¿Tiene Asturias un problema de contaminación?

El Gobierno lo niega «rotundamente» y afirma que se ha reducido a la mitad en la última década. Podemos asegura que la región registró hace unos días los peores datos de Europa. El Principado ha incoado 29 expedientes sancionadores en dos años. La oposición critica el mensaje «triunfalista» de la consejera

Héctor Piernavieja y al fondo Ovidio Zapico
Héctor Piernavieja y al fondo Ovidio Zapico

Redacción

¿Tiene Asturias problemas de contaminación? El debate político en la Junta ha evidenciado dos posturas contrapuestas. Mientras el Gobierno ha negado «rotundamente» que el Principado sufra problemas de polución, ha asegurado que la polución se ha reducido a la mitad en la última década y ha denunciado un alarmismo injustificado, tanto Podemos como Ciudadanos e IU han criticado el mensaje «triunfalista» de la consejera de Medio Ambiente y han acusado a Belén Fernández negar y esconder los problemas.

La consejera se ha apoyado en los datos para negar «rotundamente» que en Asturias haya un problema «global» de contaminación. Belén Fernández estima que las cifras indican que la contaminación ha mejorado en los últimos años y ha acusado a la oposición de generar un «alarmismo injustificado», al utilizar los datos de forma sesgada. La titular de Medio Ambiente ha exhibido el conjunto de las 915 inspecciones y actuaciones de vigilancia realizadas en el año 2016. De ellas 373 fueron relacionadas con el control de la calidad del aire y en total se incoaron 29 expedientes sancionadores en los dos últimos años.

Fernández ha indicado que desde el Principado se reconoce que «hay problemas» pero ha insistido que se concentran en zonas y enclaves específicos y muy concretos. Fernández ha vuelto a arremeter contra la manipulación de los datos de la polución. «No es ético ni responsable», genera «desasosiego» y consolida una imagen «negativa» que no ayuda «a la marca Asturias ni al turismo», ha argumentado. Según Fernández, las industrias «emiten lo que la normativa europea les autoriza», son «un pilar» del desarrollo económico aunque, ha admitido, «nunca serán neutras para el aire».

¿Riesgo para la salud?

La consejera, que ha garantizado que el actual nivel de emisiones «no supone un riesgo para la salud humana que requiera de la adopción de acciones inmediatas», ha defendido además la gestión realizada en esta materia en los últimos años que ha permitido reducir a la mitad los niveles de polución de hace una década. Además ha anunciado que el Gobierno prepara un plan a corto plazo para reducir las emisiones de benceno en Trubia y aplicará medidas puntuales en las baterías de Avilés, donde, sin llegar a superar los límites, se han registrado valores más altos de lo habitual.

La consejera ha explicado que también está en marcha la revisión de las autorizaciones ambientales de las empresas para establecer condiciones estrictas en los niveles de inmisión de benceno en su entorno. Además, se están exigiendo mejoras en las instalaciones para reducir las emisiones y el Principado contratará el apoyo de una empresa especializada que analice los planes presentados por las empresas, valore si pueden acortarse los plazos para realizar las mejoras y plantee nuevas propuestas para evitar que se produzcan incumplimientos. «A quienes niegan que hay un problema de contaminación del aire habrá que decirles que eso no es exactamente así, pero a los fatalistas también hay que decirles que el aire mejora», ha manifestado la consejera.

Críticas de la oposición

El primero en interpelar a la consejera sobre este asunto ha sido el diputado de Ciudadanos, Nicanor García, que le ha recordado que «esconder el problema no lo va a resolver. Hay que dejarse de tantos planes de calidad e invertir de verdad en medidas y cuestiones concretas que permitan paliar el problema», ha indicado García.

A su juicio si existe un problema serio de contaminación por lo que ha pedido a la responsable autonómica que de una vez por todas se tomen las medidas necesarias para atajarlo. La región tiene «el dudoso honor» de contar con la primera, la tercera y la novena planta industrial más contaminante de entre las diez primeras de España. García ha rechazado la «falsa» dicotomía entre industria y contaminación dado que la adopción de medidas «efectivas» permitiría que no se superasen los límites legales en lugar de intentar «esconder» un problema que, ha afirmado, eleva las consultas médicas relacionadas con problemas respiratorios, especialmente entre los niños, en los periodos en que se registran picos de contaminación.

El diputado de IU, Ovidio Zapico, ha pedido a la consejera que «huya del triunfalismo y que utilice un lenguaje que sea entendible para todos, para los grupos parlamentarios, para los medios de comunicación y para la sociedad». Zapico ha reclamado además que el Gobierno convoque de manera urgente el Observatorio para la sostenibilidad. Para Zapico, la percepción que la sociedad asturiana tiene de la contaminación «no es la misma que la del Gobierno».  «Entre el alarmismo y el triunfalismo está la preocupación, que es donde está mi grupo», ha señalado Zapico tras pedir más medidores públicos y menos privados de la contaminación y más recursos humanos y advertir a la consejera de que, si desecha las propuestas y la colaboración de IU, es previsible que haya confrontación con el Gobierno en esta materia en el resto de la legislatura.

Peores datos de Europa

Por su parte el diputado de Podemos, Hector Piernavieja, ha criticado a la consejera que culpe a los grupos de la oposición de crear alerta social. «Tengo la sensación de que ustedes se dedican a negar un problema», ha indicado el diputado de la formación morada. Piernavieja ha pedido al Gobierno determinación y fortaleza para hacer frente a las empresas que incumplen con la normativa. Fernández ha asegurado que el pasado 9 de enero, en una fase de inmersión térmica y de ausencia de lluvias, Asturias registraba los peores datos de Europa.

«No voy a hacer magia, voy a hacer ciencia», ha anunciado Piernavieja antes de mostrar un tarro con residuos recogidos, según ha afirmado, en terrazas de viviendas de la zona oeste de Gijón y al que se adhería el imán que portaba en la otra mano el diputado lo que demuestra, a su juicio, «que hay gente respirando metales».

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

¿Tiene Asturias un problema de contaminación?