argüelles, aunque han sido las organizaciones de las Cuencas las que le han animado a presentarse.

El alcalde de Lena tiende una mano al diálogo y pide «construir el partido entre todos». Prueba de ello es que asegura que «hablaremos con el resto de candidatos que se presenten para ver si hay puntos en común». «No queremos confrontaciones ni divisiones», concluye.

Fernando Díaz Rañón

El segundo en hacer pública su intención de presentarse a las primarias fue Fernando Díaz Rañón, quien tiene claro que IU es más necesaria que nunca y se niega a que la formación se someta al control de cualquier otro partido. El excoordinador de IU Avilés reconoce que llevan tiempo trabajando y que representa «a una parte del partido que no acepta que IU haya sido superada». Según explica, «existe un espacio político sin cubrir que posibilita que IU siga existiendo», y añade que «queremos defender el patrimonio, tanto humano como físico, que tiene la formación».

Su objetivo está definido claramente y no esconde sus cartas. «Queremos enmendar la posición de IU federal que da un plazo de existencia a IU para que después deje de existir». En su opinión, «no es el momento de desaparecer diluidos en Podemos», por lo que critica «el fondo y las formas» del acuerdo al que llegaron Pablo Iglesias y Alberto Garzón a nivel nacional.

A pesar de las discrepancias con el pacto nacional, Rañón recuerda que «siempre hemos acudido a las elecciones locales y autonómicas en confluencia con otras formaciones, como pueden ser Los Verdes o el Bloque». Defiende que «somos una organización plural que siempre ha tratado de confluir», por lo que deja abierta la puerta a futuros pactos. Eso sí, tiene claro que IU no puede someterse a los intereses de Podemos.

Telly Lorenzo

La tercera opción en irrumpir en escena es la que encabeza Telly Lorenzo. En representación de la corriente Faciendo, Lorenzo, que dimitió en 2014 de la Presidencia de IU por discrepancias con Orviz, defiende un planteamiento con más puntos en común con el de Argüelles que con el de Rañón. Celebra que se presenten varias candidaturas porque eso significa que el partido goza de «salud democrática». En su opinión, los planteamientos que defiende «dan respuesta a un colectivo muy amplio preocupado por democratizar la organización del partido». Aunque considera que todo es susceptible de mejora, reconoce que están en línea con los planteamientos de Garzón. Asegura que es importante que «el partido se vitalice y que el trabajo no se realice solo desde los despachos sino desde toda la organización». Por ello, cree que es necesario que se implique más a las bases y que se fomente su participación.

Respecto a la confluencia, Lorenzo defiende la alianza con Podemos pero considera que esta debe ir más allá. «El objetivo es superar el bipartidismo y para eso es necesaria una confluencia de la que formemos parte todos», argumenta, y cita a Equo y a los movimientos sociales como posibles aliados.

Alejandro Suárez

El coordinar de la coalición en Oviedo fue el que más apuró los plazos. No sería hasta las 22.30 cuando Suárez anunciase oficialmente que presentaba su candidatura. Una vez que conseguidos los apoyos que consideraba necesarios, explicó su proyecto. «Defendemos la línea de IU federal pero con los matices de Asturias», señala, antes de añadir que «nos encontramos cómodos en el proyecto de Garzón pero queremos aportar nuestra propia visión». Suárez se muestra «partidario de la confluencia de la izquierda pero sin renunciar a IU». «Defendemos con orgullo a IU como un proyecto independiente», matiza.

En un principio podría parecer que la postura más alejada del resto es la que defiende Rañón, pero Suárez no cree que sea así y considera que pueden existir puntos en común. «No son proyectos antagonistas», señala antes de tender la mano al resto de opciones y recuerda que «todos somos parte de la misma familia y defendemos las mismas ideas».

De los nombres que habían sonado para disputar la secretaría general, el que finalmente dio un paso atrás fue Ovidio Zapico. El diputado de IU en la Junta General había asegurado que se presentaría si era una solución y representaba una posición de consenso. Ante la fragmentación que evidencian las cuatro candidaturas, ha decidido retirarse.

Los candidatos tendrán toda la semana para recoger avales y la elección se producirá en unas primarias convocadas para el día 28. Posteriormente se celebrará una asamblea los días 4 y 5 de noviembre en Avilés.

Comentarios

IU afronta unas primarias muy abiertas y con la sombra de la confluencia con Podemos