Un «lodazal» de desacuerdos parlamentarios

Podemos acusa al PSOE de ser permisivos con la corrupción y los socialistas se preguntan por qué los morados no acceden a llegar a acuerdos en «Asturias y Gijón, donde sí es posible»

Agencias
Redacción

La agenda política nacional, en lo que ya es una tónica de la legislatura asturiana desde que arrancara el año pasado, ha vuelto a alejar a los grupos con representación en el parlamento autonómico. Los debates internos del partido socialista (que debe discutir en un comité federal si vira su posición en una investidura de Rajoy para permitirle formar gobierno mediante una abstención) han disparado los recelos de IU, con quien mantiene un pacto de investidura en Asturias y también las discrepancias, que ya eran fuertes, entre socialistas y Podemos en unos meses finales del año en los que los partidos inician negociaciones cruciales sobre materia fiscal o los presupuestos regionales.

La bronca se ha vuelto a reproducir este jueves en la sesión del pleno parlamentario, dentro del hemiciclo pero también en los pasillos de la cámara. Ha sido allí donde se han cruzado acusaciones el secretario general de Podemos Asturias, Daniel Ripa, que recrimó a los socialistas actuar con «permisividad» frente a la corrupción, y el portavoz del grupo del PSOE, Fernando Lastra, quien señaló que los morados se mantienen en un «lodazal» que le hace perder «la esperanza» de llegar a ningún tipo de acuerdo.

Ripa ha abierto el debate al acusar al PSOE, en declaraciones a los periodistas, de actuar «con permisividad» en asuntos como «el caso Gürtel o las tarjetas black como antes con el caso Marea o con El Musel» y de sentirse «incómodo» con los juicios que afectan al PP al coincidir con el debate abierto entre los socialistas sobre una posible abstención para facilitar la investidura de Mariano Rajoy. «Habría que gritar 'no pasarán' y hacer barricadas ideológicas contra la Gürtel, la Púnica, Marea o El Musel. Nada se puede hacer mejor para fortalecer la democracia que gritar no pasarán a estos casos de corrupción», ha señalado Ripa.

Esta actitud se contrapone, ha apuntado, con la de quienes creen que la pérdida de legitimidad de las instituciones se soluciona «mirando para otro lado, obviando u obstruyendo la investigación de la corrupción propia y la del vecino» o nombrando como portavoz en el Senado al ex presidente socialista Vicente Álvarez Areces. «Quien llamaba leyendas urbanas a los jóvenes que tenían que emigrar es ascendido a portavoz del Senado y el Principado no tiene solicitudes para su plan de retorno para investigadores, ¿cómo van a confiar si el de las leyendas urbanas es portavoz con casi 8.000 euros al mes?», ha añadido el dirigente de la formación morada.

Por su parte, Fernando Lastra replicó que no tenía esperanza de escuchar por parte de dirigentes de Podemos Asturies «alguna opinión construtiva» ni tampoco «ninguna posibilidad de salirse del lodazal en el que se sienten muy cómodos. Todos sus argumentos tienen que ver siempre con lo mismo, tratan de descalificar, de ofender, de mancillar a personas. No hay un solo argumento político».

El portavoz socialista calificó de «gran misterio» que Podemos pretenda llegar a un acuerdo de gobierno alternativo en el Estado «donde no es posible» pero «no lo quiere en Gijón o en Asturias, no quieren saber nada donde sí es posible,

Socios de IU o PP 

En el debate del pleno, en el transcurso de una interpelación del diputado del PP Agustín Cuervas-Mons a la consejera del Gobierno asturiano Belén Fernández, terció el diputado de IU Ovidio Zapico quien reclamó la palabra por alusiones. Zapico entendía que el diputado popular se había referido a él dando a entender que el Gobierno asturiano le pasaba papeles para su intervención porque eran socios. 

El presidente del parlamento, Pedro Sanjurjo, accedió a darle la palabra, pese a la protesta del PP.  «A este grupo no le pasa ninguna nota ni hoy ni en ninguna ocasión el Consejo de Gobierno; no somos socios y posiblemente estén ustedes más cerca que nosotros para ser sus próximos socios», ha dicho Zapico a Cuervas-Mons.

Comentarios

Un «lodazal» de desacuerdos parlamentarios