Sanidad contiene las listas de espera pero no logra erradicar las demoras de más de seis meses

S.D.M. REDACCIÓN

ASTURIAS

ALBERTO LÓPEZ

Más de 18.000 asturianos están pendientes de pasar por quirófano y casi 11.000 necesitan una resonancia. Cataratas y prótesis de rodilla son las intervenciones con mayor tapón

20 ene 2017 . Actualizado a las 20:09 h.

Sanidad ha conseguido contener las listas de espera tanto quirúrgicas como las de las pruebas diagnósticas pero no ha logrado erradicar las demoras de más de seis meses para pasar por quirófano, situación en la que aún se encuentran casi 500 asturianos. Ese es uno de los datos a los que más importancia confiere la Administración sanitaria y que tendrá especial importancia dentro del decreto de garantías de los pacientes que se está diseñando. Las estadísticas demuestran una ligera mejoría en la gran mayoría de los indicadores pero las cifras globales aún son importantes. Más de 18.000 pacientes están pendientes de una intervención, de los que 5.777 llevan pendientes de fecha más de tres meses. Casi 11.000 requieren de una resonancia para su diagnóstico y poco más de 9.000 de una ecografía.

El Principado acaba de publicar los datos definitivos de 2016 en la página web de Astursalud. En ese portal se puede comprobar que la cifra exacta de asturianos en espera estructural para una operación asciende a 18.282 pacientes, alrededor de 450 menos que al cierre de 2015. La demora media también ha bajado de 76 días a 73. No obstante, el tiempo máximo ha crecido en un día y se sitúa en 358. Lo que ha atacado básicamente la Administración sanitaria es la bolsa de enfermos que pasan entre tres y seis meses pendientes de entrar en quirófano. Esa bolsa ha descendido de 5.781 a 5.302. También ha caído ligeramente la de más de seis meses, la más preocupante. Pero no se ha conseguido ni siquiera reducir a mínimos. En realidad, ha evolucionado de 592 personas a 475.

El tapón en la lista de espera de las pruebas diagnósticas sigue siendo grande pero ha dbajado de manera significativa. El número total de pruebas pendientes a finales de diciembre de 2016 era de 27.907. La cifra es muy alta pero justo un año antes era de 39.563, así que se ha reducido en casi 12.000 tests. Ese avance se debe, fundamentalmente, a las ecografías, que pasaron de tener 16.191 pendientes a 9.190. No obstante, todas han conseguido aligerar sus demoras, tanto las colonoscopias como las mamografías, los TAC y las resonancias. A cierre de ejercicio, eran precisamente las resonancias las que atrapaban a más pacientes: 10.735.