Podemos e IU pedirán concreción para un giro a la izquierda en la legislatura

Los morados dicen que «no hay excusa para mantener un presupuesto pactado con el PP» y la coalición reclama que no haya «vetos ni líneas rojas» en el diálogo


Redacción

Podemos e Izquierda Unida, los grupos a los que el presidente Javier Fernández apeló en la primera sesión del debate sobre el estado de la región para alcanzar un acuerdo de izquierdas en la cámara que se explicite en un pacto presupuestario, reclamarán al socialista propuestas concretas para desarrollar ese diálogo, una concreción que echaron de menos en la primera jornada del debate. La petición fue expresada singularmente por el portavoz de IU, Gaspar Llamazares, quien en su primera valoración del discurso de Fernández, señaló se habían establecido demasiadas «líneas rojas» en su oferta dado que buena parte de su intervención se centró en enumerar las trabas que, a juicio del presidente, Podemos había puesto al acuerdo entre grupos desde el inicio de la legislatura.

«No nos ha hecho propuestas para desbloquear la situación política», señaló Llamazares quien reclamó de cara a lograr esa «mayoría parlamentaria», la que daría la suma de 28 diputados uniendo las fuerzas de su coalición, Podemos y PSOE, «hay que dar líneas claras». Llamazares indicó que su grupo está «dispuesto al diálogo parlamentario pero sin vetos ni líneas rojas».

«Lo que esperamos es que cambie y que el debate sea más honesto mañana (por este martes)», señaló el portavoz del grupo de Podemos Asturies, Emilio Léon, quien afirmó que «no hay excusa para prolongar unos presupuestos pactados con el PP». Ambos grupos, PSOE y los populares, pactaron las cuentas del último año de la pasada legislatura y que fueron luego prorrogadas, este año, después del rechazo de los morados al anteproyecto presentado el pasado diciembre por los socialistas e IU.

Será un debate marcado por la situación política nacional. Desde Podemos lamentaron que Fernández hubiera sido más «exigente» con ellos que con un Rajoy «al que le entregan el gobierno a cambio de nada». En este sentido, León afirmó que lo que ponía en peligro las pensiones no era la ruptura de la caja única de la Seguridad Social que llegaría en el caso (como señaló Javier Fernández en su discurso) de imponerse las tesis de partidos independentistas sino «las políticas del PP y que el PSOE retrasara la edad de jubilación».

Los tres grupos, PSOE, IU y Podemos, mantienen desde el verano contactos para llegar a un acuerdo sobre los tributos de competencia autonómica. Tanto los socialistas como la coalición sostienen que un acuerdo fiscal debería llevar aparejado otro sobre las cuentas autonómicas; sin embargo, desde Podemos defienden que se trata de asuntos que no es necesario ligar. Al final de su intervención este lunes, el presidente asturiano Javier Fernández, insistió de nuevo en este punto señalando que «hemos abierto una negociación fiscal que vincula, lógicamente, el próximo presupuesto» y lo hizo para advertir a los morados que si no lo entendían así sería «perder el tiempo. Si entienden que es imposible no hagan simulacros, no engañen».

Para Llamazares el debate de esta semana (la segunda sesión se celebrará este martes, y tras una interrupción el miércoles, se cerrará con las propuestas de los grupos el jueves), «marcará la legislatura» y será «un punto de inflexión hacia el futuro, ¿no resignaremos a la prórroga presupuestaria y política o intentamos un programa compartido de cambios?» El portavoz de IU advirtió de que el discurso de Fernández (en el que el presidente reclamó a la coalición que reconociera «su impronta» con referencias al pacto de investidura) había sido poco «autocrítico» y que en el cumplimiento de ese acuerdo (hoy dado por roto) había en todo caso «inercias y resistencias». En este sentido, el portavoz de IU señaló que «exigiremos compromisos con la realidad» y destacó que echó de menos referencias a «conflictos enquistados como el del Hotel de la Reconquista». 

 Un camino a la derecha

Javier Fernández afirmó que estaría abierto al diálogo con todos los grupos pero que su prioridad era el acuerdo con Podemos e IU. Desde PP y Ciudadanos consideraron que se trata de un esfuerzo vano que no hallará solución. El portavoz naranja, Nicanor García, afirmó que su grupo llevaría este martes a la Junta «propuestas concretas» y lamentó que llegado el mes de noviembre su grupo no tuviera noticia de los proyectos del Ejecutivo respecto las cuentas autonómicas. «No podemos seguir con la prórroga, tiene que ser un presupuesto inversor», indicó García quien añadió que la insistencia en buscar un pacto por la izquierda era un «camino tortuoso, difícil y cegado».

En términos similares se pronunció la presidenta del PP, Mercedes Fernández, quien consideró «excluyente» que el presidente diera prioridad al acuerdo con Podemos e Iu, un «extraño juego diabólico», a su juicio, que no tendrá recorrido. La oferta del PP se repite desde hace meses, están dispuestos a pactar los presupuestos a cambio de suprimir el impuesto de sucesiones. Pero desde el grupo socialista siempre se ha descartado esta posibilidad. De hecho, en su discurso, Javier Fernández lamentó que en las críticas de los grupos de la oposición instaran al Ejecutivo a que «aumente el gasto o que reduzca los ingresos y que, simultáneamente, reduzca el endeudamiento, Incluso se le pide todo a la vez, en un triple salto, mortal de necesidad: más gasto, menos ingresos y menos deuda».

Comentarios

Podemos e IU pedirán concreción para un giro a la izquierda en la legislatura