El presunto asesino del empresario asturiano asesinado colaboró en su búsqueda

El cadáver fue hallado calcinado, descuartizado y con el tren inferior mordisqueado por varios perros. Un rosario metálico permite a la familia identificar a la víctima. La autopsia no esclarece la causa de la muerte

El empresario asturiano Roberto Fernández Montes, que ha aparecido muerto en Argentina.El empresario asturiano Roberto Fernández Montes, que ha aparecido muerto en Argentina
El empresario asturiano Roberto Fernández Montes, que ha aparecido muerto en Argentina

Redacción

Poco a poco se revelan nuevos detalles sobre el crimen de Roberto Fernández Montes, el empresario de origen asturiano afincado en Buenos Aires asesinado y cuyo cadáver fue hallado, según se están haciendo eco diferentes medios argentinos. El cuerpo fue encontrado en Cañuelas y además de calcinado se encontraba descuartizado. Las dos partes fueron encontradas en lugares cercanos. Al parecer, por la acción de varios perros, el tren inferior y la cadera del asesinado fueron separadas del tronco y arrastradas hasta una calle de tierra situada a unos cuantos metros. Por otro lado, la parte superior del torso fue encontrada quemada entre la hierba. Los médicos forenses que realizaron la autopsia de los restos en la morgue de La Plata no pudieron determinar aún la causa de la muerte por el estado del cadáver. Un rosario metálico que el empresario español usaba colgado en el cuello y que fue encontrado en el cadáver fue lo que permitió a los familiares reconocer a la víctima.

«El cuerpo está muy carbonizado. No se pudo descubrir cuál fue la causa de muerte. Habrá que esperar los estudios complementarios», declaró un investigador judicial, según se ha hecho eco el diario Crónica. Los médicos de la Policía Científica bonaerense no pudieron esclarecer si la víctima presentaba algún tipo de herida provocada por golpes, arma blanca o arma de fuego en los pocos tejidos que quedaron aptos para analizar. Tampoco visualizaron daños óseos ni se detectaron proyectiles en las radiografías. El cuerpo será, no obstante, sometido a una segunda autopsia. 

El vídeo de las cámaras de seguridad implica al yerno

Según pudieron registrar las cámaras de seguridad del edificio donde residía Roberto Fernández Montes, su cadáver fue presuntamente transportado por su yerno, Santiago Corona, y un exempleado de su empresa Mini -Vial, César Ricardo Arce, conocido como el mecánico. Según informaron fuentes del caso a diversos diarios argentinos, en la secuencia se observa que el empresario salió de su casa el sábado a las 8.42. Minutos después, a las 9.05, ingresó al edificio Ricardo Arce, que utilizó el control remoto del portón de entrada y subió con las llaves del apartamento de la víctima. Fernández Montes regresó a las 12.09 y, 45 minutos después, llegó al edificio su yerno. Llevaba colocados unos guantes y recogió las llaves que le lanzó su presunto cómplice desde el balcón. A las 13.20 ambos sospechosos bajaron al garaje con un bulto ensangrentado envuelto en una sábana. Lo guardaron dentro del Suzuki Fun de la hija menor del empresario y se fueron. Ese vehículo apareció calcinado el lunes.

La pareja del asesinado afirma que el yerno «fingió colaboración»

La pareja de Roberto Fernández Montes, llamada María del Carmen, afirmó a los medios argentinos que el yerno «fingió colaborar con la búsqueda». «Esa mala persona le decía -a su mujer- que se quedara tranquila. En la casa no vimos nada raro, hasta que la hija más pequeña, que vive con él, se da cuenta de que faltan las sábanas de la cama», explicó la compañera del fallecido. María del Carmen contó que ahí comenzó la búsqueda, durante la cual, acompañados por el yerno de su pareja, fueron a buscarle hasta el lugar donde se ubica su empresa. Al no saber nada sobre su paradero decidieron emitir la correspondiente denuncia que derivó en la investigación actual.

La mujer de fallecido asegura que, de un día para otro, Roberto Fernández descubre que lo citan de la Administración Federal de Ingresos Públicos «porque tenía deudas». «Sus camiones y sus empleados estaban sin seguro y estaba todo sin pagar. Su yerno era quien manejaba la administración y le escondía todo. Él no podía creerlo y me pidió ayuda, así que empezamos a hacer una investigación y supimos que había pedido como 10 ó 15 créditos sin consentimiento y el dinero que entraba lo desviaba a su cuenta corriente», relata la compañera sentimental respecto a Santiago Corona, yerno de la víctima. El empresario habría estado a punto de demandarle por una posible estafa. «No se animaba a denunciarlo», aseveró la pareja de la víctima, quien al ser consultada sobre si cree que el móvil del crimen pudo ser deshacerse de las pruebas que ella y el asesinado habían reunido contra el yerno explica que «la documentación no la tenía Roberto sino que la tiene ella».

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

El presunto asesino del empresario asturiano asesinado colaboró en su búsqueda