Fomento baraja abrir la conexión con La Espina «en verano»

El Principado destaca que el enlace con la autovía del Cantábrico o una prolongación hacia Ponferrada no son proeyectos «antagónicos»


Redacción

A la hora de fijar plazos para la apertura del tramo Doriga-Cornellana de la A63, que debe conectar Oviedo con la Espina, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna miró a sus secretarios y sólo pudo sacar una fecha imprecisa: «para el verano»; en todo caso apuntó que se trata de una obra «muy avanzada». Tras el encuentro con el presidente del Principado en Oviedo, ambos se dirigieron a visitar las obras después de destacar que el tramo de Cornellana a Salas está al 40% de su ejecución y que «nuestra intención es reanudarlo, para lo que hace falta un proyecto modificado» que, aseguró el ministro, se encuentra en fase de redacción.

El presidente asturiano señaló por su parte que, una vez que se haya llegado a la Espina, el Ejecutivo asturiano desea que se prolongue la autovía con dos opciones, o bien «la conexión con la autovía de la costa» o una conexión con Castilla y León, desde Cangas del Narcea hacia Ponferrada, que redundaría además en el beneficio del suroccidente asturiano «una zona muy deprimida por la situación de la minería», destacó Javier Fernández quien indicó además que ambos proyectos «no son antagónicos». 

Las obras del tramo Doriga-Corneallana fueron iniciadas en 2006 y pero quedaron paralizadas en 2010 con el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero. En la autovía A-63 están pendientes los tramos Cornellana-Salas, de 7,3 kilómetros, que se encuentra parado desde 2010, y Salas-La Espina, de 11,7 kilómetros, que tiene en servicio la primera calzada desde 2012 y cuya segunda fue rescindida.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Fomento baraja abrir la conexión con La Espina «en verano»