Asturias registra un repunte de abortos en adolescentes

Un total de 250 jóvenes de hasta 19 años interrumpieron su embarazo, con seis casos de menores de 15 años


Redacción

Asturias ha vuelto a registrar un repunte en el número de abortos en adolescentes. Un total de 250 jóvenes de hasta 19 años interrumpieron su embarazo en 2015, la última estadística recién publicada. La cifra supone la cuarta más elevada en lo que va de siglo y coincide casi con la entrada en vigor de la reforma de la ley del aborto impulsada por el PP, aprobada en septiembre de ese año y que impide a las menores de 18 años interrumpir su embarazo sin el consentimiento paterno. La tasa de interrupciones de Asturias es la cuarta más alta del país, tras Baleares, Cataluña y Madrid. El Principado encabezó las estadísticas en 2014.  

En total fueron 2.202 abortos frente a los 2.311 de 2014. Hubo seis casos de menores de 15 años y 244 entre 15 y 19 años. Por edad, el bloque con más casos fue el de 30 a 34 años seguido por la horquilla 35 a 39 años. Solo en los años 2000, 2011 y 2012 se registraron más casos que en 2015. En el año 2007, por poner otro ejemplo, se produjeron 178 casos.

Perfil en Asturias

Las estadísticas del Ministerio de Sanidad dibujan el perfil de la mujer que interrumpe su embarazo en Asturias. En el caso de las mujeres que ya tienen hijos, la mayoría tenían pareja. En el caso contrario, lo más común es que vivan con sus padres. El nivel de instrucción mayoritario es el de Bachillerato y Ciclos de FP. Se trata de mujeres que viven en ciudades de más de 50.000 habitantes, trabajadoras por cuenta ajena o desempleadas, que no tiene hijos (el 50% de los casos), que no había abortado con anterioridad y que utilizan métodos anticonceptivos de barrera (940 mujeres) aunque 675 no utilizaron ninguno.

Por abrumadora mayoría, la interrupción del embarazo se produjo en un centro extrahospitalario privado. Los hospitales públicos practicaron un total de 67 abortos. En 1,610 casos la interrupción se produjo antes de la octava semana, aunque hubo un caso que se practicó más allá de la semana 23. El motivo de la interrupción es casi unánime: a petición de la mujer. En 62 ocasiones se practicaron por riesgo de graves anomalías en el feto y en 23 por grave riesgo para la vida o la salud de la embarazada. Las españolas centraron dos tercios de los casos. El otro tercio se distribuyó entre mujeres de América Central y del Sur (304) y de la Unión Europea (147).

Estadísticas nacionales

A nivel nacional, el número total de interrupciones voluntarias del embarazo en 2015 fue de 94.188, lo que supone 608 menos que en 2014 y el cuarto descenso anual consecutivo desde que entró en vigor la ley de 2010. El informe precisa que un total de doscientos centros notificaron esos 94.188 abortos, una tasa del 10,40 por ciento por cada 1.000 mujeres de entre 15 y 44 años.

La caída en el número de abortos se ha registrado en la mayoría de las comunidades autónomas, incluida Asturias, que registró la cuarta tasa más alta de España tras Islas Baleares, Cataluña y Madrid. Si bien se ha incrementado en siete: Aragón, Baleares, Navarra, País Vasco, Cataluña, Cantabria y Castilla y León, además de en Ceuta y Melilla.

Por el contrario, las tasas más bajas se registraron en Ceuta y Melilla (3,72 por cada mil habitantes), La Rioja (5,64), Extremadura (5,89), Castilla y León (6,33), Galicia (6,60) y Castilla-La Mancha (7,38).

En términos absolutos, el número de abortos descendió entre los 15 y los 34 años y aumentó entre los 35 y los 44 años. La mayor incidencia se produjo en la franja de edad de 30 a 34 años (20.473 interrupciones voluntarias del embarazo), seguida del tramo 25-29 años (20.156 abortos) y de 20-24 años (19.063). Un total de 10.012 menores de 19 años interrumpieron voluntariamente su embarazo en 2015 y de ellas 371 tenían menos de 15 años.

En 2015, el número de abortos entre las menores de 19 años se redujo en 318 con respecto al año 2014 y entre las menores de 15 años disminuyó en 69.

Normativa

Las menores de 16 y 17 años tendrán que tener el consentimiento paterno o de sus tutores legales para poder abortar. La ley de 2010 situó en los 16 años la mayoría de edad para decidir sobre la interrupción del embarazo y desde entonces, los padres o tutores legales solo debían de ser informados de esa decisión. Se establecía como excepción el caso de que este hecho le produjese a la menor un conflicto grave con riesgo de amenazas, coacciones o malos tratos; entonces la decisión recaía en el médico. «El que las menores de 16 y 17 años se encuentren acompañadas de sus representantes legales, padre y/o madre, personas que ostenten la patria potestad o tutores es fundamental para situaciones de vital importancia e impacto futuro, como es la interrupción voluntaria del embarazo», argumenta la reforma.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Asturias registra un repunte de abortos en adolescentes