«Nuestro modelo es el de las mareas y las mareas no son solo Podemos, son ciudadanos y realidades de cada sitio»

Telly Lorenzo pretende impulsar una organización en la que los militantes sean los protagonistas. Considera que en IU no sobra nadie y que la pluralidad es uno de los puntos fuertes del partido

Telly Lorenzo
Telly Lorenzo

Redacción

Telly Lorenzo es la única mujer entre los cuatro candidatos que aspiran al cargo de coordinador regional de IU en Asturias. Defensora de la línea marcada por Alberto Garzón a nivel estatal, considera que es imprescindible que la militancia gane peso dentro de la organización, para lo que propone la creación de cauces de comunicación de ida y vuelta que ayuden a construir una organización más fuerte. Asegura que la decisión del PSOE de apoyar la investidura de Rajoy dificulta cualquier posibilidad de acuerdo en el Principado.

-Hasta el último momento no confirmó su candidatura, ¿Por qué se decidió a dar el paso?

-No tenía dudas porque el colectivo al que represento tenía claro que teníamos que marcar un perfil del modelo de organización que queremos. Entre las personas que nos presentamos a las primarias no tenemos grandes diferencias políticas pero sí tenemos diferencias organizativas, por eso nos decidimos a dar el paso. Esperamos al final por estrategia de comunicación.

-¿Cuál es ese modelo de organización?

-Las razones del modelo de organización que tenemos emanan de lo que fue la asamblea federal. Esa asamblea, encabezada por Garzón, tuvo dos vertientes. Una política, que es la que dice que solos no contribuimos demasiado a cambiar la realidad de los ciudadanos, y otra estrategia organizativa, que nos pareció muy interesante. El objetivo es buscar métodos de funcionamiento que permitan la consulta a la militancia y que creen mecanismos de ida y vuelta. Ese nos pareció un buen sistema, con sus luces y sombras, pero la organización lleva mucho tiempo funcionando de forma clásica y no es fácil que en ese modelo se espabile rápido. Hubo la participación que hubo pero la militancia asturiana participó por encima de la media. Además, el 67% de los participantes indicó que le gustaba el proyecto, que compartía el criterio político y le gustaba la organización.

-¿Se puede reproducir ese modelo en Asturias?

-Nosotros decidimos lanzarnos a la palestra y presentar en el consejo político una forma distinta de convocar esa asamblea. Planteamos reproducir el modelo federal y mejorarlo porque somos una comunidad pequeña y podemos hacerlo. Y, además, eso nos ayudaría a hacer IU mucho más fuerte y eso posibilitaría estar en mejores condiciones para las elecciones. No nos hicieron caso. Ni si quiera en el redactado del documento se vio la posibilidad de recoger lo que habían dicho los que habían participado en el congreso federal. Por eso creemos que es necesario impulsar una IU en Asturias más vital, más participativa. Huyo del término asambleario porque está muy denostado, pero es imprescindible facilitar cauces de ida y vuelta con la militancia que den lugar a la cohesión de la organización en base no a imperativo sino a formas de trabajar cooperativas.

-Usted dimitió hace dos años de la Presidencia de IU Asturias. ¿Qué es lo que no le gusta de la dirección regional?

-En 2012 había un grupo de personas que llevábamos tiempo trabajando para ver cómo se nos percibe y cómo podemos mejorar IU. Veíamos que las cosas se podían hacer de otra manera. Impulsamos una forma de trabajo que ilusionó a la militancia, como demuestra que en las asambleas que convocábamos participaban unas 100 personas. Pero creo que nos equivocamos con las personas que elegimos para encabezar ese proyecto. Ignoro si esas personas cuando aceptaron tenían integrado lo que defendíamos y no pudieron o no supieron llevarlo a cabo o si hemos sido utilizados para llegar a esa plataforma. No sé cuál es la cuestión, pero queremos retomar aquello que no se llevó a cabo. En 2012 asumí una responsabilidad en movimientos sociales pero en la asamblea teníamos un compromiso con una forma de funcionar, pero eso se olvidó. Algunos compañeros defendimos eso, pero vimos que no era posible y por eso dimitimos. No queríamos dar soporte a un esquema que no compartíamos y pedimos perdón por habernos equivocado.

-¿Cuáles son los puntos fuertes de su candidatura?

-La participación y nuestra idea de trabajar en línea con la propuesta federal de la confluencia. Necesitamos una IU mucho más fuerte y para eso necesitamos al conjunto de la militancia preparada y facilitándole información. Los militantes no pueden conocer la información por los medios. Cada militante es un altavoz de la organización y como tal debe disponer de toda la información y de todo el manejo de la propuesta política. Es imprescindible revitalizar la organización en ese sentido. Queremos formar parte del cambio y el 19 está ahí, queremos esa organización fuerte porque el cambio tenemos que hacerlo con otros, con muchos, con todo lo que se mueva a la izquierda del bipartidismo política y socialmente. Reconocemos en los movimientos sociales la política que tendríamos que estar desarrollando nosotros. Un ejemplo de esto es la PAC, son un claro exponente.

-¿Y su punto débil?

-Hay la sensación de que en la parte de arriba de la estructura quieren cambiar un poco pero no demasiado y esta organización necesita dar un buen cambio. No sé si la organización está preparada para asimilar el cambio que proponemos.

-En la recogida de avales no llegó al mínimo exigido pero ahora son las bases las que deciden. ¿Cómo piensa revertir esa situación de desventaja y seducir a la militancia?

-Estoy intentando ir a todos los sitios que puedo. Donde me llaman voy y participo en los debates. Además, vosotros estáis ayudando y tenemos un grupo de compañeros trabajando en las redes sociales.

-¿Hasta qué punto pueden beneficiarle apoyos como el de Julio Anguita?

-Acepté el apoyo de Julio porque creo que para quien no me conoce puede ayudarle a saber quién soy. Anguita, Antonio Herreros, Sebastián Martín Recio? Esos compañeros hablan de la Telly que ellos conocen, y para quien considere que son personas coherentes, les servirá. ¿Qué me da? No lo sé, pero se lo agradecí mucho y a nivel humano me hizo sentirme muy satisfecha.

-Todos los candidatos están empezando a enseñar sus cartas. Además del respaldo de estos históricos de IU, ¿qué más apoyos tiene?

-Dentro de la organización cada militante es importante. La diferencia puede estar por el papel que les toca jugar en un momento dado. Yo recogí avales en 34 localidades, porque vengo de una localidad de 9 afiliados. Mis compañeros tienen detrás colectivos amplios pero nuestros avales fueron recogidos en una conversación con los compañeros defendiendo un proyecto. Creo que en el proyecto que defendemos huimos de eso, porque cada militante cuenta y debe poder pronunciarse con la misma valía que el que está en la escena política.

-Aunque con matices, tres de los candidatos han respaldado la línea marcado por Garzón mientras que Rañón es el que más se ha desmarcado. ¿Hay margen para pactar una dirección de consenso después del viernes?

-No queda más remedio. Nos presentamos cuatro y somos compañeros. Cada uno intentará tirar hacia donde cree que se debe organizar IU pero en esta organización no sobra nada, faltan muchos que tienen que llegar. Es imprescindible ese entendimiento. El mal de la organización en la mayor parte de los casos ha sido su la incapacidad para gestionar adecuadamente la pluralidad. Nosotros la entendemos como una riqueza. Creemos que la pluralidad de IU la hace más fuerte y más rica. Somos una organización política y no un club de amigos, así que qué mejor que tener todas esas sensibilidades encima de la mesa para proponer una alternativa. No hay nadie imprescindible, pero necesarios somos todos. Hay que sentarse sí o sí.

-La confluencia con Podemos es uno de los puntos que está centrando la campaña. ¿Cuál es su postura?

-Podemos es otro de los agentes con los que tendremos que vernos y sentarnos. Pero es uno más. Hablo de agentes sociales y políticos. El modelo es el de las mareas y las mareas no son de Podemos, son ciudadanos y realidades de cada sitio. Espero que la marea llegue a Asturias. Hay que templar los ánimos de desgaste y entender que todo lo que esté a la izquierda del bipartidismo debe sentarse para cambiar la situación de la mayoría social.

-¿Cómo afecta la abstención del PSOE en la investidura de Rajoy a las relaciones entre IU y los socialistas en Asturias?

-El acuerdo fue de investidura y por desgracia el PSOE no lo está cumpliendo como debería. El nuevo escenario en el que nos sitúa el PSOE dificulta cualquier mesa de negociación. Consentir que vuelva el PP a golpe de consejo de ministros a nosotros nos genera un escenario de difícil posibilidad de acuerdo.

-El pacto fue aprobado por la militancia. ¿Quién tiene capacidad para romper ese acuerdo, la dirección regional, el grupo parlamentario o las bases del partido?

-En nuestro ADN está la consulta a la militancia, que pase a primera escena. Para esto que es importante y para otras de menos trascendencia. Mientras lo consultas a la militancia les das la información necesaria, pero además creo que en este asunto no hay dudas. El grupo parlamentario no es más que un altavoz o un instrumento de las políticas de IU, y quien crea que es otra cosa se está equivocando.

Comentarios

«Nuestro modelo es el de las mareas y las mareas no son solo Podemos, son ciudadanos y realidades de cada sitio»