PSOE y Podemos se enrocan sobre la reforma fiscal

Lastra reconoce «sintonía» pero mientras que los socialistas quieren vincular la negociación a los presupuestos, la formación morada pretende separarlos «con toda claridad»

Fernando Lastra, durante su intervención en el Pleno Institucional del Día de Asturias
Fernando Lastra, durante su intervención en el Pleno Institucional del Día de Asturias

Redacción

«Nos movemos en un esquema analítico similar y la sintonía es alta». Las palabras de Fernando Lastra, portavoz del grupo parlamentario socialista en la Junta General, evidencian cierto acercamiento entre su partido y Podemos, aunque el acuerdo en materia fiscal parece complicado si se tiene en cuenta que las dos formaciones parten de premisas diferentes. Las negociaciones siguen abiertas y las conversaciones cuando se analizan las diferentes figuras impositivas son fluidas, sin embargo, los dos partidos siguen enrocados respecto al alcance que debe tener el acuerdo. Desde Podemos separan «con toda claridad» la reforma fiscal de la presupuestaria, mientras que en el PSOE consideran que ambas están estrechamente relacionadas y que desvincularlas sería limitar la negociación «a un ejercicio teórico». 

Lorena Gil, diputada de Podemos en la Junta General, recuerda que este es el tercer encuentro entre las dos formaciones. Según asegura, desde el primer momento de la reunión han querido dejar claro «cualquier posible malentendido» y que su objetivo es «alcanzar un acuerdo en materia fiscal de largo alcance». Por eso separan «con toda claridad» estas negociaciones del presupuesto. En su opinión, la FSA está acostumbrada a implantar «remiendos año a año», y considera que un acuerdo fiscal va mucho más lejos que unas cuentas anuales. «Les hemos dejado claro desde el principio que no aceptaríamos ningún tipo de enredo y que tendrían que elegir entra la frivolidad fiscal del PP o un pacto con nosotros». Mucho más diplomático aunque igual de contundente en sus afirmaciones es Lastra, quien considera que desligar una negociación de la otra sería realizar un «ejercicio teórico» y considera que «en ese caso no seríamos nosotros los que tenemos que explicar el objetivo último de esta negociación».

Otro aspecto que evidencia las diferencias entre las dos formaciones es que mientras desde Podemos consideran que la reforma, en conjunto, tendrían un efecto neutro en la recaudación -esto significa que lo que deje de ingresarse por un gravamen se compensará con el aumento de los ingresos por otro-, el PSOE afirma que ese objetivo es imposible de conseguir debido a que en muchos casos se tratan de estimaciones que no se pueden concretar, y cita el ejemplo del impuesto de sucesiones.

Propuesta de Podemos

La propuesta concreta que Podemos ha presentado al PSOE en esta tercera reunión se refiere al IRPF en el tramo autonómico y al impuesto de Patrimonio. Referente al IRPF, la formación morada propone un tipo del 9,5% para el tramo más bajo de ingresos, los que ganan menos de 12.450 euros anules. Esto supone medio punto porcentual menos que en la actualidad. En el resto de tramos, hasta el que va de 33.000 a 53.000 euros anuales, también plantea una rebaja de medio punto, mientras que a partir de esa cantidad subiría un punto en cada tramo excepto en el que va de 70.000 a 90.000, en el que sería también de medio punto. Según aseguran desde Podemos, esta propuesta gusta a los socialistas.

En lo que se refiere a Patrimonio la principal novedad es que bajaría de 700.000 a 500.000 el mínimo exento de tributación, con lo que se aumentaría el número de contribuyentes de 3.600 a casi 7.000. Además, también se incrementan los tipos aplicables en todos los tramos. La diputada de Podemos recuerda también que tienen que hablar de otros asuntos como la transparencia, la evasión fiscal y la morosidad, ya que sostiene que un incremento en la recaudación del 10% por la lucha contra el fraude supondría el 3% del presupuesto autonómico. En reuniones anteriores hablaron sobre el impuesto de sucesiones o la eliminación de una parte del céntimo sanitario.

A juicio del portavoz socialista en la Junta General los encuentros permiten constatar que ambas partes parten de presupuestos ideológicos y objetivos políticos «bastante similares» en la cuestión tributaria, lo que permite que haya «una sintonía alta» en los planteamientos del Gobierno y de Podemos. Asegura que las conversaciones siguen abiertas y que no encontraron «discrepancias significativas»

Reacción de IU

Para aprobar los presupuestos es necesario el apoyo de IU, formación que no ha estado presente en la reunión pero que deja claro su posicionamiento. El portavoz de IU en la Junta General, Gaspar Llamazares, advierte de que la coalición rechazará un posible acuerdo sobre la reforma fiscal en las negociaciones que mantienen el Gobierno regional y Podemos en caso de suponga una reducción de los ingresos públicos.

Llamazares señala que si las propuestas de Podemos mantienen el volumen de ingresos, tal y como afirma el partido morado, «nada habría que objetar» pero que, en caso contrario, la reforma fiscal sí estaría ligada al presupuesto dado que sería necesario incluirla en las cuentas públicas de 2017. «Si la reforma fiscal en marcha supone una disminución significativa de los servicios públicos no contaría con el apoyo de IU y necesitaría su incorporación a la ley presupuestaria, que sería difícil que IU la respaldase, porque cuestionaría la viabilidad de los servicios públicos y las inversiones en Asturias», añade.

Llamazares afirma además en que el planteamiento de IU pasa por rectificar el denominado error de salto en el impuesto de sucesiones, mejorar la justicia fiscal, luchar contra el fraude y crear nuevos impuestos ambientales, «que es estrictamente neutral, mantiene los ingresos y consolida los servicios públicos». «La reforma fiscal para IU debe ser neutral o aumentar los ingresos mediante una fórmula de mayor progresividad y justicia fiscal. Lo contrario sería un retroceso», subraya. 

Comentarios

PSOE y Podemos se enrocan sobre la reforma fiscal