Asturias gasta en fármacos casi tanto como antes de que el PP forzara el copago

S.D.M. REDACCIÓN

ASTURIAS

Ed Carosía

El decretazo no ha servido para aliviar las arcas del Principado. Los pacientes gastan de media 140 euros más al año

10 ene 2017 . Actualizado a las 11:29 h.

Cuatro años después de que el PP aplicara el copago sanitario de los fármacos a los jubilados, con el objetivo de ahorrar y mejorar el acceso a nuevos productos, nada parece haber cambiado. Asturias gasta otra vez casi la misma cantidad que en el 2012. Así lo muestran, al menos, las cifras del acumulado de los once primeros meses de 2016, las últimas que hasta el momento ha publicado el Ministerio de Sanidad. La fórmula no parece haber aliviado la maltrecha situación de las arcas públicas pero, en cambio, sí ha gravado el bolsillo de los pacientes. Además, ahora el propio Gobierno central se ha sacado una nueva fórmula de la chistera, un modelo que lleva tiempo barajando sin atreverse a concretarlo: quiere «ajustar» el copago farmacéutico para los que cobran pensiones más altas, en el tramo de renta que va de los 18.000 a los 100.000 euros.

Así lo ha adelantado la ministra Dolors Montserrat, que ha incluso concretado más dato. Su idea es mantener el copago farmacéutico de ocho euros al mes para los jubilados que no cobran hasta 18.000 euros al año. El ajuste irá dirigido a los que ingresan entre 18.000 y 100.000 euros. Pero no ha especificado si les mantendrá los 13 euros actuales o si la cantidad será diferente.

El efecto del copago

Cuatro años después de su implantación, el efecto para el Gobierno del Principado es casi nulo. Si bien los primeros años el gasto sanitario se contrajo, en 2016, el efecto ha quedado diluido. En el año 2011, el anterior a la probación, en los 11 primeros meses del año, el gasto a través de recetas en Asturias ascendió a 291 millones de euros. Justo un año después, en plena implantación, la cifra cayó a 248 millones. En este 2016, ha vuelto a remontar y ya roza los 245 millones de euros. El importe es similar y, curiosamente, el número de prescripciones es inferior. Entre enero y noviembre de 2012, los facultativos habían firmado 22,2 millones de recetas. En ese mismo periodo, en 2016, la cifra es de 19,8 millones. Los precios, por tanto, parecen haber subido.