«Recomiendo a todas mis amigas del parchís que se vacunen»

María Esther Pacios, de 86 años, ha sido una de las primeras asturianas en inmunizarse contra la gripe. El Principado mantendrá abierta la campaña hasta el 31 de diciembre

María Esther Pacios vacunándose contra la gripe.María Esther Pacios vacunándose contra la gripe
María Esther Pacios vacunándose contra la gripe

Redacción

200.000 vacunas para ponerle freno a la gripe en invierno. Este lunes ha dado comienzo la campaña de vacunación -que finalizará el 31 de diciembre- en 191 puntos del Principado. Esta cita anual ha vuelto a llenar las salas de espera de los centros de salud, a pesar de que muchos pacientes aún son reticentes a la hora de poner esta inyección. Al igual que años anteriores, la campaña está destinada a grupos con mayor riesgo de desarrollar una enfermedad asociada a este virus. El año pasado, casi 195.000 personas fueron vacunadas, de las cuales el 71% eran mayores de 65 años.

«Tengo la agenda llena para toda la semana», afirma María Pérez, enfermera del Centro de Salud de La Ería en Oviedo. Desde que comenzara la campaña de vacunación esta mañana a las 12.30, treinta personas se han acercado a su consulta. Apunta que la mayoría de ellos vienen de manera voluntaria y que llevan años acudiendo a esta cita. Entre los grupos con mayor riesgo de desarrollar una enfermedad grave a consecuencia de este virus están los enfermos con indicación médica, los mayores de 65 años, las personas que trabajen en centros sanitarios y en atención domiciliaria de personas de alto riesgo, entre otros.

Para esta enfermera, la vacuna contra la gripe es totalmente recomendable, ya que «disminuye las complicaciones derivadas de este virus». Reconoce que, aunque no tiene efectos secundarios notables, algunos pacientes notan cierta inflamación en el brazo y un aumento de la temperatura corporal. Afirma que, aún así, muchos pacientes rechazan este tipo de tratamiento. «Hay gente que no se la quiere poner porque nunca ha tenido una gripe, otros por los posibles efectos que creen que puede tener. Los hay que simplemente no les gusta» indica.

Esta mañana ha puesto treinta vacunas a los pacientes que previamente pidieron cita. Entre ellos está María Esther Pacios. Con 86 años, esta ovetense presume de una salud de hierro. Este miércoles se va a Benidorm, así que ha decidido ser una de las primeras en acercarse al centro de salud. Admite que nunca ha tenido una reacción a esta vacuna desde que se pusiera la primera con 60 años, y que en todos estos años no ha padecido ninguna gripe, solo «un poco de tos que con un poco de miel y limón se pasa». «Recomiendo a mis amigas del parchís que se pongan la vacuna», comenta.

Otra de las que se ha acercado al centro de salud es Juanita Esteban. A sus 83 años reconoce que puede coger algún «catarrito», pero nada grave. Juanita trabajó durante años como farmaceútica y desde el primer momento, no ha dejado de acudir a esta cita anual. «Lo mejor es vacunarse, lo recomiendo siempre. Puedo notar un poco de calor en la zona donde me han pinchado, pero nada más», afirma.

Comentarios

«Recomiendo a todas mis amigas del parchís que se vacunen»