Asturias espera al 2018 para tener el AVE que disfrutan ya el 61 % de los españoles

Cerca de 29 millones de personas tienen acceso a la alta velocidad

La ministra de Fomento, Ana Pastor, durante una visita las obras de construcción de la Variante ferroviaria de Pajares.La ministra de Fomento, Ana Pastor, durante una visita las obras de construcción de la Variante ferroviaria de Pajares
La ministra de Fomento, Ana Pastor, durante una visita las obras de construcción de la Variante ferroviaria de Pajares

Redacción

Aunque el Ministro de Fomento dijera en Oviedo que en su departamento «correremos todo lo posible» para comenzar las primeras circulaciones en pruebas del AVE a Asturias en diciembre de 2017, lo cierto es que consideró muy difícil considerar «realista» ese plazo. En el mejor de los casos, los trenes con pasajeros, después de la apertura de uno solo de los túneles de la variante, no llegarían hasta la primera mitad de 2018, eso si se corriera todo lo posible dentro del Ministerio. Asturias estaría conectada a mediados del 2018 con la red de alta velocidad que ya disfrutan el 61 % de los españoles. En total, son más de 28,7 millones los habitantes que tienen acceso a una estación de alta velocidad al estar situados en una provincia que cruza una de las líneas ferroviarias que se construyeron entre 1992 -año en el que el AVE llegó a Sevilla- y el 2015, cuando este medio de transporte alcanzó ciudades del noroeste español como León, Palencia y Zamora.

Los trenes de alta velocidad atraviesan ya 22 provincias españolas: Albacete, Alicante, Barcelona, Ciudad Real, Córdoba, Cuenca, Gerona, Guadalajara, Huesca, León, Lérida, Madrid, Málaga, Palencia, Segovia, Sevilla, Tarragona, Toledo, Valencia, Valladolid, Zamora y Zaragoza. Habría que incluir una más, Cádiz, pero con ciertas cautelas, pues cuenta con una línea de alta velocidad en ancho ibérico por la que no pueden circular trenes de alta velocidad estricta (más de 250 por hora), tan solo Alvias. El criterio de utilizar las provincias como base del cálculo se sostiene en que todas las poblaciones tienen accesibilidad teórica y práctica a la capital provincial, que es donde suele estar la estación principal, aunque también hay terminales en núcleos intermedios. Se trata por tanto de usuarios potenciales.

Hay incluso dos comunidades autónomas que tienen todas sus capitales de provincia enlazadas con la red ferroviaria de altas prestaciones: Castilla-La Mancha y Cataluña. Pronto se unirá a este selecto club la Comunidad Valenciana, pues en el primer trimestre del 2017 el AVE llegará a Castellón, la única provincia valenciana que no contaba con este servicio.

Hay incluso dos comunidades autónomas que tienen todas sus capitales de provincia enlazadas con la red ferroviaria de altas prestaciones: Castilla-La Mancha y Cataluña. Pronto se unirá a este selecto club la Comunidad Valenciana, pues en el primer trimestre del 2017 el AVE llegará a Castellón, la única provincia valenciana que no contaba con este servicio.

Incorporaciones en el 2017

Castellón no será la única provincia a la que llegará el AVE -con cierto retraso también- a lo largo del 2017. También lo hará a Murcia, Burgos y Granada. Esto implica que al final de ese año habrá 3,3 millones de personas más con posibilidad de utilizar la red de alta velocidad. Así que serían algo más de 32 millones los ciudadanos que disfrutarían del ferrocarril de altas prestaciones, cerca del 69 % de la población.

Asturias arrastra retrasos por muchos años. Al larguísimo, durante décadas, debate sobre la variante de Pajares, se han unido aplazamientos constantes de la apertura de la infraestructura que la anterior titutalar de Fomento, la hoy presidenta del Congreso, Ana Pastor, llegó a fijar para el año 2015. Dos años después siguen sin concretarse las fechas y en ello han intervenido no sólo problemas técnicos -los túneles se han encontrado enormes dificultades por las cualidades de sus terrenos, y han drenado acuíferos en la vertiente leonesa- sino también administrativos. Los desacuerdos entre las empresas contratistas del tendido de vías en Asturias y la administración dejaron paralizadas las obras a mediados del año pasado y sólo tras la elección de una nueva dirección en Adif se han retomado los contactos para llegar a reestablecerlas.

Frente común

Desde el parlamento asturiano IU ha instado en numerosas ocasiones a formar un «frente común», que aúne esfuerzos de los partidos y también los colectivos de la sociedad civil para reivindicar la premura de su puesta en marcha. Pero cada partido, aún con coincidencias, ha manifestado posicionamientos diferentes. El presidente asturiano Javier Fernández, destacó el tono de cordialidad del encuentro con el nuevo ministro de Fomento aunque le instó a «mantener la tensión» en su departamento para cumplir ese plazo de 2017 que sería el que le dejara «satisfecho». Sin dejar de esgrimir esa reclamación, el grupo parlamentario socialista asturiano ha reiterado en varias ocasiones que no desea hacer del caso una «guerra de comunidades» en las que comparen agravios de distintos territorios. Además el PP tiene acuerdos en esta legisltatura con dos grupos con presencia en la Junta General. Fue en coalición con Foro Asturias en las dos últimas elecciones generales y el desarrollo del AVE (no sólo hasta Pola de Lena sino hasta Oviedo) es uno de los puntos de su alianza. También Ciudadanos ha impuesto la apertura de la variante en los plazos previstos (aunque los naranjas ven desproporcionado extender la red de Alta Velocidad hasta la capital) dentro de los acuerdos de investidura que le permitieron renovar su mandato a Rajoy en la presidencia del Gobierno. Pero, de momento, sigue sin haber un fecha precisa y certera para el AVE a Asturias. 

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Asturias espera al 2018 para tener el AVE que disfrutan ya el 61 % de los españoles