Los guardias civiles reclaman el pago de su «bufanda»

Alberto García Llana pide responsabilidades a los mandos por los errores detectados en las nóminas, que han dejado a «miles de agentes» sin cobrar la productividad y las horas de exceso trabajadas por falta de presupuesto

El secretario general de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) en Asturias, Alberto García Llana, con la denuncia.El secretario general de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) en Asturias, Alberto García Llana, con la denuncia
El secretario general de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) en Asturias, Alberto García Llana, con la denuncia

Oviedo

Horas de exceso realizadas, trabajos nocturnos y la «bufanda», como en el argot de la Guardia Civil se llama coloquialmente a la productividad por objetivos. Son los tres conceptos que los integrantes del Cuerpo miran cada vez que les ingresan las nóminas en sus cuentas bancarias todos los meses. Unas remuneraciones que tienen reguladas por ley pero que, de momento, «miles de agentes» siguen sin cobrar en todo el país y donde los agentes asturianos no son una excepción. Por el contrario, otros compañeros han cobrado de más durante varios meses y ahora pretende regularizarles esas cantidades de golpe, lo que ha generado un gran malestar.

El secretario general de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) en Asturias, Alberto García Llana, ha recogido estas quejas y se las ha planteado al nuevo director general del instituto armado, José Manuel Holgado. En su escrito de denuncia, formalizado el pasado mes de noviembre, solicitaba la corrección de estas irregularidades administrativas y la depuración de las posibles responsabilidades que pudieran derivarse y que afectarían a los altos mandos que integran el Servicio de Retribuciones. El máximo responsable de la Benemérita le ha contestado. Descarta abrir una investigación interna y asume el compromiso de que la próxima nómina de este mes de enero refleje la contabilización de las cantidades adeudadas.

Horas y turnos realizados y sin cobrar

«En el año 2015 cambió la jornada laboral de los guardias civiles. Se reconoció que todos los que realizaran un determinado número de noches al año tendrían la condición de trabajadores nocturnos y al año siguiente cobrarían un plus a través de una partida presupuestaria general. El año pasado, cuando se pagó ese plus de trabajador nocturno, miles de guardias civiles no lo recibieron, pese a que habían trabajado los turnos nocturnos que exige la norma», explica Alberto García Llana.

El Servicio de Retribuciones de la Guardia Civil justificó esa falta de cobro en que se habían producido una serie de errores a la hora de contabilizar esos servicios en el programa informático. Los afectados reclamaron y la respuesta no satisfizo sus expectativas. «La Guardia Civil les dijo que sí tenían razón, pero que habían fallado sus cálculos. Preveían que a principios de año se lo tenían que pagar a un número determinado de personas y se lo pagaron, pero se encontraron con que había muchas más personas afectadas y se habían quedado sin presupuesto», añade el máximo responsable de AUGC.

En abril de 2016 volvió a surgir otro error parecido respecto a los servicios que se realizan en festivos y las horas de exceso que tienen que trabajar si cuando está terminando su servicio surge un imprevisto que deben atender.

Error en la contabilización

«Los funcionarios públicos, por norma, tienen horas de exceso sobre la jornada establecida y se pagan a cuatro euros por hora; pero, aunque esté mal pagado, se pagan. Lo mismo ocurrió con las horas festivas, que comprenden las 24 horas naturales del día feriado o desde las 3 de la tarde del sábado a las 6 de la mañana del lunes. En abril hubo un error en la contabilidad de las nóminas, y cuando las recibieron un mes después se dieron cuenta que no se las habían abonado, reclamaron y les dijeron lo mismo; que  hubo un error de gestión en el programa informático y cuando haya dinero se pagarán».

Ante esa situación, Alberto García Llana interpuso una denuncia ante el director general de la Guardia Civil, José Manuel Holgado, donde advertía de que muchos agentes no habían percibido las horas de exceso, nocturnas o festivas realizadas en el mes de abril de 2015 y, pese a que hicieron la reclamación correspondiente al Servicio de Retribuciones, el Coronel Jefe del Servicio les replicó que «no tienen constancia de tales horas, ni excesos y que los encargados de realizar la grabación de esos servicios y transmitirlo para su posterior abono por el Servicio de Retribuciones, corresponde a las Comandancias respectivas de los agentes».

La respuesta oficial

Los agentes afectados han comprobado que sus servicios están correctamente grabados en el aplicativo SIGO, por lo que desconocen el motivo real de la no percepción de esos emolumentos. De la misma manera, el complemento de trabajador nocturno correspondiente al año 2015, contemplado en la Orden General de la Guardia Civil número 11/2014 que regula el régimen de jornada y horario de los miembros del Cuerpo, tampoco les ha sido abonado,  «sin que hasta el momento se les haya dado ninguna contestación por este retraso», incidía Llana.

El pasado día 9 de este mes, el secretario general de AUGC  recibió la respuesta oficial. El director general expone que todos esos errores en horas de exceso, festivos y nocturnos «estaban reconocidos» y ahora que disponían de un  nuevo presupuesto este mes de enero iban a emitir una nómina de incidencias para ponerse al día y regularizar los pagos, «de tal forma que se supone que este mes se cobrará la diferencia, en unos casos a favor, y en otros en contra, ya que también hay casos de agentes a los que se pagó de más por estar de baja u otras circunstancias», señala Llana.

En España, calcula que hay alrededor de 10.000 guardias civiles que no cobraron y otros 40.000 que cobraron de más, si bien, el secretario general no puede precisar el número de efectivos afectados en Asturias.

Las cantidades adeudadas

Lo que sí sabe son las cantidades que deben percibir. «Los guardias civiles que hicieron las noches en 2015 y no se las pagaron en 2016 deberían cobrar 340 euros brutos de media. Y rondan los 270 euros brutos para los que están afectados por el cobro indebido de la bufanda. La respuesta oficial es que ese dinero está convenientemente reconocido y se abonará en cuanto se pueda», ratifica Alberto García Llana.

En su opinión, estos retrasos por los errores detectados constituirían una falta disciplinaria y afectaría a altos mandos, ya que el Servicio de Retribuciones lo lleva un coronel. Sin embargo, esta posibilidad está descartada, después de que el director general de la Guardia Civil corroborara, en su contestación, que «no ha lugar» a sanciones disciplinarias.

Comentarios

Los guardias civiles reclaman el pago de su «bufanda»