Viernes clave para despejar el futuro presupuestario de Asturias

PSOE y Podemos se reúnen para negociar la reforma fiscal. La formación morada intenta desvincular el acuerdo de las cuentas anuales de 2017 pero el Principado se niega

La consejera de Hacienda, Dolores Carcedo, interviene en el pleno de la Junta General, ante la mirada de Marcelino Marcos Líndez.La consejera de Hacienda, Dolores Carcedo, interviene en el pleno de la Junta General, ante la mirada de Marcelino Marcos Líndez
La consejera de Hacienda, Dolores Carcedo, interviene en el pleno de la Junta General, ante la mirada de Marcelino Marcos Líndez

Redacción

La situación está enquistada pero habrá un nuevo intento para pactar una reforma fiscal en el Principado. Responsables de la Consejería de Hacienda se reunirán el viernes con los de Podemos para tratar de desbloquear la situación y dar así el primer paso para negociar los presupuestos de 2017. La intención es buena pero el acuerdo parece complicado, ya que son varios los puntos que dificultan el entendimiento. Por un lado está la propuesta de bajada de impuestos que propondrá la formación morada, a la que se suma su voluntad de desvincular la negociación fiscal de las cuentas del próximo año. Por último, y en caso de acuerdo, ese documento también debería contar con el respaldo de IU, puesto que el apoyo de las tres formaciones es imprescindible para sacar las cuentas adelante. La otra vía para el PSOE es llegar a un acuerdo con el PP, un escenario que, a día de hoy, parece aún más improbable a pesar del nuevo ofrecimiento de los populares.

Cuando empezaron las conversaciones a principios de verano, parecía claro que la negociación de la reforma fiscal estaría vinculada a la de los presupuestos de 2017, pero en los últimos días Podemos se ha desmarcado de este planteamiento. Emilio León, portavoz parlamentario de la formación, explicó la semana pasada que «Podemos Asturies solo está participando en conversaciones con el Partido Socialista acerca de la reforma fiscal», y aseguró, que desconoce «si las fuerzas de izquierdas están en negociaciones presupuestarias». Este es el primer punto de fricción con el PSOE, ya que el consejero de Presidencia y portavoz del Gobierno regional, el socialista Guillermo Martínez, reiteró ayer que ambas negociaciones «están vinculados y son vinculantes». Martínez aseguró que la reunión con el partido de Emilio León será esta semana, aunque no concretó el día. Desde Podemos afirmaron que sería el viernes. «Sin ingresos no puede haber gastos, y las decisiones de ingresos influyen en los gastos», recordó Martínez. La última reunión entre las dos formaciones fue el 4 de octubre sin que desde entonces haya habido acercamiento. 

Propuesta de Podemos

Desde Podemos no han concretado públicamente la propuesta que plantearán a los responsables de Hacienda, aunque esta supondrá una importante bajada de impuestos. Referente al IRPF, el único aspecto que matizaron desde la formación morada es que propone un tipo del 9,5% para el tramo más bajo de ingresos, los que ganan menos de 12.450 euros anules. Esto supone medio punto porcentual menos que en la actualidad. En el polo opuesto, la formación plantea un tipo del 26,5% para las rentas superiores a los 175.000 euros anuales. Es decir, un punto más que en la actualidad. De esta forma, sería el más alto del país seguido de Andalucía. Si esta iniciativa saliese adelante, León asegura que «el 97% de los contribuyentes asturianos saldrían beneficiados». 

Podemos esconde sus cartas pero ya ha avanzado alguno de los puntos sobre los que girará su propuesta. Además de la reforma del IRPF, plantea suprimir el 25% del céntimo sanitario (que supondría un coste de 6 millones), una modificación más ambiciosa del impuesto de sucesiones y rebajar el tipo del impuesto de transmisiones patrimoniales del 8 al 6,5% por debajo de los 150.000 euros. Tampoco han concretado la forma en la que compensarían esa caída de ingresos.

Necesidad de IU

En el supuesto de que PSOE y Podemos avanzasen en la negociación y consiguiesen un acuerdo, necesitarían sumar el apoyo de IU. La coalición ha repetido en numerosas ocasiones la necesidad de entablar conversaciones a tres bandas (PSOE, Podemos e IU) para negociar la reforma fiscal, sin que hasta el momento se hayan producido. El año pasado ya pactó las cuentas con los socialistas, pero la falta de apoyo de la formación morada provocó que no se aplicasen.

Entre los principales puntos de ese pacto se incluían tres nuevos impuestos medioambientales, que el primer año de aplicación recaudarían 1,5 millones de euros, y una modificación del impuesto de sucesiones por el que se seguirían recaudando unos 146 millones de euros, pero con una carga mayor sobre los patrimonios más altos. Esos impuestos ambientales se aplicarían sobre a las bolsas de plástico de los supermercados, con el que obtendrían unos 200.000 euros anuales, sobre los residuos urbanos, que se cobraría a través de Cogersa, y sobre los residuos industriales. Las exigencias de este año son similares, aunque con modificaciones. Por ejemplo, IU planteó la posibilidad de crear un gravamen para la comida basura.

Desde IU ya aseguraron que si el PSOE se abstiene en la investidura de Mariano Rajoy revisarían su relación con el Principado, lo que podría traducirse en la ruptura de las negociaciones de la reforma fiscal y, por lo tanto, en el bloqueo de los presupuestos del 2017.

El PP tiende la mano

Las dificultades para alcanzar un acuerdo entre los partidos de izquierdas dejan como alternativa para aprobar las cuentas un pacto entre PSOE y PP. La presidenta de los populares en Asturias, Mercedes Fernández, insistió de nuevo en su ofrecimiento a los socialistas para lograr una «acuerdo razonable» en lo relativo al presupuesto regional de 2017. «Queremos ser razonables y que el acuerdo se produzca», señaló Fernández, en relación a las cuentas del año que viene, señalando que los votos del PSOE y del PP en el parlamento asturiano serían suficientes para sacar el proyecto adelante.

«Son temas serios, nosotros lo que queremos es hablar y establecer un diálogo, es algo elemental», afirmó la presidenta del PP asturiano, que dijo que la sociedad está «harta de noes». No ha querido, sin embargo, vincular una posible abstención del PSOE en la investidura de Mariano Rajoy a la negociación presupuestaria. Fernández afirmó que se trata de «temas muy distintos».

Respecto al posible pacto entre PSOE y Podemos, Fernández advirtió que sería «para echarse a temblar». Desde el PP se sigue insistiendo en que una de sus prioridades es la de eliminar el impuesto de sucesiones, pero se muestran dispuestos a hablarlo con el PSOE. Incluso añadió la posibilidad de dar un plazo de dos años para eliminar ese impuesto.

Comentarios

Viernes clave para despejar el futuro presupuestario de Asturias